28 noviembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

El Día del Médico, una ocasión para recapacitar

3 min read
Mario Alfredo González Rojas.

Ya viene el día del Médico. Vaya nuestra felicitación a los médicos de Chihuahua, que con pandemia o sin pandemia, saben cumplir con tan sublime profesión.

Se trata de una celebración que se acostumbra en nuestro país desde 1937, y se instituyó entre las ocasiones de los grandes homenajes, para hacerla coincidir con el establecimiento de Ciencias Médicas en 1833, que fue antecedente de la Facultad de Medicina de la UNAM. La medicina es una profesión de las más nobles y benéficas para el ser humano, que conviene no perder de vista cada año para felicitar a nuestros amigos médicos.

Vale decir, que según datos de la Secretaría de Salud Federal, actualmente hay poco más de 277 mil médicos en el país. Dicha cantidad equivale a 2.1 médicos por cada mil habitantes.  Y haciendo comparaciones, esto representa una de las medias más bajas en relación a los países miembros de la OCDE.

Vaya nuestra felicitación para los profesionales de la salud, que sí ejercen dignamente sus servicios; al lado de ellos, desafortunadamente existen los que no están a la altura, como ya lo hacía ver el dramaturgo y actor francés Moliere, quien publicó a manera de una gran crítica, una obra en la que se ridiculiza a los médicos ineptos. Hizo varias, en las que les pega duro y bonito, muy a su estilo altamente sarcástico. En 1666 apareció el famoso libro “El médico a palos”, obra en la que se trata de un señor que no era médico, y lo hacían serlo muy a su pesar. Le daban de palos, y esa era la manera en que recetaba a cuanto enfermo le ponían enfrente, y todo porque en una ocasión le atinó a dar la medicina apropiada a una persona. Dicho símil retrata a los médicos mal preparados y a los “centaveros”, a los que olvidan que tienen una enorme responsabilidad que cumplir, con ética y con decoro.

Hagamos votos porque haya un mejor desempeño de tan noble profesión. Habrá que repasar muy seguido por los galenos, por los buenos y por los malos, el Juramento de Hipócrates, quien ha sido llamado “el Padre de la medicina”. Hipócrates nació en Grecia, el año 460 antes de Cristo. Dejó un juramento, que dicen, casi recitan, los alumnos de medicina cuando se gradúan. Recordemos una parte del documento:

“Ejerceré mi profesión con inocencia y pureza; me abstendré de suministrar a mujeres embarazadas pesarios o abortivos; evitaré la seducción de las mujeres jóvenes, libres o esclavas; si quebranto el juramento y soy perjuro, caiga sobre mí, la suerte adversa”.

Usted conoce médicos que llevan al pie de la letra estos objetivos. ¿Conoce a quienes no lo hagan así? Felicidades a todos los médicos.

En la actualidad, hay datos desalentadores sobre el servicio que prestan algunos hospitales en el país. En una publicación del periódico español El País, se señala, que las fallas en los hospitales de México, revelan la crisis de la seguridad social. Y se refiere entre otras denuncias, al IMSS, que está catalogado por cierto como la institución de sanidad más grande de América Latina. Indica que es uno de los organismos de los que más se quejan los mexicanos. Informa que la mayoría de las fallas de las instalaciones médicas del IMSS, se refieren a suciedad, expedientes mal integrados, historiales clínicos sin nombre y firma del personal médico, contenedores con residuos infecciosos sin tapa, etc.

No son inventos, es una realidad que hay que desterrar.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.