miércoles, mayo 22, 2024

Destacadas, Mundo

El líder de Donetsk revela qué fue lo que desencadenó la ofensiva rusa en Donbás

Sputnik conversó con el líder de la República Popular de Donetsk, Denís Pushilin, acerca de la situación en la región y los factores que se convirtieron en la gota que colmó el vaso de Donbás y le obligó a adoptar medidas enérgicas.

Según cuenta Pushilin, a finales de 2021 y a principios de 2022, Ucrania comenzó a desplegar armamento y fuerzas cerca de la línea de separación. Al mismo tiempo, EEUU y los países miembros de la OTAN proporcionaban armas —entre ellas drones Bayraktar y misiles Javelin y Stinger— a Kiev.

“Llenaban Ucrania con toneladas de armamentos que se trasladaban a Donbás de manera urgente”, subraya el líder de la república.

La inteligencia local informó a las autoridades de Donbás de que el régimen de Kiev “tenía todo listo para lanzar una ofensiva”.

Pero, al mismo tiempo, las autoridades de Ucrania condujeron a un callejón sin salida las negociaciones de paz celebradas en Minsk, por lo que Donetsk y Lugansk no tuvieron otra opción más que aplicar medidas para proteger a los civiles.

El líder de Donetsk acusa a la OTAN y los Ultranacionalistas de Planear ataques en Crimea y Donbas

“Junto con el líder de la República Popular de Lugansk, Leoníd Pásechnik, solicitamos asistencia a la Federación de Rusia y pedimos al presidente, Vladímir Putin, que reconociera las repúblicas de Donbás y firmara con nosotros acuerdos sobre la amistad y la cooperación que incluyeran la cooperación militar”, revela.

Aquel acuerdo se convirtió en el punto de partida para los cambios en la zona. “Lo estábamos esperando por largos ocho años”, cuenta Pushilin.

Las atrocidades de los militares ucranianos

Pushilin revela que, según estadísticas, los grupos armados ucranianos “solo disparan contra los barrios residenciales de nuestras ciudades” y en los últimos 16 días del conflicto armado, abrieron fuego en casi 800 ocasiones, lo que dejó 26 víctimas mortales y 109 heridos —entre ellos 7 niños— entre los civiles.

En 653 casos, utilizaron “armas pesadas, como los complejos de misiles Tochka-U y BM-21 Grad”. También impactaron en 514 edificios residenciales y 198 objetos de infraestructura civil.