5 agosto, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Benito Juárez, sí sabía que con la ley no se juega

3 min read
Mario Alfredo González Rojas.

Yo quisiera saber, si se va a hacer hoy algún programa alusivo a la fecha que es hoy: el fusilamiento de Maximiliano, con lo que se derrumbó la Intervención Francesa personificada en el Imperio. ¿Se hará en el gobierno federal, para conmemorar este hecho que habla de la grandeza de un gobierno liberal como fue el encabezado por don Benito Juárez?

¿Se hará también un festejo por parte del gobierno del estado? ¿Y en los más de dos mil 400 municipios que existen en el país? Los mexicanos estamos muy listos para los días inhábiles, los puentes, días feriados, como se les diga, pero de fechas históricas ni desde arriba, de las autoridades, se habla a veces casi nada.  Le recuerdo, el 19 de junio de 1867 se pasó por las armas a Maximiliano en el Cerro de las Campanas de Querétaro, al lado de dos de sus jefes militares más cercanos Tomás Mejía y Miguel Miramón, conservadores de pura cepa que lo ayudaron desde el ejército a combatir a las fuerzas leales a la república juarista, esta sí de a de veras, no de discurso.

Entrando un poco en materia, sabemos que todo comenzó cuando el clero católico y el partido conservador no quedaron nada conformes con la Constitución de 1857, que era de corte liberal, y que venía a tratar de acabar con la esencia del régimen colonial.  Con esta constitución se hacía justicia al pueblo, de diversas maneras. Se establecía la libertad de expresión, de escribir y publicar. También se anotó en la Constitución que la educación debía ser libre, se acababan los títulos nobiliarios, se podrían portar armas. Etc. 

El 23 de noviembre de 1855 se promulgó la Ley Juárez, que prohibía los tribunales especiales para los religiosos y los militares, es decir se les juzgaría como cualquier ciudadano. Hubo muchas inconformidades de los poderosos por tradición y por eso se trajo a un extranjero a gobernar a México. Costó mucha sangre, mucho dolor a los mexicanos la lucha contra el imperio que se prologó de 1864 a 1867. Para muchos fue nuestra segunda independencia, esta hazaña de lograr el respeto a nuestra soberanía.

Es inconcebible que esta fecha pase desapercibida o si acaso merezca una tibia mención, como una efeméride cualquiera. Fueron muchas las peticiones que recibió Benito Juárez, en su residencia eventual de San Luis Potosí para que perdonara la vida a Maximiliano. Todavía el 15 de junio, cuatro días antes de la ejecución, recibió una carta de los abogados defensores del austriaco, Mariano Riva Palacio y Rafael Martínez de la Torre, en que solicitaban el indulto, (palabras más, palabras menos), insistiendo en que no contribuía en nada al engrandecimiento de México, acabar con la vida de este personaje.

Para un hombre de leyes, no hay otra alternativa, más que la aplicación de las mismas. Y el presidente no jugaba con la Constitución, la que había jurado respetar y hacer respetar.

“Ser o no ser, esa es la cuestión”, como dijo Hamlet.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.