18 junio, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

De adicto a ADICTO. La complejidad de las enfermedades emocionales

9 min read
De Adicto a Adicto.

Ernesto Salayandía García

El alcoholismo

Es una enfermedad progresiva, incurable y mortal, contagiosa, burlona, es física, mental, espiritual, acumula y genera conductas toxicas, por supuesto y está comprobado, que es genética, los descendientes de abuelos y padres alcohólicos, están propensos a caer en las enfermedades emocionales, genera pensamientos patológicos, sicoticos, obsesivos, la ansiedad y la compulsión se disparan a niveles muy altos, el alcohólico, es un tipo conflictivo, con dificultades para socializar y entender sus miserias espirituales, es neurótico, aislado, tímido, no tiene la actitud de liderazgo su tendencia es la mediocridad, el conformismo y las apatía al cambio, no acepta ni se derrota ante su serio problema por su manera d beber, igual, con este perfil, está el consumidor de marihuana, los farmacodependientes, los heroinómanos, los ludópatas o adictos a cualquier otro tipo de adicción, ya sea, el adicto a las mentiras, como el adicto al sexo o la pornografía, la enfermedad emocional, ese por demás compleja, no se trata de un resfriado.

El marihuano

Muy a pesar de estar plenamente convenido de sus falsos argumentos, de que la marihuana es medicinal, que tiene un efecto espiritual, propia de los monjes del Bosque del Silencio, con el tiempo, esta adicción les roba, seguridad, el marihuano, en la mayoría de los casos, es un ser inseguro, aislado, completado, la droga le roba una actitud positiva, son, muchos de ellos, retardos del reflexionar, pensar y hablar, hablan como que en cámara lenta, caminan con pereza extrema, encurvan la postura y se enjoroban,  refugiándose  en la recamara, son aislados, raros, al pasar del tiempo, la marihuana genera consecuencias, la piel se torna áspera, seca, amarilla, ceniza, los ojos, tristes, llorosos y lo blanco de los ojos se pinta de un café cenizo, se llama esclerótica, las actitudes son nefastas, no le puedes decir nada, porque explota y te agrede, algunos de ellos, han golpeado a su misma madre, la mala hierba, les roba la serenidad y el sueño tranquilo, el gran riesgo, es que esta droga, es un escalón para el consumo de sustancias más fuertes, como la heroína y el fentanilo, denotan claramente en un marihuano, sus actitudes y mediocridad, pierde el amor propio, sus deseos de superación e higiene personal.

El enfermo emocional

Está lleno de conductas toxicas, somos, como almas gemelas, mitómanos de corazón, apáticos, aislados, refugiados en la melancolía, carecemos de compromiso y de deseos de superación, no cerramos círculos,  a la vez, muchos de los adictos, en recuperación o no, somos mecha corta, neuróticos, explosivos, agresivos y entramos a la tendencia de fracasar como pareja, no tenemos capacidad, ni inteligencia emocional para conducirnos por la serenidad y la empatía, somos machistas o en el caso de la mujer, hambrinas, la neurosis, a flor  de piel, malos, muy malos para la comunicación, claro, distantes, refugiados en la soledad y el aislamiento.- En la casa de un neurótico como yo, hasta el perro es neurótico, lo que quiero decir, es que vivimos en hogares disfuncionales, donde la neurosis es una carecteristica común y el pan nuestro de cada día, el origen de las enfermedades emocionales y las solución, están en un hogar disfuncional.

Pidiendo ayuda, rogándole a Dios, no encontrarla

Hay adictas a la codependencia, por supuesto que también es una enfermedad emocional, son amantes de las relaciones toxicas, hay adictos al juego, a las apuesta, a la vigorexia, que es la adicción al gimnasio, hay adictos, al trabajo, a la religión, a la comida, a la depresión, hay una variedad muy amplia de adicciones a sustancias y a conductas toxicas, por ejemplo, hay adictos al chisme, a descalificar a criticar, adictos al conflicto a depender de alguien, la mayoría, toca fondo, sufre por las consecuencias, algunos, buscan ayuda, pero quieren una solución exprés, ante el mas mínimo esfuerzo, el máximo resultado, se la saben de todo a todo. Te dicen que sí, pero no te dicen cuándo van a aplicar las sugerencias y al pasar del tiempo, tres años o más, te los encuentras y están peor que antes, es decir, no salieron del hoyo, porque no quisieron o no pudieron, lo mismo sucede en las clínicas y centros de rehabilitación, los conoces como internos, al rato, vuelven a recaer, una y otra vez, es difícil, pero no imposible, el dato negativo es que de cada diez internos de clínicas y centros de rehabilitación, de cada diez, nueve recaen, muchos de ellos, se mantienen limpios, pero sufren al vivir una intensa borrachera seca, emocionalmente siguen en el hoyo pero sin consumir.

