domingo, abril 14, 2024

Mundo

Bukele se declara ganador con el 85% de los votos sin esperar a los resultados oficiales en El Salvador

El presidente salvadoreño asegura haber conseguido una victoria aplastante en las elecciones presidenciales tras haber acabado con las pandillas Nayib Bukele cosechó el domingo una victoria aplastante en las elecciones de El Salvador.

El presidente gobernará el país centroamericano otros cinco años después de haber conseguido el 85% de los votos, según los datos que ha hecho públicos él mismo sin esperar a la difusión de los resultados oficiales del Tribunal Supremo Electoral ―los primeros datos del escrutinio, situado aún en el 31,49%, dan una amplia victoria para Bukele, que multiplica por más de 10 el número de papeletas del segundo aspirante, el FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional)

Un resultado inaudito que certifica la defunción de cualquier atisbo de oposición. Además, su partido, Nuevas Ideas, ha arrasado también en la Asamblea Legislativa, donde contará con 58 de los 60 diputados, siempre según los datos del presidente. Esto le permite continuar el tiempo que quiera con el régimen de excepción con el que ha desarticulado a las pandillas y ha enviado a prisión a más de 70.000 personas.

Sus seguidores celebraron la victoria por las calles ondeando banderas y parando el tráfico. El cielo estrellado de San Salvador se iluminó momentáneamente por los fuegos artificiales.

No ha habido ninguna sorpresa. Bukele, de 42 años, es inmensamente popular por haber rebajado al mínimo durante su Gobierno los homicidios y las extorsiones. El Salvador ha dejado de ser, de golpe, uno de los países más peligrosos del mundo. Las maras, que aterrorizaron a la población durante décadas, han sido desarticuladas, según los expertos en seguridad.

Las organizaciones humanitarias, sin embargo, han denunciado que esa política de mano dura se ha llevado a cabo vulnerando algunos de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Los detenidos no tienen apenas contacto ni con sus familiares ni con sus abogados.

En el Cecot, la prisión construida por el Gobierno para albergar a supuestos terroristas, se entra con facilidad, pero resulta casi imposible, a día de hoy, ver de nuevo la luz del día.

Nada de esto ha tenido ninguna incidencia en la campaña. Bukele achaca las críticas a un enemigo exterior al que identifica con las oenegés, el filántropo George Soros, los medios de comunicación y una corriente liberal que quiere perjudicarlo.

Se refiere a menudo a ellas como “las élites”, pese a que él proviene de una familia rica. Los salvadoreños han oído algunas de estas quejas y son conscientes de que han sido detenidos algunos inocentes, pero anteponen a todo esto los evidentes logros en materia de seguridad del presidente.

Ya no tienen a un pandillero en la puerta de casa que los extorsione ni temen circular por ciertos barrios. “Sí, de acuerdo, han ocurrido algunas cosas desagradables”, dicen muchos, “pero estamos mil veces mejor que antes”.