domingo, mayo 26, 2024

Eduardo Fernández, Opinión

El primer debate presidencial del 2024

Perfil humano

Eduardo Fernández Armendáriz.- El pasado domingo 7 de este mes se efectuó el primer debate de los candidatos presidenciales en esta temporada electoral.

Este debate es histórico pues es la primera vez que debaten dos mujeres como finalistas y una de ellas podría ser la primera presidente de México.

Además es la primera vez que se celebra un debate presidencial en las instalaciones del INE y en que participa un aspirante de Movimiento Ciudadano (MC).

La participación de Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez Máynez no fue novedosa pues repitieron sus declaraciones de campaña.

No por ello dejaron de ser interesantes las críticas que se hicieron unos a otros las cuales ya son motivo de pos debates que atraen la atención de los ciudadanos.

Obviamente que el eclipse solar que tuvo lugar al día siguiente eclipsó en los medios al debate pues fue también histórico y de mayor interés mundial.

La usual postura de Claudia no cambió a pesar de que Xóchitl le reclamó las 26 víctimas infantiles del colapso del Colegio Rébsamen debido a un sismo y las 26 muertes por el desplome de los vagones del Metro en la Línea 12.

La candidata del Frente Amplio por México le dijo que por su actitud ante estas tragedias era la dama de hielo.

Con su habitual estilo Xóchitl rechazó las acusaciones de corrupción que le hizo la candidata de Morena y anexos preguntándole a su vez si les aplicaría la ley a los hijos del presidente que han sido denunciados por sus corruptelas.

Aunque hubo los anteriores señalamientos y otros más el debate se desarrolló con normalidad, algo acotado por los tiempos disponibles para cada uno.

Los tres después se consideraron triunfadores y así lo repitieron sus seguidores.

En realidad ninguno tuvo un desempeño sobresaliente como para calificarlo como el vencedor, lo que sí sucedió en anteriores debates presidenciales.

El primer evento de este tipo se celebró hace treinta años y participaron Ernesto Zedillo, quien sustituyó a Colosio después de su asesinato, Diego Fernández de Cevallos y Cuauhtémoc Cárdenas.

En ese debate quien fue considerado como vencedor fue el candidato panista debido a su conocida elocuencia que contrastó con la parquedad habitual tanto del candidato priista como del perredista.

Sin embargo Cevallos no ganó pues se retiró inexplicablemente un tiempo del escenario político y el voto favoreció a Zedillo.

En el 2000 se llevó a cabo otro debate entre Cuauhtémoc Cárdenas, Francisco Labastida y Vicente Fox.

De nueva cuenta el que destacó por su estilo franco y popular fue el candidato panista por lo que se le consideró como el triunfador.

En esta ocasión si le ayudó su participación en los debates a Fox para llegar a la presidencia derrotando al priista a pesar de su amplia ventaja inicial según las encuestas.

En la siguiente elección presidencial del 2006 López Obrador no participó en el debate y fue derrotado en las urnas por Felipe Calderón.

Tenaz AMLO volvió a contender en el 2012 y nuevamente fue vencido por Peña Nieto.

En el 2018 en cambio durante el debate presidencial superó a sus contendientes Anaya y Meade logrando llegar a la presidencia con una alta votación.

Lo anterior lo comento pues actualmente hay un debate sobre la utilidad o no de los debates presidenciales para favorecer o no a los candidatos en las preferencias populares.

Lo positivo es que se continúan realizando y ya veremos cómo resultan los dos siguientes pues son una prueba de que con todo y sus fallas funciona nuestra democracia mexicana.