domingo, mayo 26, 2024

Opinión

Apagones. Fantasmas sobre el nearshoring

Se nos apareció el fantasma de los apagones desatados al principio del verano del año pasado.

El martes se registraron apagones en 21 estados. Ante el exceso de demanda, a las 5 y 9 PM se vio comprometido el margen de reserva eléctrica nacional de 6%, que bajó al 3 pues salieron de operación 11 plantas eléctricas.

Para evitar una catástrofe eléctrica debieron programarse los cortes de energía, para igualar la demanda de energía con la generada pues no contamos con los mecanismos, ni la suficiente capacidad de transmisión, ni las reservas necesarias para afrontar situaciones de esta índole.

La demanda creció a las 5 de la tarde por la llegada de muchos padres e hijos a sus casas y el encendido de los aparatos eléctricos para afrontar el calor. Luego, a las 9, la demanda aumentó por los requerimientos industriales, para elevar la refrigeración de la industria alimentaria.

Por ello se decretó ‘Estado Operativo de Emergencia’ en el Sistema Interconectado Nacional. La emergencia duró 4 horas y eso que apenas inicia la primavera.

No fue cualquier apagón, abarcó a una buena cantidad de ciudades, de las más pobladas, muchas de las que padecen las más altas temperaturas y que son, la mayoría, los más importantes centros industriales del país, además de las capitales de Hidalgo, Sonora, Chiapas; Chihuahua; Nuevo León, Aguascalientes, Tlaxcala, EdoMex, Puebla, Oaxaca y San Luis Potosí y la del país.

Todo el norte del país fue afectado, salvo las bajas, California y BCSur.

En junio del año pasado, luego de la mayor demanda de energía eléctrica, por la ola de calor, y ante los numerosos apagones que entonces se presentaron, el presidente López Obrador afirmó que «no habría apagones» en el futuro.

El problema es que no se ha incrementado la capacidad de generación de electricidad, ni mucho menos la inversión en este sector y mucho menos la inversión privada, luego de la intensa polémica desatada en los años anteriores por las pretendidas reformas en la materia del presidente López Obrador.

Un reporte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE) de diciembre pasado reconoció que el 73% de los estados de alerta en 2022 se dieron por falta de líneas de transmisión y 23% fueron ocasionados por fallas en las redes.

A ello se suma otro desastroso factor: El de la sequía, que ha imposibilitado el llenado de las presas y por consiguiente la  escasa generación de energía en las hidroeléctricas.

Y estamos hablando de las necesidades actuales, sin reparar que crecerán -crecerían- en los próximos años, pues si deseamos convertirnos en el país sede de las empresas que por efecto del “nearshoring” vinieran a asentarse; o que las empresas ya asentadas en el país decidieran hacer nuevas inversiones por las mismas razones, ante la falta de generación de electricidad para surtir a las empresas, -cosa que ya sucede-, emigrarían a otros países.

No estamos lejos de ese escenario.

En la ciudad de Chihuahua los apagones del martes afectaron el trabajo de 34 pozos de agua de la junta de agua, por lo que 81 colonias se vieron afectadas en el suministro de agua durante el miércoles y madrugada del jueves.

En comparación con años anteriores, los reportes de falta de energía se incrementaron sustantivamente.

De acuerdo con la Junta Municipal de Agua de Chihuahua, mientras que en junio de 2022 se registraron 60 cortes en el suministro de energía (a los pozos de agua); durante junio de 2023 se reportaron 366 interrupciones -¡6 veces más!- con las consecuentes fallas en el suministro de agua, precisamente en la época en la que más se requiere.

Y aún estamos a más de un mes del inicio del verano.

México no está preparado, no sólo para las olas de calor, sino para la llegada de la industria que está buscando una relocalización más cercana a los centros de consumo y esas son, para Chihuahua -y para México- la industria y el mercado norteamericano, que requiere incrementar grandemente su capacidad de generación de electricidad, pero tampoco está fluyendo la inversión necesaria para el crecimiento de ella.

Por ello, independientemente del resultado de la elección presidencial, entre otras, Juárez y Chihuahua debieran ser consideradas como de alta prioridad en la generación de energía eléctrica.

Columna de Plata-APCJ: 2008, 2015, 2017, 2022 y 2023asertodechihuahua@yahoo.com.mx