miércoles, junio 19, 2024

Luis Javier Valero, Opinión

Claudia ¿La candidata de la izquierda?

«Hay compañeros, compañeras de Morena que son fundadores pero que no ganan una encuesta, y hay otros que se acercaron hace 6 años o 3 años y que sí ganan una encuesta ¿Por qué las encuestas? Porque hay que confiar en lo que dice el pueblo, porque no puede ser que confiemos en el pueblo hasta que la encuesta no nos favorezca»: Claudia Sheinbaum, Tehuacán, Pue., 10/3/24.

Va como referencia histórica, solo para ubicar la importancia que la clase política le otorga al número de electores de Chihuahua.

En la campaña presidencial del 2000 Cuauhtémoc Cárdenas efectuó una sola gira por el estado de Chihuahua. Duró 1 día, medio a Chihuahua y medio a Juárez.

En cambio, a Michoacán le dedicó ¡13 giras!.

Ahí, Lázaro, su hijo, era el candidato a gobernador. Ganó.

Luego, éste ya en el poder, encabezó la ‘Operación Conjunta Michoacán’, la primera en su tipo de las desplegadas por el presidente Calderón al lanzar la ‘guerra’ contra el narcotráfico.

Años después, se desempeñaría como Jefe de Asesores del presidente López Obrador, quien, un día sí y otro también lanzaba serios obuses contra Calderón.

Dieciocho años después del michoacanazo, la candidata presidencial de la ‘izquierda’ encabezó el mitin en la capital chihuahuense de Morena, su partido, que se efectuó a mediodía del infernal calor chihuahuense y entre semana.

Fuera del acto inicial en Juárez, serán los únicos actos en el estado. Para el ayer desplegaron todos los recursos, de todo tipo, los económicos por delante, propios de los partidos de Estado.

Fue insultante. Decenas y decenas de autobuses, urbanos y foráneos para ‘trasladar’ a los poco menos de 5 mil personas, traídos de muchísimos lugares de la entidad a fin de continuar con la consigna: Aparentar que Claudia Sheinbaum lleva una increíble ventaja en las preferencias electorales.

La acompañaron un sinfín de candidatos morenistas ex priistas o ex panistas, con la notoria ausencia de uno de ellos, también ex, de los que con toda seguridad ganarán, el ex gobernador Javier Corral y en medio de una singular batalla política en la que el principal argumento esgrimido por Claudia, López Obrador y sus seguidores es la de que en esta elección se trata de impedir el regreso de los «prianistas», denominación usada por ellos hasta de manera peyorativa.

La realidad es otra y, además, dramáticamente dolorosa para quienes fundaron a Morena y alentaron la larga travesía de López Obrador a la presidencia -para no hablar de quienes participaron de las luchas democráticas y de izquierda desde muchos años atrás- y que retrata tan bien la alocución de Claudia, citada líneas arriba, contra la cual se han lanzado frases igualmente adoloridas de no pocos de los más entregados militantes morenistas. De prácticamente todos los rincones del país.

No es solo que en las boletas de las elecciones en territorio chihuahuense llevarán de candidatos morenistas a los ex panistas Miguel Latorre, Miguel Riggs, Javier Corral, Roberto Corral (que también transitó largamente por el PRI), Antonieta Pérez Reyes, Cruz y Alejandro Pérez Cuéllar; y a los expriistas Otto Valles, Miguel Rubio, Marco Adán Quezada y Daniel Murguía.

En el colmo, la ex pvemista Brenda Ríos va en el No 1 de la lista plurinominal de los diputados locales y Javier Corral en el 9 de la lista del senado.

Pero lo que ahora es criticado acremente al interior de Morena -y aún con escasa repercusión- en nada difiere de lo realizado en el ámbito nacional en la elección de las 9 gubernaturas que se disputan este año: Todos los candidatos son, también, ex militantes del PRI, del PVEM (de cuando este partido era el aliado del PRI) o del PAN. Solo 2 proceden del PRD, de cuando AMLO lo fue también.

Así, quedará como uno de los saldos de esta etapa de Morena, el hecho de que AMLO le impuso a su partido la supuesta realización de encuestas para elegir a sus candidatos, en lugar de haber impulsado al interior, y por extensión, a la sociedad mexicana, la realización de elecciones democráticas.

Al igual que en la primera época del presidencialismo imperial -la del PRI- en esta segunda -la de Morena- se trataba de que el dedo imperial decidiera todo.

¡Estos son tiempos para el olvido para los mexicanos demócratas y  de izquierda!

Columna de Plata-APCJ: 2008, 2015, 2017, 2022 y 2023asertodechihuahua@yahoo.com.mx