jueves, junio 20, 2024

Luis Javier Valero, Opinión

2024: Será una reñida elección

En el país y en Chihuahua MC en la encrucijada, no pesará como tercera opción, si se une al FAMx podría negociar .

La pública aparición del Frente Amplio por México (FAM), integrada por los partidos PAN, PRI y PRD y un sinnúmero de organizaciones de la sociedad civil, y la difusión del mecanismo para elegir a su candidato presidencial, trastocó la situación política del país. 

Unas cuantas horas después de ese anuncio, la difusión del video en el que Xóchitl Gálvez anunció su decisión de buscar la candidatura presidencial le dio a la contienda electoral un carácter que no tenía hasta ese momento: El de que será extremadamente competida. 

En cuestión de horas, millones de personas accedieron al mensaje, primero por las redes sociales (¿Todavía serán para el presidente -las benditas redes sociales?) En las que sorprendió la extrema concurrencia lograda en Twitter, con más de 3 millones 200 mil visitas, cifra que hasta el sábado al mediodía había llegado a la inesperada cifra de 7 millones 300 mil visitas. 

Eso, sin contar los twits de quienes le dedicaron algún comentario y que entonces alcanzaron cifras milenarias, hasta, probablemente, cifras por encima, conjuntando todos los medios, de los 15 millones de personas. 

Dos errores del presidente catapultaron a la que hoy aparece como la más fuerte aspirante a ganar en el proceso de la oposición:  

Primero, al mentir cuando afirmó que Xóchitl estaba en contra de los programas del bienestar y, segundo, al negarse a recibirla en la mañanera y otorgarle el espacio para que expresara su réplica, a pesar de que tal era la orden de un juez. 

Las imágenes, entre serias y chuscas, o más campechanas, de Xóchitl tocando a las puertas de Palacio Nacional, sin que se abrieran, se convirtieron en el acicate para que muchos más le pidieran buscara la candidatura presidencial, en lugar de la de la jefatura de gobierno de la CdMex, en la que encabezaba las preferencias electorales sobradamente. 

La “X” se convirtió, en horas, en el más importante fenómeno político del país, por inesperado, masivo y contundente. 

De sopetón, la oposición ocupó el lugar preferente de la conversación política, en especial la hidalguense, a quien la absoluta mayoría de los analistas y las pocas encuestas realizadas en este lapso, la ubican como la favorita de la oposición. 

La posible postulación de “X” puede impulsar aún más las posibilidades de Marcelo Ebrard pues, a la hora que el presidente López Obrador evalúe quien debiera ser el candidato de Morena, entonces podría concluir  que necesitarán a alguien que le dispute el electorado de las clases medias-medias y medias bajas a Xóchitl. 

No son los únicos hechos destacables que le dieron una inusitada competitividad a la contienda electoral.  

A contrapelo de los dichos presidenciales, la próxima elección será otra vez referendista, ahora los electores se dividirán entre quienes quieren la continuidad de la 4T y los que la rechacen; de ninguna manera será una contienda de la izquierda contra la derecha pues en muchos aspectos del quehacer público quienes ahora gobiernan son muy derechistas. 

Luego, a muchos sorprendió gratamente el mecanismo y forma mediante la cual se elegiría al candidato de la oposición, incluso por encima de las justas críticas que recibió, pero el hecho de que los partidos decidieran no designar, cada uno por su cuenta, a los precandidatos y luego elegir al candidato presidencial de entre ellos, por el de abrir la posibilidad de que el abanderado no forme parte de ninguno de ellos fue muy bien recibido. 

Cada aspirante recaudará un mínimo de 150 mil firmas -con las que se levantará un padrón electoral- para acceder a la siguiente etapa, la del ser incluido en las encuestas, de las cuales emergerán los tres finalistas, los que eran sometidos a otra batería de encuestas y casi simultáneamente a la votación del total del padrón. 

Los aspirantes deberán participar en una serie de foros y debates que le permitan -a los electores del FAM- y a la sociedad mexicana acceder al conocimiento cabal de los aspirantes. 

Todo podrá cambiar en lo que se celebren las elecciones pero el día de hoy se puede asentar, con toda justeza, que la contienda será extremadamente reñida y que, por primera vez, sí se puede decir que Morena y el presidente pueden ser derrotados el próximo año. 

