13 junio, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

De adicto a ADICTO. Severamente dañados, en quiebra total

10 min read
rnesto Salayandía García.

Un recordatorio, casi a diario

Por si acaso se me olvida, o quiero jugar la parte, esconderme ante mi realidad, Dios me manda recordatorios para ubicarme y comprender que soy un alcohólico, adicto, enfermo emocional, en recuperación, recordarme los fondos que toque, tocar esos archivos de mi memoria respecto a mi compulsión adictiva, mis delirios de persecución, revivir, los fondos crueles,  al volverme loco, perdiendo el sano juicio, al vivir lleno de ansiedad buscando de farmacia en farmacia la morfina que me inyectaba tres o más veces al día, andar a las tres cuatro de la mañana, buscando al pucher para que me vendiera cocaína, recordar que estaba negado, no aceptaba mi condición de alcohólico, ni maniaco depresivo, por si se me quiere olvidar, Él me manda mensajes de cómo estaba hundido en el pantano de arenas movedizas, durmiendo con cuchillos, lleno de pánico, generando que me iban a matar, prendido de las pastillas antidepresivas, fumando cerca de tres cajetillas al día, secuestrado en ese callejón sin salida que es el alcoholismo y la drogadicción, invadido por mis pensamientos chuecos y mis conductas híper toxicas. Creyendo en que yo podía solo salir del infierno, creer que lo mío, era como un resfriado, que me mantuvo muerto en vida en un horrible callejón sin salida,.

La bola de cristal

Fueron a mi casa tres miembros de un de Alcohólicos Anónimos, gentilmente ellos me dieron el mensaje, regalándome su propia experiencia, uno de ellos, me dijo.- Mira Ernesto.- he hizo un dibujo con sus manos en el aire.- Esta es la bola de cristal, aquí puedes ver tu presente y tu futuro.- Vas a perder a tú familia, llegara el momento en que tu esposa ya no te aguante, perderás tu trabajo, quedaras en la ruina, en banca rota, serás víctima de tus depresiones, vivirás aislado, perdido en la sustancia.- Todo lo que me dijo ese compañero, se cumplió cabalmente y con muchas consecuencias,  más,  muchas más, mi reacción fue de desdén, fui grosero, por demás soberbio, me atrevía a servirles tres vasos de vodka Toni, me burle de ellos.- “ Dios que te cuide Ernesto, los tiempos son de Dios” .- Sufrí estragos muy amargos por mi enfermedad, me quede solo, perdí el sano juicio, trate de matar a mi mujer, me drogaba para vivir y vivía para drogarme, llegue a pesar menos de 50 kilos, perdido, deprimido, me corrieron de mi trabajo, La Voz de Chihuahua y muchos fondos más, pero yo carecía de amor propio, de voluntad para cambiar y de la palabra mágica que es acción para aceptarme y rendirme ante La Saliva del Diablo.- Hoy se, que cualquiera que quiera, simplemente, ahí no se queda.- ¿ conoces a alguien así?  – ¿Tú eres así?-  

Hoy me recordaron a ese Ernesto

Fue a mi estudio un joven de 27 años a platicar conmigo, prendido de la marihuana desde hace 15 años, tocando fondos, con problemas familiares, víctima de las depresiones, de sus pensamientos tóxicos, por supuesto, secuestrado por la loca de la azotea, es decir, por su mente psicótica y patología, al tocar sus fondos, lloro como un niño, se desahogó, por desgracia, la marihuana ha cobrado la fractura palpablemente, su expresión facial es como si estuviera dopado, dormido, su voz, demasiada lenta y el lenguaje corporal con hombros y espalda caídos, aferrado en el criterio equivocado de que la marihuana no hace daño.- Hasta Obama.- Me dijo con orgullo, muy convencido.- ¡Fumo marihuana!.- Creyendo que esta droga, no es dañina, a pesar de que le está robando la memoria, su autoestima y su lenguaje corporal, a pesar, también de vivir en el conflicto eterno con su familia, le leí, como a mí se me leyó la bola de cristal, trate de motivarlo a dejar de consumir y a trabajar en su recuperación, le ofrecí mi experiencia y mis conocimiento, al principio me dijo que sí, pero no me dijo cuándo, tristemente se lo que sigue, sufrirás tus propias conswecuencias, Dios que lo cuide.-

