sábado, abril 13, 2024

Luis Javier Valero, Opinión

Adriana Terrazas ¿Regreso al origen?

Justamente a unos días del primer informe de la gobernadora Maru Campos, el Congreso se ha quedado, no ingobernable pues decir eso sería un exceso, pero sí está ante una situación no totalmente inédita ya que es muy semejante a la generada por el ex gobernador Javier Corral,  con mucho menos tacto político que el empleado por el ex gobernador César Duarte para hacer lo mismo: Expulsar a la principal oposición de los órganos de gobierno.

Sí, el PAN ahora preside la Junta de Coordinación Política, y por la vía de la neomorenista (¿aún?) Adriana Terrazas, -de quien hemos señalado algunos de sus rasgos políticos más sobresalientes, totalmente ligados a los del grupo gobernante de Chihuahua, y especialmente en Juárez, durante el gobierno del ballezano Duarte- dirigen la Mesa Directiva del Congreso del Estado, que regirá al Poder Legislativo a lo largo de un año a partir del 1o de septiembre.

Lo hicieron en abierta oposición a la mayoría de Morena en el Congreso, cuyos integrantes, con la excepción de Terrazas, abandonaron la sesión y emitir un duro cuestionamiento.

La maniobra panista tiene como sustrato, incontrastable, la de perseguir tener una mayoría legislativa, con una directiva a modo para lo que resta del año, que es, sin duda, muy importante para la gobernanza del estado.

A lo mejor es una simple coincidencia, o quizá no, en virtud de la ruta trazada por el actual grupo gobernante, pero no podría descartarse en esta acción que el equipo presidencial no invitó a Maru, nuevamente, a la reunión presidencial con los alcaldes fronterizos de Sonora y Chihuahua.

¿Porqué no convocarla?

Puede no estar lejos la respuesta -¡Ah, po’s porque se trata de una maniobra política-electoral y nada más-.

¿Tuvo algo que ver, en la no invitación presidencial, la permanente postura beligerante de Juan Carlos Loera? Probablemente. Imposible saberlo tan pronto.

¿Qué frente a eso reaccionó la gobernadora y su equipo, llamando a una de las de “confianza” en Morena, que es casi como propia del eje gubernamental en Chihuahua, es decir, del PRI-PAN, y todavía más, de las confianzas de César Duarte, pero, sobre todo de Enrique Serrano?

No tenemos la información al momento, pero seguramente los hechos reales ocurridos se desgranarán con los días.

Por otro lado, este episodio demuestra, una vez más, la enorme equivocación cometida por el presidente López Obrador, de buscar, a como dé lugar, a los integrantes del partido del antiguo régimen para aliarse con ellos.

Por “ética y disciplina” partidaria rechazaron Magdalena Rentería y Rosana Díaz “subir” a la Mesa Directiva y en consonancia, el total de los restantes 10 diputados de Morena abandonaron el recinto de la asamblea legislativa, sólo la nueva ungida se quedó ahí, presta a recibir las felicitaciones de …. priistas y panistas… y los arrimadijos políticos existentes ahí, a los que la principal fuerza política en turno -ya sea en el ámbito federal, o en el estatal- les da cobijo, que es mucho más que eso.

“Debido a la intromisión política por parte de diversas fuerzas políticas de este Congreso, quienes bajo la necesidad de detentar el poder han violentado la vida interna de Morena, la autonomía partidaria, el derecho a la auto organización, a la autodeterminación y a la autorregulación de los partidos políticos”, argumentaron las morenistas.

La mesa directiva propuesta por el PAN y el PRI no puede ser aceptada, sostuvieron.

Lo efectuada por la mayoría parlamentaria actual, conformada por el resto de los partidos, con la excepción de Morena, es una grave violación a la autonomía partidaria al pretender imponerle a una fuerza parlamentaria, cualquiera que ésta sea, los acuerdos de la mayoría que, en este caso, no tenían jurisdicción y, además, con su propuesta, reconocieron que el texto constitucional, que la rotación de acceso a los cargos legislativos debe ser prioritariamente entre las dos primeras fuerzas -PAN y Morena- en el Poder Legislativo.

Con esta decisión precipitarán la agudeza de los conflictos, nada más ¿Qué tanto perdían en entregarle a cualquier diputado del partido minoritario -frente a la mayoría multipartidaria- la presidencia si al fin y al cabo tienen los votos mayoritarios?

PD. No se tardaron tanto los morenistas: El nuevo presidente del Consejo Estatal se pronunció en favor de Adriana Terrazas, en postura radicalmente contraria a la absoluta mayoría de los diputados del morenaje. asertodechihuahua@yahoo.com.mx