Y que tal posibilidad la encarna precisamente Xóchitl.  

En las elecciones la gente vota preferentemente por quien creen que puede ganarlas. La X, en menos de una semana, llevó a pensar a muchos mexicanos que tal cosa puede ocurrir. 

También en Palacio Nacional llegaron a esa conclusión. 

Pero hay más. 

Ante una contienda tan cerrada entre dos candidatos se desvanece la posibilidad de que una tercera opción se pueda alzar como la triunfadora, o crecer mucho. 

Es en esta situación que Movimiento Ciudadano (MC), quien venía construyendo paso a paso esa opción, esperando que una parte importante de la sociedad, harta de la polarización entre Morena y el bloque opositor, migrara hacia ellos y que, entonces, se convirtiera en la fuerza política emergente en 20024, enfilada a ganar la elección presidencial del 2030. 

La súbita, inesperada y muy bien recibida aparición de Gálvez cambió radicalmente el panorama, ella representa el fenómeno que en otros países ha surgido ante el creciente deterioro de los partidos políticos tradicionales. 

Ahora bien, la fuerza del bloque oficialista puede servirle para que gane la presidencial del año próximo, pero con la aparición de la nacida en Hidalgo se les dificultará aún más y si MC reacciona con el pragmatismo que lo ha caracterizado, y resuelve ir en una sola coalición opositora, entonces Morena y aliados ya no arrancarían como favoritos en las próximas elecciones y la posibilidad de la victoria opositora crecerá mucho. 

Y es que de acuerdo con las últimas mediciones de preferencias electorales MC no ha levantado las simpatías esperadas por su dirigencia; vamos, hasta en las entidades que gobierna -Nuevo León y Jalisco- en los últimos resultados de Massive Caller no se encuentra en  el primer lugar de las preferencias electorales. 

En Jalisco Morena encabeza la encuesta con el 34% por 26 de MC y 19 de PAN-PRI-PRD.  

Por fuerza, si quiere refrendar el triunfo, y si, por otro lado, la coalición opositora pretende impedirle el triunfo a Morena, necesariamente tendrán que buscar la alianza con MC. 

En Nuevo León MC tiene una perspectiva más mala. Morena encabeza, también, la encuesta referida con el 33% de las preferencias, por el 27% del bloque opositor (PAN-PRI-PRD) y MC se encuentra en el tercer lugar con el 20. 

Pareciera una situación más superable por el bloque opositor porque la ventaja de Morena podría ser remontable, pero podrían obtener una victoria de modo más seguro si MC, -a pesar de las múltiples y serias diferencias con PAN-PRI y por más que el gobernador Samuel García se haya decantado por la 4T- va junto con el bloque opositor. 

Tal evaluación sirve también para Chihuahua. 

MC gobierna Parral, pero se encuentra en el tercer lugar, prácticamente empatado con el PAN (14) y MC (13), porcentajes semejantes a los del PRI (12%). Su problema es que solo si van juntos podrían competirle a Morena, que tiene el 33% de las preferencias electorales. 

Panorama semejante es el de la disputa por los senadores de Chihuahua. Morena va al frente con el 40.6% de las simpatías por el 36.2% de PAN-PRI-PRD. MC va en un lejano tercer lugar con el 4.1%, que en este ejercicio solo serviría para empatar con el oficialismo, de ir juntos. 

A su vez, en Delicias al bloque opositor le urge contar con los votos de MC para refrendar la presidencia municipal pues Morena encabeza también las preferencias con el 38.7%, por el 27.6 del PAN y 8.8% del PRI, en tanto que MC sólo tiene el 5. 

Es lo mismo, si decide unirse a la oposición, podrían evitar el triunfo morenista. 

En tanto, en Juárez, ni uniéndose todos podrían superar la hegemonía morenista: Morena tiene el 60% de las preferencias, por el 15.3 del PAN, el 6 del PRI y 6.1% de MC. 

Si este es el panorama ahora -que puede cambiar, es casi un año lo que falta- es previsible que conforme se desarrolle la campaña aumentará la polarización y la tercera fuerza se empequeñecerá y podría llevar a MC a unirse a la oposición y formar parte del Frente Amplio por México. 

¿Lo hará? 

*Columna de Plata-APCJ: 2008, 2015, 2017, 2022 y 2023 

asertodechihuahua@yahoo.com.mx