20 octubre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

A propósito de la consulta popular

3 min read
Benito Abraham Orozco.

Cuando recién fueron aprobadas las figuras de las candidaturas independientes y de las consultas populares, en el año 2014, estas tuvieron un recibimiento satisfactorio de parte de la sociedad en general, percibiéndoseles como una gran posibilidad de participación ciudadana directa en los asuntos públicos.

De parte del suscrito, en aquel entonces, externaba mis inquietudes en el sentido de que era menos complicado para una persona constituir un partido político y así postularse como candidato a la Presidencia de la República (hasta con un amplio financiamiento público), que lanzarse simplemente como candidato independiente, pues el apoyo ciudadano requerido para esto último es mayor que para lo primero.

            En cuanto a la consulta popular, tenía dudas en relación con el necesario debate que debía darse sobre los temas a tratar en la misma (artículo 41 de la Ley Federal de Consulta Popular), así como de los efectos vinculatorios de sus resultados y el alcance de estos (artículo 35, fracción VIII, párrafo 2o., de la CPEUM y artículos 5, párrafo segundo y 64 de dicha Ley). No obstante, el asunto a tratar en esta ocasión es otro.

            En agosto del año 2014, el Partido Revolucionario Institucional se propuso promover la realización de una consulta popular para eliminar 100 de los 200 diputados federales de representación proporcional, así como a 32 senadores de similar principio. Sin embargo, la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró inconstitucional dicha pretensión, cuenta habida de que el tema se encontraba en los presupuestos vedados o restringidos a lo que se refiere en materia electoral. En pocas palabras, dicha consulta popular no prosperó.

            No obstante, desde que se dio a conocer el propósito de llevar a cabo la citada consulta popular, no fuimos pocos los que manifestamos el por qué, en lugar de someter un tema tan trascendental a la opinión pública, la cual de una u otra manera desde hacía años ya se había venido pronunciando por tal supresión de los mencionados cargos, en todo caso simplemente hubiera iniciado el proceso legislativo para ese efecto, buscando los consensos a que hubiere lugar para lograrlo, en un auténtico apego a los intereses sociales, sin necesidad de protagonizar un ejercicio ciudadano del que ya se sabían por adelantados los resultados. Era simplemente ejercer sus funciones legislativas y ya.

            En la actualidad, para el próximo mes de agosto se llevará a cabo la primer consultar popular regulada bajo la referida ley, concerniente —palabras más, palabras menos— al enjuiciamiento de los ex presidentes de la República, por los delitos que en su caso hubieren cometido.

            Sin dejar de considerar que un ejercicio como lo es una consulta popular, viene a motivar y a considerar la participación ciudadana, impulsando y fortaleciendo la democracia participativa, igualmente han surgido voces que consideran se hubiera convocado a la sociedad para otro tema, toda vez que el enjuiciar a alguien o no, no es algo que deba someterse a la opinión o ánimo de los demás, sino simple y llanamente debe cumplirse con la obligación de perseguir los delitos, so pena de incurrir en alguna responsabilidad en caso de no hacerlo, independientemente de lo que haya opinado alguien más sobre el particular.

            El poner a consideración de la ciudadanía si se construye o no un acueducto que traiga agua desde el sur del país donde sobra, hacia los estados o regiones donde existe una grave escasez, o el ver qué tipo de apoyos deben otorgarse para reactivar al campo, por dar algunos ejemplos, hubieran podido ser temas de igual o mayor trascendencia y provecho nacional, que la consulta sobre los ex presidentes.

            Por lo pronto la consulta popular del próximo 1 de agosto va, y dado lo costoso que será, no estará por demás acudir a emitir nuestra opinión, esperando que se vuelva una costumbre en nuestra inacabada democracia que a la sociedad se nos considere en los asuntos importantes del país. Ojalá que así sea.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.