Fondo tras fondo

Los enfermos emocionales, con o sin sustancias, tocamos severos fondos y sufrimos las crudas consecuencias, a veces no son sufrientes y el adicto, se va a buscar las experiencias amargas, he conocido a muchos, que como yo, tocaron fondos muy crueles, conocí una doctora, adicta  la morfina, comenzó a inyectarse pequeñas dosis de fentanily, que es un analgésico endovenoso, inyectándose en la pierna derecha, la dosis, fue creciendo, cada vez era más y más, usaba la misma jeringa, todo el tiempo, hasta que finalmente, se le infecto la pierna y se la tuvieron que imputar, aun así, no pudo  claudicar con su tendencia adictiva, mismas que combinaba  con cocaína y antidepresivos, lleva cinco internamientos de tres meses cada uno y no ha podido vivir sus días libre de drogas, está hundida en el pantano de arenas movedizas y así te puedo contar historias de infinidad de testimonios que me han regalado, de lejos se ve muy fácil y sencillamente puedes decirle.- Tu puedes, échale ganas.-

No hay quien se escape

El adicto, se convierte en un nacido para perder, para empezar, claudica a sus estudios, fracasa en sus relaciones de pareja, se convierte en niñas madre o en madre soltera con tres hijos de padres diferentes, no cierra círculos, carece de inteligencia financiera y emocional, le cuesta trabajo agarrar el rumbo, tiende a complicarlo todo y es maniaco depresivo, ofrece un lenguaje corporal, apagado, desganado, sin fuerza con una voz frágil, sin potencia ni seguridad, por supuesto con una autoestima súper baja, en la lona, el enfermo emocional, se auto secuestra, el peor enemigo que tiene, es el mismo. La recuperación, existe, debe de ser profunda, constante y de entrega total, el fracaso estriba en el yo interior, en la actitud de emprender un vuelo libre de ansiedad, conductas toxicas y mediocridad.

¿Por qué se es un enfermo emocional?

Simplemente por mediocre, por autoestima baja, porque tiene la enfermedad del alcoholismo en sus genes, igual, por contaminación o por imita changos, la borracha, la drogadicta, está llena de pretextos, pretextos porque el novio le puso el cuerno o la mando a freír espárragos, porque esta flaca, gorda, desnalgada o nalgona, porque nadie la quiere, porque no encuentra trabajo o fracaso en negocio y tantas pretextos estériles, cuando la verdad de las cosas, se droga y se emborracha por su vacío espiritual, por las heridas del alma que no ha sanado ni trascendido, pierde la dignidad, porque es libertina, irresponsable y está enferma de sus emociones, llena de soberbia, de defectos de carácter y patrones de conducta, que en suma, muchas veces, la convierte en mujer fácil, acostándose con uno y con otro, revolcándose como cualquier prostituta, perdiendo figura, dignidad y lo más sagrado de la esencia de una mujer, su autoestima, problemas los tenemos todos y cuando surgen consecuencias, difícilmente puedes controlar, no hay quien pueda manejar la cordura, cuando ya el alcohol y las drogas, gobiernan tu vida, lo mejor es no beber, lo mejor es hacer a un lado la droga y cuidar las formas, hay mujeres, que, como yo,  no pueden beber ni una gota de alcohol, ni una pizcachita de cocaína o cualquier otra droga, debido a que no voy a poder detenerme.

Enfermedad del alcoholismo y drogadicción.

