sábado, julio 20, 2024

Aída Holguín Baeza, Opinión

De las telecomunicaciones y los derechos de los usuarios

Para quien no lo sabía, como usuarios de los servicios de telecomunicaciones tenemos derechos que, por el bien de todos, debemos hacer valer.

El detalle es que, para hacer valer esos derechos, primero es necesario saber en qué consisten las telecomunicaciones porque de lo contrario no podremos defenderlos y ejercerlos con plenitud.

Por lo tanto, primero hay que saber que, de acuerdo con el glosario del Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), “telecomunicaciones” se refiere a toda emisión, transmisión o recepción de signos, señales, datos, escritos, imágenes, voz, sonidos o información de cualquier naturaleza que se efectúe a través de hilos, radioelectricidad, medios ópticos, físicos u otros sistemas electromagnéticos, sin incluir la radiodifusión.

Ya conscientes de eso, también resulta imprescindible saber que todos los sistemas de telecomunicación públicos forman una red en la que todos los usuarios-consumidores deben tener una serie de derechos. Derechos que, en el caso de México, están reconocidos y determinados por la PROFECO y el IFT en la Carta de Derechos Mínimos de los Usuarios de los Servicios Públicos de Telecomunicaciones.

Claro que, como no basta con reconocer y determinar los derechos de los usuarios-consumidores, lo más importante es protegerlos y, por supuesto, ejercerlos y exigirlos. No solo por el “simple” hecho de que son derechos, sino porque la protección, ejercicio y exigencia de esos derechos son de particular y crucial relevancia en la era de la Sociedad de la Información que, por cierto, en el caso México aún está en una fase ‘embrionaria’ de construcción -en comparación con países desarrollados e, incluso, con otros países en desarrollo-.

Considerando todo lo anterior, queda más que claro por qué Talal Abu-Ghazaleh sostiene que la sociedad de la información se construye sobre una red de telecomunicaciones muy eficiente y, por consiguiente, una red de telecomunicaciones eficiente es la base sobre la que se construye una sociedad de la información. No obstante, la reflexión que ahora nos ocupa también incluye el construir, promover y consolidar una sociedad del conocimiento democrática justa; y para que eso suceda, es necesario conocer, ejercer y exigir los derechos que se tienen en materia de servicios de telecomunicaciones.

De ahí la imprescindibilidad de avanzar también en la alfabetización digital (como una forma de empoderamiento de los usuarios) que demanda esta era tecnológica-digital en la que, con sus pros y contras, vivimos y en la que el mundo se mueve.

En esta ocasión finalizo citando lo dicho recientemente por el investigador, ensayista y analista mexicano, experto en políticas públicas, derechos del consumidor y tecnología, Pedro Rangel: La importancia de conocer nuestros derechos como usuarios de telecomunicaciones es fundamental y, dado que más del 75% de la población de México de seis años o más son usuarios de telecomunicaciones, la protección de sus derechos se convierte en uno de los campos de política pública más importantes del tiempo presente.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com