Atrapado en el alcohol

Me toco platicar con otro joven de 34 años, supuestamente con una estabilidad laboral, pero con problemas emocionales, sufriendo por una aguda y severa codependencia, secuestrado en un callejo sin salida, obsesionado por su ex pareja y dependiente muy fuerte de la cerveza, de igual manera, con años hundido en el alcoholismo, negado y sin aceptar que tiene un serio problema por su manera de beber, sin considerar, que no solo es un problema de alcohol, sino es más que eso, sin tomar conciencia ni hacerse responsable, ignorando, tal vez mi testimonio, mostrando dolor pero a la vez indiferencia, por desgracia lo que le sigue, es que toque fondos, como accidentes de tránsito, que no los deseo, que pierda su trabajo o que la loca de la azotea lo orille a quitarse la vida, a ese grado es tan delicada esta enfermedad cruel, hay que tocar fondos para abrir los ojos y despertar conciencia, así me tocó vivirlo a mí.- Crisis, creces.-

Progresiva, incurable, mortal, cruel y burlona

Visito con frecuencia algunos centros de rehabilitación, comparto mi experiencia con los internos, la mayoría, de adictos y adictas, se iniciaron a temprana edad, algunos a los 8 años, iniciándose con cigarro, luego marihuana, después, alcohol y posterior sustancias más fuertes, todos tienen antecedentes genéticos, padres neuróticos, alcohólicos, depresivos, en común, tienen el perfil del adicto, las conductas toxicas son las mismas, son niños disfuncionales con heridas profundas del alma, niños maltratados física y emocionalmente, algunos, víctimas de abusos sexuales, muchos de ellos con intentos o haber generado el suicidio, otros tantos, mechas cortas, neuróticos explosivos, sin olvidar que también son, maniacodepresivos y no dan muestras de querer cerrar círculos, todos claudicaron a la escuela, vivieron en conflicto y violencia con sus padres y dicen, que la droga les gusta, por desgracia, son nacidos para perder, por sus características emocionales habrán de relacionarse con parejas híper enfermas, fracasaran en matrimonio y lo laboral, no porque les desee el mal, sino porque son muchos factores los que demanda la recuperación como el romper con los viejos moldes y eso no es nada fácil, no es un resfriado, esta enfermedad requiere de un verdadero cambio radical. La familia está muy enferma y también requiere terapia, a veces está más enferma la familia, que el mismo adicto.

La equivocada cultura de tapar el pozo, después del niño ahogado

Sale más caro la “curación” que la prevención, el panorama real y palpable, no es muy alentador, somos una sociedad enferma, adicta, alcohólica, emocionalmente en ruinas y hay varios indicadores que nadie quiere ver, por ejemplo, la deserción  escolar en secundaria, preparatoria y superior, es impresionante, el índice de suicidios, colocan a México dentro de los primeros lugares en el mundo, como es el consumo de alcohol, marihuana y otras drogas, de cada diez jóvenes, 6 son adictos a sustancias o conductas toxicas, o a ambas, súmale los divorcios, la violencia doméstica, los femenilitos que registran 10 asesinatos de mujeres al día, más los abusos y delitos sexuales, en esta estadística fatal, hay que agregar a los maniaco depresivos, a las víctimas de trastornos alimenticios, bulimia, anorexia, obesidad, agrégale a los ludópatas a los adictos al sexo, pornografía, prostitución infantil,  codependientes, neuróticos y fármacos dependientes entre otros, las familias han perdido la armonía, el respeto y la integración, los valores por supuesto que andan de vacaciones y las consecuencias son graves, la enfermedad emocional impide un desarrollo humano y económico, la ignorancia del gobierno y de la sociedad es muy cierto, la mayor torpeza es haber legalizado el consumo de la marihuana y de no hacer nada para evitar que niños y jóvenes caigan en las garras de esta perra, maldita enfermedad perversa del alma,

Las cárceles están llenas de niños dañados

En prevención estamos en pañales, muchos padres son alcohólicos, neuróticos y adictos, desconocen el daño que les provocan a sus hijos y cuando estos son marihuanos, reaccionan de una manera equivocada, creen que con el hostigamiento, la violencia y represión, así lo sacaran del hoyo, pretenden buscar respuesta en un anexo, creyendo que internándolo por tres meses, la criatura adicta va a sanar, equivocadamente, el gobierno  les regala a los jóvenes y adultos mucho dinero, que es usado en una gran mayoría, para comprar sustancias, cuando lo más saludable e inteligente seria que el gobierno invirtiera en un programa nacional de prevención y en un plan nacional,  también,  de recuperación, hay que considera seriamente que un buen número de legisladores, jueces, funcionarios públicos y empresarios, son igualmente,  hijos de padres enfermos, neuróticos y alcohólicos, son producto de un hogar disfuncional, entonces, no le pidamos peras al olmo.- Quien esté libre de culpa, que arroje la primera piedra.-  Los CERESOS  están saturado por delincuentes que golpearon a sus mujeres y niños, fueron encontrados culpables, por abuso sexual, hay otros indicadores como los delitos de robos, fraudes, asesinatos, pero en todos los delitos, el sello de origen son los hogares disfuncionales, en las  cárceles mexicanas no existe la recuperación y los anexos, es nula, de cada diez adictos, 9 recaen y regresan al infierno del alto consumo.

Algunas características del enfermo emocional

No solo es alcohol y drogas, la profundidad de la enfermedad se distingue por la neurosis, se es hipersensible, bipolar, soberbio, egocéntrico, maniaco depresivo, amargado, se justifica y busca culpables, mecha corta, agresivo, aislados, farmacodependiente, negado, incrédulo, sin fe, apático, conformista, deshonesto, solitario, con la autoestima por los suelos, abandonado en sí mismo, sucio, descuidado, desordenado, disfuncional, no sabe cerrar círculos, se le da por postergar, se convierte en el hombre del mañana, es endeble, ofrece miserias espirituales, es mediocre en todos los sentidos, pierde un mundo de tiempo intoxicándose y en sus pensamientos tóxicos, vive en el auto engaño, no tiene la humildad de pedir ayuda, se refugia en sus justificaciones, como pensando que el alcohol o la marihuana, le quitan la ansiedad y sus miedos, definitivamente no quiere salir del hoyo, tarde que temprano la familia se cansa y le darán la espalda, solo así, tocando fondos, podrá despertar conciencia y ofrecer un compromiso de cambio.

Sobre aviso no hay engaño

Un drogadicto en casa es propiamente como una maldición, la cerveza es una droga y es la droga que más muerte causan en el mundo, la mejor manera de proteger a mis hijos, de darles el blindaje es predicar con ejemplo, yo soy espejo y me reflejo, como trato a mi mujer, ellos así trataran a sus esposas, como los educo y los trato, de igual manera, ellos lo harán igual con sus hijos, de esta manera los rateros, corrupto, infieles, asesinos, golpeadores de mujeres, alcohólicos y adictos, en sí, los enfermos emocionales tuvieron la escuela de sus padres, la herencia genética, es la compulsión, la ansiedad, la tendencia a consumir, más el mal ejemplo como el que fuma delante de sus hijos pequeños, lo que hace  es despertar la ansiedad en ellos y estarán predispuestos a caer en cualquier adicción a sustancias o conductas toxicas, a vivir una vida con muchos problemas emocionales

 ¿Quién muere?

Muere lentamente quien se transforma en esclavo del habito, repitiendo todos los días los mismos trayectos, quien no cambia de marca, no arriesga vestir un color nuevo y no le habla a quien no conoce.

Muere lentamente quien hace de la televisión su guía. Muere lentamente quien evita una pasión, quien prefiere el negro sobre blanco y los puntos sobre las “ies” a un remolino de emociones, justamente las que rescatan el brillo de los ojos, sonrisas de los bostezos, corazones a los tropiezos y sentimientos.

Muere lentamente quien no voltea la mesa cuando esta infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida, huir de los consejos sensatos.

Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en sí mismo. Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar. Muere lentamente, quien pasa los días quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente, quien abandonando un proyecto antes de iniciarlo, no preguntando de un asunto que desconoce o no respondiendo cuando le indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mucho mayor que el simple hecho de respirar. Solamente la ardiente paciencia hará que conquistemos una espléndida felicidad.”

Pablo Neruda

Gracias por leerme y más por escribirme, ernestosalayandia@gmail.com 614 2 56 85 20 Sigue la huella, en Google y You Tuve https://www.youtube.com/watch?v=nBfjuGtcpHg – gracias por compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.