Yo le llamo La Saliva del Diablo, peor que cualquier enfermedad, desbastadora, cruel, sutil, triste, es una enfermedad mental, física, emocional, espiritual y de la personalidad, es burlona, contagiosa, propia de gente mediocre, a mí en lo personal, el alcohol y las drogas, me robaron el sano juicio, me volví loco, caí en depresión, me invadieron unos celos enfermizos una celotipia infernal, como se titula uno de mis libros, perdí, como consecuencia, a mi familia, me corrieron de mi trabajo, me quede sin dinero, perdí salud mental, física, emocional y espiritual, quede en banca rota, sin dientes, llegue a pesar menos de 50 kilos, todo flaco, amarillo con lo blanco de los ojos color café cenizo, ojeroso, secuestrado por mi pensamiento alcohólico, obsesivo y nefasto, mi compulsión se inició a los doce años, fue creciendo y creciendo, al final a diario,  me  empinaba una botella diaria de vodka, me chutaba, de diez a quince pases de cocaína, me inyectaba, tres miligramos de morfina a la mañana, tres en medio día y tres más en las noches, me empestillaba con antidepresivos y me fumaba hasta tres cajetillas diarias de cigarros, dormía de día y me drogaba de noche, vivía para drogarme y me drogaba para vivir, vivo de milagro, solo por la Gracia de Dios.

Nacido para perder

Yo perdí la brújula, perdí el sentido de la vida viví los amargos estragos de la mediocridad,  qué es sinónimo de conformismo,  apatía radical,  tornando mi un ser distante a todo lo que giraba a mi alrededor refugiándome en mi autoestima baja,  mis complejos miedos y traumas y hoy sé perfectamente bien que el marihuano el drogadicto,  el alcohólico,  el farmacodependiente,  el adicto en general es sin duda alguna un verdadero mediocre y ese mediocre se queda en ese pantano sin poder salir de él y entre más se mueve más se hunde,  lo triste es que el mediocre se lleva entre los pies a sus seres cercanos hace sufrir a su mamá,  a su esposa o compañera,  e hijos y no da muestras de querer salir de ese callejón sin salida,  dónde está muerto en vida,  el mediocre es un ser sin luz sin vida propia y sin esencia,  no tiene fe y tiene un concepto equivocado de lo que es la vida,  carece de humildad y está lleno de soberbia,  en un cúmulo de defectos de carácter cuya negación no lo permite ver la realidad de su enfermedad,  mi enfermedad,  esta enfermedad que es peor que un cáncer fulminante esta enfermedad que es ignorada tratada como si fuera un resfriado,  cuando el destino te alcanza no hay marcha atrás entraste al mundo de los nacidos para perder,  eres sin duda un verdadero mediocre , sin pena ni gloria un ser que vive en blanco y negro y que no deja vivir en paz a sus seres cercanos, así es de cruel la realidad de esta enfermedad la que yo llamo La Saliva del Diablo y recuerda que más vale prevenir que lamentar si tienes hijos pequeños es el momento de que tú te capacites y conozcas todo sobre la enfermedad emocional a la que me refiero y que tú conoces perfectamente bien es el momento de que dejes tus cargas emocionales,  qué obtengas una óptica distinta ante la vida,  si es posible vivir libremente si es posible dejar de ser un mediocre, un don nadie,  un nacido para perder, claro, que el por su gusto muere, hasta la muerte le sabe.

La decadencia total

Hay un concepto muy equivocado respecto a las enfermedades emocionales, carecemos de una educación, de información y orientación, poca importancia se le ha dado a este cáncer social, la interpretación es muy equivocada, vivimos un verdadero México en llamas, un infierno con los feminicidos, el índice impresionante de niñas madres menores de 16 años, suicidios en seres entre los 13 y los 25 años, depresión, divorcios, abusos sexuales, corrupción y tantos males que nos aquejan y que se originan debido a las enfermedades emocionales, por el ejemplo, el índice de consumo de antidepresivos es gigantesco, hay fármacos en cada esquina y que decir del alcoholismo, muchos jóvenes están atrapados en la compulso y se hunden día a día, sin olvidar a los marihuanos, los cocainómanos o ahora, con una fuerza impresione los adictos al cristal y al fantanilo y a otras sustancias, la heroína que fue una droga muy popular en los 90, ahora regresa con una gran tendencia, y por desgracia, no estamos preparados ni para la prevención, mucho menos para la rehabilitación- gracias por leerme y más por escribirme. ernestosalayandia@gmail.com  Sigue la huella Diálogos al desnudo, televisión por internet,  gracias por compartir https://www.youtube.com/watch?v=AUQGZJVRczs- 614 256 85 20

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.