sábado, abril 13, 2024

Aída Holguín Baeza, Opinión

Crimen organizado: con permiso para extorsionar

Cuando pensamos que ya no hay nada que pueda asombrarnos de la clase política en el poder, ¡zas!, aparece uno de sus integrantes en para demostrarnos cuán equivocados estamos.

Luego de los lamentables, reprobables e inaceptables hechos por demás violentos ocurridos en Jalisco, Guanajuato, Chihuahua y Baja California, lo menos que se esperaba de las autoridades era un posicionamiento discursivo contundente y coherente con la evidentísima realidad, pero no, eso no sucedió. Y entre todos los posicionamientos discursivos, el más terrible, absurdo y nefasto fue el de la alcaldesa de Tijuana, Montserrat Caballero.

“No vamos a permitir que un solo ciudadano tijuanense pague las consecuencias de quienes no pagaron sus facturas […] Al crimen organizado, a quien está cometiendo estos delitos […] les pedimos que cobren las facturas a quienes no les pagaron lo que les deben”, dijo la edil morenista en un video-informe transmitido en vivo a través de página de Facebook del Ayuntamiento de Tijuana.

Entonces, luego de tales declaraciones, y como era de esperarse, a la alcaldesa tijuanense le llovieron críticas. Y aunque hay quienes la defienden o la justifican argumentando que fue un comentario hecho de manera espontánea al calor de los acontecimientos, que no fue lo que quiso decir, que los nervios la traicionaron, que sacaron de contexto sus palabras o que tergiversaron sus declaraciones, no es así; ahí está el video que evidencia que Montserrat Caballero avala, promueve y justifica de manera firme, consecuente y determinada el cobro de piso y la extorsión.

Y el colmo de los colmos es que cuando la alcaldesa tijuanense dijo lo que dijo, estaba acompañada (flanqueada, para ser más precisa) de los representantes las fuerzas de seguridad civiles y militares; es decir, lo peor del caso es que, aunque solamente fue la alcaldesa la que explícitamente dio permiso a las redes de delincuencia organizada para que sigan desarrollando uno de sus principales modus operandi, la presencia de representantes de las fuerzas de seguridad es indicativo implícito o tácito de apoyo a lo expresado por la alcaldesa de Tijuana.

Por eso, con justa razón, por avalar, promover y justificar la extorsión, una de las más importantes fuentes de ingresos de los grupos del crimen organizado mexicanos, es que a Montserrat Caballero le han llovido críticas y reproches ¡y cómo no hacerlo!; sería irresponsable, entreguista y antipatriota no hacerlo si se considera que México ya de por sí ocupa el vergonzoso cuarto lugar -de entre 193 países- (nada más el Congo, Colombia y Myanmar nos superan) con mayor crimen organizado.

A modo de reflexión retrospectiva, en esta ocasión concluyo parafraseando lo dicho alguna vez por el psicólogo, escritor, ensayista y conferencista estadounidense, Sterlin Lujan: ¿Cuál es la mejor manera de crear una sociedad llena de personas incentivadas para acosar, agredir, extorsionar y asesinar a otros? Permita que esa sociedad sea dirigida por un gobierno que sea especialista en todo eso.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com