domingo, abril 14, 2024

Luis Villegas Montes, Opinión

El 1er. Debate presidencial

Una reflexión personal.

 Luis Villegas Montes.- En una semana —el próximo 7 de abril de 2024, a las 8 de la noche— se celebrará el primer debate presidencial en este proceso electoral en marcha. El debate tendrá lugar en las instalaciones del Instituto Nacional Electoral (INE), en un set de televisión acondicionado ad hoc, y durará 120 minutos.

En el 2018, Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA) obtuvo 25 millones 186 mil 577 votos y su aliado, el Partido del Trabajo (PT), 3 millones 396 mil 805; la alianza encabezada por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), iba acompañada, entre otros, por el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) y ambos obtuvieron, respectivamente, 7 millones 677 mil 180 votos y un millón 51 mil 480; por último, bajo una misma candidatura, el Partido Acción Nacional (PAN) obtuvo 9 millones 996 mil 514 votos y sus aliados, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), un millón, 602 mil 715; y Movimiento Ciudadano (MC), un millón, 10 mil 891.

En números gruesos, prescindiendo de votos nulos, partidos sin registro, etc., la alianza que ahora encabeza MORENA sumaría 29 millones 634 mil 862 votos; la que integran PAN, PRI y PRD, 19 millones 276 mil 409; y MC, un escasísimo millón 10 mil 891; es decir, 49 millones 922 mil 162 votos.[1] Ahora bien, tomando esto como un “universo” y suponiendo que todo mundo vote como votó en aquel entonces, hace seis años, los porcentajes parecerían escalofriantes porque prácticamente casi el 60% del electorado votaría por las fórmulas que postule esa coalición, eso parece.

Pero es sólo eso, sólo es apariencia, sólo “parece” algo; ello, porque existen varios datos adicionales, datos “duros”, que deben ser tomados en cuenta a la hora de afirmar que Claudia será la próxima presidenta de México:

1.   El primero de ellos, el más importante por concluyente, es que Claudia Sheinbaum NO es López Obrador y por más que se esfuerce, por más que lo intente, está muy lejos de serlo. Claudia no tiene ni el carisma, ni la desfachatez, ni la capacidad de histrión que el Presidente sí tiene;

2.   Otro dato, no menor, es que los casi 30 millones de votos que AMLO recibió en 2018, a la mitad de su mandato se redujeron a poco más de 15 millones de votos; es decir, casi un 50% menos. De hecho, en 2006, AMLO obtuvo 14.7 millones de votos y, seis años más tarde (2012), subió apenas a 15.8 millones, un escaso millón cien mil sufragios.[2] La anomalía, lo insólito, lo irrepetible, es que Claudia, si consigue entusiasmar a sus huestes, pueda incrementar esa cifra y duplicarla. No es probable.

3.   No es probable porque sí, es cierto, la percepción de la población sobre la figura del presidente es buena, pero la evaluación de su gestión de gobierno es mala: En el primer trimestre de su administración, AMLO contaba con una aprobación general del 81% (según encuesta del periódico El Financiero), para diciembre de 2023, la misma encuestadora reveló que tenía un 55% (al términos de su mandato Vicente Fox tenía el 51%);[3] empero, en los temas medulares (economía, corrupción y seguridad pública), la reprobación ciudadana es contundente, incluso entre aquellos que simpatizan con él o MORENA: “En materia económica, el 49 por ciento reprobó el trabajo hecho por el gobierno en el último trimestre del 2023, contra un 37 por ciento que emitió una opinión favorable. En materia de combate a la corrupción, el 45 por ciento dijo que lo estaba haciendo mal y solo el 32 por ciento piensa que lo está haciendo bien (…) Respecto al tema de seguridad pública, medular, el 62 por ciento de los encuestados reprobó al gobierno de AMLO, y solo el 25 por ciento lo aprobó”;[4]

4.   Como consecuencia de ello, la lamentable estrategia principal de Claudia Sheinbaum es mostrase como un perrillo faldero; es exhibirse como una fiel seguidora de las instrucciones y del discurso de su jefe; por eso mismo, la imagen que ha proyectado es la de abyecta sumisión: “En varias cuentas de Tiktok han circulado videos en donde los usuarios de la plataforma hacen una comparativa de AMLO y Claudia Sheinbaum. Se deja ver las expresiones y las frases idénticas que Claudia utiliza”;[5]

