domingo, abril 14, 2024

Eduardo Fernández, Opinión

A dos años de la invasión rusa a Ucrania

Perfil humano

Eduardo Fernández Armendáriz.- El pasado 24 de febrero mientras se celebraba el día de la bandera en México se cumplían dos años del inicio de la invasión de Rusia a Ucrania.

El conflicto bélico entre estas dos naciones empezó de hecho desde el 2014 cuando los ucranianos realizaron una multitudinaria protesta en contra del presidente pro ruso en turno, el cual tuvo que huir a Moscú.

En represalia Putin ordenó la ocupación militar de la península de Crimea, lo cual tuvo una tibia condena por parte de las potencias occidentales.

A su llegada al poder Zelenski pretendió que Ucrania se integrara a la Unión Europea (UE), un viejo anhelo que tenía esta nación desde que se independizó de Rusia.

La reacción de Putin fue esta vez más agresiva y el 24 de febrero del 2022 inició lo que llamó una “operación militar especial” invadiendo sin justificación alguna el territorio ucraniano.

Las tropas rusas lograron llegar hasta el aeropuerto a diez kilómetros de Kiev, logrando el ejército ucraniano hacerlos retroceder.

Precisamente en este lugar el presidente Zelenski celebró tal victoria con funcionarios de la UE al cumplirse los dos años de la ofensiva rusa.

Putin al no poder capturar la capital en pocas semanas como lo había anunciado se concentró en el Donetsk, una región pro rusa, la cual si lograron conquistar después de una férrea resistencia.

Los militares rusos realizaron un referéndum amañado de acuerdo al cual los habitantes aceptaban integrarse a Rusia.

Obviamente esto no fue reconocido por el resto de los países y desde entonces la mayoría de las naciones ha condenado la guerra en Ucrania.

La Unión Europea y otros países como Estados Unidos han implementado fuertes sanciones económicas en contra del gobierno ruso.

Al parecer no han afectado seriamente las finanzas de Putin pues ha trasladado sus anteriores intercambios comerciales europeos a otras naciones como China, India e Irán.

Denunciado como criminal de guerra, Vladimir Putin fue procesado y condenado como tal por la Corte Internacional de Justicia.

Mientras no viaje a un país que esté afiliado a esta corte el ruso no podrá ser detenido, por lo cual canceló su participación en un evento en Sudáfrica.

Putin ahora es señalado y criticado por la sospechosa muerte de su principal rival político en los últimos diez años, Alexei Navalny, el cual falleció en una prisión rusa en el polo ártico.

Navalny dos años antes había sobrevivido después de ser envenenado y eso porque fue atendido médicamente en Alemania.

Sin embargo decidió retornar a su país para ser encarcelado y enviado al penal donde al parecer fue asesinado.

Increíblemente el cínico de Trump se comparó con él aduciendo que también era perseguido por los comunistas y los fascistas, olvidándose de su publicitada amistad con Putin.

En cambio el presidente Biden externó su indignación con un fuerte insulto a Putin y prometiendo severas sanciones para 500 personas y entidades que están asociados al mandatario ruso.

La guerra en Ucrania ha sido también bandera propagandística de Putin para promover su postura nacionalista y reelegirse una vez más, lo cual inexplicablemente es apoyado por la mayoría de los rusos.

Ello a pesar de los magros resultados del ejército ruso que cuenta con más soldados y armamento que los ucranianos.

La invasión rusa continuará cuando menos otros dos años más de acuerdo a los especialistas en el tema, lo cual no deja de ser una continua amenaza y vergüenza para los ciudadanos libres del mundo.