domingo, mayo 26, 2024

Opinión

Derechos humanos y defensoría pública en Chihuahua: cuestión de familia

Hablando y escribiendo

Ernesto Avilés Mercado*.- Debe ser muy grande el compromiso de la gobernadora Maru Campos con la fronteriza Ciudad Juárez, y considerar que es el mejor representante de la abogacía de aquella zona, para aceptar que la Defensoría Pública del Estado, la que tiene a su cargo más del 90% de las causas penales en la entidad, civiles, laborales y familiares, que cuenta con el personal profesional del derecho, más eficiente de toda la entidad, que ha sido capaz de atender a cientos y miles de personas que diariamente abarrotan las oficinas, sea encabezado por el abogado Héctor González Mocken.

Pero además, que la Comisión Estatal de Derechos Humanos, sea encabezada por su hermano Javier González Mocken, que por bajos resultados en su gestión, salió como secretario de educación y ahora lo premian con la institución derecho humanista más importante de la entidad, sin tomar en cuenta los inminentes conflictos de interés que se presenten, asi como el criterio que prevalecerá en las recomendaciones que eventualmente se les hará.

El gobierno se hace con los amigos, con quienes entiendan que el compromiso de servir no sabe de horarios ni lealtades, sino de capacidades, de entrega y honestidad, de esfuerzo diario y particularmente de sentido de unidad y equipo, pero cuando se pretende que dos instituciones relacionadas estrechamente con el servicio más importante que esperan los ciudadanos como es la procuración y administración de justicia y el respeto a la dignidad de la persona, mediante la defensa a sus derechos humanos, la decisión no debe ser tomada a la ligera.

La crítica que se ha mantenido al gobierno federal, por parte del gobierno estatal actual, radica en los principios de 10% de capacidad y 90% de lealtad para la integración del gabinete, formal y ampliado y que conforme los resultados que se han obtenido, reflejan una total congruencia al no dar resultado y dejar espacios de corrupción, desaseo e incapacidad para atender los asuntos que les son inherentes a sus cargos.

Los derechos humanos no son temas que se leen en revistas o que se escuchan por la radio, son valores democráticos que en sociedad hemos hecho valer como principios básicos de convivencia, desarrollo y progresividad, que exigen capacitación, profesionalismo, experiencia y estudio permanente.

La justicia en sus diferentes acepciones, no debe contaminarse con la política que obedece a intereses particulares o de grupo.

Si se busca una CEDH servil, sujeta a las decisiones del gobernante en turno, con total mansedumbre a los intereses que lo colocan al frente, bienvenido cualquier político que la quiera utilizar como catapulta para sus propios intereses; la lista es amplia y numerosa, porque al amparo de una autonomía de gestión presupuesto y acción, constituye el mejor botín político para quien sepa venderse bien y se cotiza muy alto.

Desde la época de José Luis Armendáriz, la CEDH, había sido tema obligado para todos los partidos, porque representa la parte más sensible del organigrama de justicia y valores democráticos, con el actual presidente Néstor Armendáriz, se incrementó su patrimonio, se profesionalizó el servicio y se llegó hasta donde las circunstancias alcanzaron, pero ahora, se pretende sirva de florero y como institución legitimadora de las acciones inmorales del gobierno y sus instituciones, finalmente, si así la utilizan en el gobierno federal, porque en chihuahua no?

El Gobierno de coalición que se entiende encabeza Maru Campos, donde el poder judicial es refugio de priistas y ex priistas, se apertura nuevamente para incorporar a la familia Mocken en una de las instituciones de mayor prestigio, total, no se tiene la seguridad del resultado del proceso electoral y más vale tomar providencias.

El valor democrático que ostenta la gobernadora, le permite todavía realizar los movimientos que quiera al amparo de una búsqueda de eficiencia y productividad, pero no hay muchos Cesar Jáuregui que le permitan tener la seguridad de una capacidad y lealtad específica, porque el ejemplo de incapacidad y corrupción, lo tiene en Javier Corral, que juega mal, gobierna peor, pero se sabe colocar muy bien….

*Abogado litigante, miembro de la FECHCA y de la AECHIH.