5.   Por eso también, una de las frases recurrentes de doña Claudia es: “No soy una copia, no soy una copia, no soy una copia”[6] (¡y vaya que sí lo es!), y

6.   Por último, visto lo mala candidata, la mala calca y el pésimo discurso, la única alternativa de la narcocandidata Claudia es no “caerse” en las encuestas durante los próximos sesenta días y eso, señoras y señores, es casi una misión imposible.[7]

Por lo pronto, cómprese un bote de palomitas y una Cocota de a litro; adquiera, fabrique o pinte banderas; y convoque a sus amigos, parientes, vecinos y conocidos, a una reunión familiar, a una “carnita asada” o a una tamaliza. El próximo domingo 7 de abril, a las 8 de la noche, será el primer debate presidencial y ya es hora de desenmascarar a Claudia Sheinbaum: La responsable de las muertes por el accidente de la Línea 12 y el colapso del colegio Enrique Rébsamen, la ecologista cómplice del ecocidio del Tren Maya, la encubridora de los yerros de su jefecito chulo, la mentirosa compulsiva que difunde “logros” que sólo existen en su cabecita trastornada, la títere de AMLO.

Terminado el debate, sálgase a la calle a festejar. Porque aunque nos cueste un tremendo esfuerzo, aunque falte mucho por hacer, aunque vaya a ser una elección especialmente complicada (con el narco metido hasta las narices, los organismos electorales en contra y los medios nacionales cooptados), aunque demande de nosotros trabajar 24/7 y dejarnos la piel a tiras, ¡vamos a ganar! ¡Con Xóchitl Gálvez, el próximo 2 de junio, vamos a ganar! ¡Vamos a ganar! ¡Vamos a ganar!

Contácteme a través de mi correo electrónico o sígame en los medios que gentilmente me publican, en Facebook o también en mi blog: http://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Luis Villegas Montes.

luvimo6608@gmail.com, luvimo6614@hotmail.com


[1] Anexo: Resultados de las elecciones federales de México de 2018. [En línea] Visible en el sitio: https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Resultados_de_las_elecciones_federales_de_M%C3%A9xico_de_2018 Consultado el 29 de marzo de 2024, a las 9.10 hrs.

[2] Artículo de Carlos Montesinos titulado: “El voto duro del lopezobradorismo”, publicado el 14 de abril de 2022. [En línea] Visible en el sitio: https://www.reporteindigo.com/reporte/el-voto-duro-del-lopezobradorismo/ Consultado el 29 de marzo de 2024, a las 9.20 hrs.

[3] Artículo de la redacción titulado: “Vicente Fox se despide como presidente con popularidad a la baja”, publicado el 28 de noviembre de 2006. [En línea] Visible en el sitio https://www.parametria.com.mx/estudios/vicente-fox-se-despide-como-presidente-con-popularidad-a-la-baja/ Consultado el 29 de marzo de 2024, a las 9.25 hrs.

[4] Artículo de Anabel Hernández titulado: “2024: el dramático final de AMLOlandia”, publicado el 8 de enero de 2024. [En línea] Visible en el sitio: https://www.dw.com/es/2024-el-dram%C3%A1tico-final-de-amlolandia/a-67920544 Consultado el 29 de marzo de 2024, a las 9.30 hrs.

[5] Artículo de la redacción titulado: “‘No soy la copia de AMLO’, exclamó Claudia Sheinbaum luego de ser comparada”, publicado el 2 de agosto de 2023. [En línea] Visible en el sitio: https://www.dw.com/es/2024-el-dram%C3%A1tico-final-de-amlolandia/a-67920544 Consultado el 29 de marzo de 2024, a las 9.40 hrs.

[6] [En línea] Visible en el sitio: https://www.youtube.com/watch?v=AGxahV83i-Y Consultado el 29 de marzo de 2024, a las 9.50 hrs.

[7] Artículo de la redacción titulado: “‘No soy la copia de AMLO’, exclamó Claudia Sheinbaum luego de ser comparada”, publicado el 2 de agosto de 2023. [En línea] Visible en el sitio: https://www.dw.com/es/2024-el-dram%C3%A1tico-final-de-amlolandia/a-67920544 Consultado el 29 de marzo de 2024, a las 10.00 hrs.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *