24 mayo, 2022

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Enrique Metinides, el legendario fotoperiodista deja más que un legado visual a México

5 min read
Viviana Mendoza.

Enrique Metinides, leyenda del fotoperiodismo en México, falleció este martes a los 88 años, informó el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL).

“Lamentamos el sensible deceso del fotoperiodista mexicano Enrique Metinides, quien retrató con sensibilidad y belleza algunos de los episodios más trágicos de la vida nacional”, apuntó la dependencia en un mensaje en Twitter y recordó que parte de su obra se encuentra en la colección permanente del Museo de Arte Moderno.

Ante la noticia La Cruz Roja Mexicana publicó en sus redes sociales: 

“La leyenda del fotoperiodismo mexicano será recordada como uno de los primeros fotógrafos en exponer la labor de nuestros paramédicos y dejarnos un gran legado:

Creó las claves operacionales para una mejor comunicación institucional

Propuso que las ambulancias fueran blancas

Apoyó en la instalación del primer equipo de radiocomunicación

Gestionó recursos para la creación del primer helipuerto de emergencia en la CDMX a fuera del hospital de Cruz Roja Mexicana”.

Sobre ese tema, el periodista conocido como “El niño” pues desde los diez años comenzó con la fotografía periodística comentó en una entrevista el 24 de junio de 2011 para la revista de arte contemporáneo “ArtNexus”:

“En la Policía íbamos a visitar a todo el Servicio Secreto, y en Bomberos, si tocaba la chicharra, me llevaban en el carro de los tragafuegos hasta el incendio y había órdenes de que un bombero me llevara en hombros donde no podía entrar el fotógrafo y yo tomaba las fotos: se publicaban en primera plana y me hice famoso […] Por intermediación de ‘El Indio’, el director de La Prensa me invitó a cubrir los asuntos de la Cruz Roja, aunque sin ningún pago. Tenía ya 13 años y me daban un permiso especial que se renovaba cada 30 días para trepar a las ambulancias, a pesar de no cumplir los 18, y, a esa edad, hice el curso de socorrista para tener credencial no sólo para tomar fotografías para La Prensa, sino para atender heridos […]”.

Ese fue el inicio del periodista como voluntario, de lo que se comenta un detalle más publicado en la misma revista:

“Metinides tenía una energía inagotable: se metía en todo y todo lo envolvía; tanto, que sus papás (ya enojados) mandaban a su hermano de 23 años a buscarlo. Lo llevaba a su casa, ya harto, y no quería saber nada de la Cruz Roja. Sin embargo, la inacabable energía del hermano menor lo atrapó y acabó siendo chofer voluntario y maestro del curso de socorristas”.

Aunque es más recordado por su aspecto artístico dentro del periodismo por lo que la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura publicaron esta información acerca del fotoperiodista Enrique Metinides, conocido como el “hombre que vio demasiado”, considerado icono del fotoperiodismo de nota roja en México.

En su infancia inició su acercamiento al séptimo arte por visitas que realizaba a los entonces cines de San Juan de Letrán y el negocio familiar de cámaras fotográficas y rollos. Debido a que tuvo que cerrar su negocio para abrir un restaurante de comida griega, su padre le regaló una cámara, y a partir de ese momento comenzó a tomar fotografías en la calle, imaginando que hacía reportajes en la Alameda Central y Reforma, jugando como cualquier niño.

A los nueve años sostuvo un encuentro con el reportero del periódico La Prensa, Antonio Velázquez, por lo que se convertiría en su asistente después de revisar su peculiar trabajo fotográfico.

Fue considerado en el mundo como uno de los más jóvenes que han existido. Su técnica es reconocida por la belleza oculta en momentos trágicos retratados a través de su lente. Su carrera como fotógrafo de crímenes continuó hasta 1997 cuando se jubiló, pero desde entonces su trabajo ha ganado reconocimiento por méritos propios.

En 2016, con el documental “El hombre que vio demasiado”, bajo la dirección de Trisha Ziff, se le rindió homenaje a una de las miradas más influyentes del fotoperiodismo mexicano, reconocido como el creador de una singular estética sensacionalista y refinada. Este filme no sólo recopila y muestra la obra de Metinides comentada por él mismo, sino que también construye un retrato íntimo del hombre detrás de la lente, de su hogar, su familia, sus múltiples colecciones, sus miedos y obsesiones.

Durante más de 50 años su trabajo reflejó múltiples escenas que nacen de las tragedias que ocurrían en la Ciudad de México. Sus obras han sido exhibidas en Nueva York, Inglaterra, Francia, Polonia, Dinamarca, Holanda y España. El Museo de Arte Moderno resguarda en su acervo una parte de su obra, mientras que presentó en 2018 la muestra “Inasible”, en la que se exhibió la obra de 60 fotógrafos, entre quienes se encontraba Metinides, y se permitió apreciar un conjunto selecto de la colección de fotografía del MAM bajo un ángulo contemplativo y existencial, una analogía entre obras de diferentes épocas y autores, de prácticas diversas, como paisaje bucólico, fotografía de guerra, naturaleza muerta, sublimación del objeto, vanidad, fotografía puesta en escena, ensueño, fotoensayo, erotismo, etc.

Enrique Metinides también es autor de la icónica fotografía con la que registró el derrumbe del Hotel Regis a consecuencia de los sismos en 1985. Sobre el terreno del estacionamiento de ese histórico hotel se levantó dos años después el Museo Mural Diego Rivera.

Crear una fundación, una galería o inclusive un museo son las posibilidades que valora la familia de Enrique Metinides para preservar y difundir el legado del legendario fotógrafo mexicano de nota roja.

Sus hijas Elizabeth, Alexandra y Mónica informaron que el archivo con miles de negativos fotográficos del fotoperiodista se encuentra “bien resguardado” y permanecerá en poder de la familia.

“Queremos proseguir con el legado de nuestro papá. Debemos de pensar y decidir si lo haremos a través de una fundación, una galería o un museo. Él quería mucho a su colección de fotos. También fue un gran coleccionista de juguetes y otros objetos”, señalaron a La Jornada.

La fotografía usada en este texto es de la publicación realizada por Cruz Roja Mexicana. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.