sábado, abril 13, 2024

Benito Abraham Orozco, Opinión

“Culiacanazo”, fuga de reos y Plataforma Centinela 

Detractores y lisonjeros acérrimos por uno u otro lado, no dudan en argumentar sin fundamento serio en pro o en contra de alguien o de algo, según ocupen la posición que más les convenga. Grandes y lamentables enconos existen en la sociedad mexicana, que en múltiples casos vienen a nublar la razón y hasta la honestidad intelectual. 

Procurando ser lo más objetivo posible, para no caer en lo antes mencionado, abordaré a continuación los siguientes tres temas que titulan la presente colaboración: 

CULIACANAZO. Cuando en octubre de 2019 se dio la primera captura de Ovidio Guzmán López, se dio una reacción por demás violenta de parte de sus protectores, que afectó gravemente a la población sinaloense, sobre todo a la de Culiacán su ciudad capital, el gobierno mexicano se vio obligado a liberarlo para evitar más actos lamentables. A todo México sorprendió el gran despliegue, grado de violencia y poder, que demostraron los defensores del hijo del Chapo Guzmán, evidenciándose como las autoridades de los tres niveles de gobierno tienen complicada —¿rebasada?— la posibilidad de contener a los grupos delictivos. En aquel entonces, se reprochó y ridiculizó hasta el cansancio al presidente López Obrador, por haberlo “soltado”.  

La segunda captura, ocurrida la semana pasada, no fue distinta en cuanto a actos violentos se refiere, habiendo paralizado y atemorizado por prácticamente dos días a la población de diversas partes del estado de Sinaloa. No obstante, ahora que no ha sido liberado Guzmán López, se ha emprendido por parte de distintos medios y actores políticos, una campaña de cuestionamientos respecto de cómo sucedió su captura, que nada más faltaría que exigieran su liberación.  

Lo que definitivamente no ha dejado de llamar la atención, y que ha sido objeto de múltiples especulaciones, es que la segunda captura se realiza a unos días de la visita del presidente estadounidense Joe Biden. Sin embargo, lo que causó polémica en su momento, en esta ocasión si se llevó a cabo, y se supone no debería causar cuestionamiento alguno, pero… 

FUGA DE REOS. Un motín y fuga de reos fue lo que el primer día de este año se presentó en el Centro de Reinserción Social (Cereso) número 3 de ciudad Juárez, suceso que, además de las lamentables muertes ocurridas, puso al descubierto los privilegios que se le pueden permitir a determinados internos. En el caso del principal personaje que se fugó, Ernesto Piñón de la Cruz, apodado “El Neto”, según se dio a conocer en diversos medios de comunicación, contaba con una celda “VIP”, con televisión, además de una caja fuerte en la que guardaba 1.7 millones de pesos. Derivado de la fuga y del descubrimiento de distintos lujos en su interior, se ordenó el cese del director del Cereso, quien se encuentra bajo investigación.  

Si bien es cierto que no debería haber justificación para que en el interior de cualquier centro de detención sean permitidos lujos a quienes se encuentran bajo investigación o sentenciados, no hay que perder de vista que no es sencillo evadir las presiones de los delincuentes, pues ya no digamos los riesgos y amenazas a los que son sometidos los directivos de los penales y sus familias, sino también los custodios y sus allegados. Pero, cuando se asumen ese tipo de responsabilidades, por supuesto que se tiene conciencia de los riesgos que conllevan, por lo que no cabe la posibilidad de disculpar cualquier omisión o acción ilícita sobre el particular.  

No obstante, la gobernadora Maru Campos ha manifestado que se tiene como prioridad inmediata la limpia de los centros penitenciarios, lo que indudablemente resulta sumamente complicado, pero qué, de llevarse a cabo, sería un logro por demás destacado de su administración. 

 PLATAFORMA CENTINELA. En un primer anuncio de la Plataforma en cuestión, se entendió o se manejó por diversos medios o personajes políticos, que era una exageración el costo de 4 mil doscientos mdp delo que sería la construcción de la Torre Centinela en ciudad Juárez, y que en caso de haber algún beneficio en el combate a la delincuencia, que estaría acotado a la mencionada ciudad fronteriza. Sin embargo, como lo han dado a conocer diversos funcionarios estatales, y como se describe en la página de internet del Gobierno del Estado, dicha Plataforma es “una estrategia integral de seguridad diseñada para fortalecer la vigilancia en todo el estado de Chihuahua…”. 

Asimismo, se refiere que la “Plataforma Centinela contará con subcentros ubicados en puntos estratégicos a lo largo y ancho del estado, en las ciudades de Delicias, Camargo, Ojinaga, Jiménez, Parral, Guachochi, Bocoyna, Madera, Nuevo Casas Grande, Cuauhtémoc, Ciudad Juárez y Chihuahua, con la intención de generar respuestas oportunas y eficientes conforme las necesidades y prioridades de toda la entidad. 

“Se tiene prevista la instalación de más de 3 mil cámaras PTZ, 4 mil 800 cámaras fijas, además de mil 791 cámaras lectoras de placas, 102 Arcos Centinela, 11 filtros Centinela, y más de 800 estaciones de trabajo, entre otro equipo, con el cual se reforzará a las instituciones de seguridad redundando en resultados óptimos para la ciudadanía”. 

Entonces, la Plataforma que nos ocupa, no se constriñe a una Torre que se tiene prevista para albergar a todas las instancias de la Secretaría de Seguridad Pública, sino que es un conjunto de herramientas que concatenarán a todo el estado en el combate a la delincuencia, lo que a simple vista justifica su costo.