jueves, junio 20, 2024

Eduardo Fernández, Opinión

El viacrucis de los migrantes

Perfil humano.

Una caravana de más de 3 mil inmigrantes inició hace días una marcha desde Chiapas para llegar a la Ciudad de México para protestar por las condiciones inhumanas que sufren en su recorrido por el territorio nacional. 

A esta protesta la denominaron viacrucis por considerarlo así ya que desde que ingresan al país son extorsionados por agentes de migración, policías, militares y miembros de la guardia nacional. 

Claro que además son secuestrados por grupos criminales que les exigen dinero para liberarlos y en algunas ocasiones inclusive son asesinados si no cumplen con sus demandas. 

Al estar en forma ilegal son vulnerables a toda clase de abusos y por ello ahora exigen sean respetados sus derechos humanos. 

La marcha se dividió en terreno chiapaneco ya que una parte logró que les dieran una licencia humanitaria y los regresaron a Tapachula, otros decidieron continuar con la marcha y el resto permanecer en el municipio donde se instalaron. 

Ahora que se ha iniciado el proceso en contra de los responsables de la muerte de los 40 inmigrantes en Ciudad Juárez se han dado a conocer las anomalías con que funcionaba el INM. 

El centro migratorio que se incendió más que refugio era una prisión de la cual intentaron escapar sin éxito los varones ya que los guardias no les abrieron la única puerta enrejada del local. 

El ala donde estaban las mujeres si fue atendida por una guarida que permitió que pudieran desalojar el inmueble y evitaran así la muerte. 

Un hombre sobreviviente declaró que uno de los guardias le había pedido mil dólares para liberarlo y así evitar ser trasladado a la Ciudad de México. 

Esta tragedia se ha convertido en un símbolo para los migrantes y aluden a ella en sus protestas. 

El siniestro fue noticia mundial y ocasionó que fuera procesado el titular del INM así como otros empleados, aunque por decisión presidencial Francisco Garduño continúa dirigiendo el instituto. 

El viacrucis de los inmigrantes inicia en Suramérica, Centroamérica, el Caribe o incluso en países más lejanos como Rusia, Afganistán y China. 

Para poder llegar a la frontera mexicana con Estados Unidos tienen que desembolsar miles de dólares que obtienen vendiendo sus escasos bienes en su nación de origen. 

La gran mayoría cuando llega a la frontera estadounidense ya no tiene dinero por lo que piden la ayuda de los habitantes de la población en que se encuentran. 

En Ciudad Juárez transitan más de 30 mil migrantes por sus calles, convirtiéndose en una seria molestia para los ciudadanos. 

Esta frontera es atractiva pues al parecer tiene bastantes lugares por los cuales pueden los ilegales pasar a los Estados Unidos. 

El flujo migratorio aumentará a partir de este mes pues finaliza el Título 42 que se había aplicado en el gobierno de Trump. 

Con el pretexto de la pandemia este decreto presidencial ordenaba a los agentes del ICE deportar de forma inmediata al país último de donde procedían a los inmigrantes ilegales. 

La política migratoria con Biden no ha cambiado mucho, aunque el presidente ha prometido hacerlo y ahora que pretende reelegirse será uno de sus temas recurrentes. 

El viacrucis de los migrantes continuará no solo en América sino también en Europa que recibe oleadas de africanos que cruzan el Mediterráneo. 

La migración es un problema complejo creciente debido a las crisis políticas y económicas en los países subdesarrollados, el cual requiere otras soluciones y no solo la detención y deportación de ilegales.