sábado, julio 20, 2024

Destacadas, Mundo

Fabricante de armas pagará 73 mdd de indemnización a deudos por matanza en EU en 2012

Remington indemizará a familias de nueve víctimas del tiroteo en escuela de Connecticut; un juez concede prórroga a empresas para responder a México.

Remington, fabricante estadunidense de armas, pagará 73 millones de dólares a las familias de nueve víctimas del tiroteo en la escuela Sandy Hook, de Connecticut, que dejó 28 muertos en 2012.

Mientras, un juez federal en Massachusetts aceptó dar una prórroga de un mes a las armerías para responder a la demandada del gobierno mexicano, además de que les permitió continuar su defensa en bloque ante la figura de “amigos de la corte” que formaron otros países al sumarse a este proceso judicial.

En diciembre de 2012, un joven identificado como Adam Lanza disparó con un rifle estilo BushmasterAR-15, que fabrica Remington, contra la comunidad de la Escuela Primaria Sandy Hook, lo que dejó 28 muertos, entre ellos el propio agresor y su madre.

En un hecho histórico que puede marcar la ruta para la demanda que el gobierno mexicano mantiene contra las fabricantes de armas, Remington llegó a un acuerdo con deudos de nueve víctimas que, según la agencia AP, es el pago de 73 millones de dólares.

La armería aceptó además que las familias divulguen documentos utilizados en la demanda, incluidas las formas de cómo se comercializó el artefacto, para prevenir a padres y autoridades sobre futuros tiroteos masivos.

En la demanda presentada en 2015, los abogados de las víctimas se enfocaron en demostrar cómo se comercializó la AR-15 usada por Lanza, alegando que dicha publicidad estaba dirigida a jóvenes que miraban dichos productos en videojuegos violentos.

Respecto al acuerdo, Alejandro Celorio, consultor jurídico de la Secretaría de Relaciones Exteriores, aseguró que legitima el señalamiento del gobierno mexicano respecto a la responsabilidad de las empresas demandadas, entre las cuales también se encuentra Remington, en la situación de violencia que se vive en México.

Además, consideró que “el logro de las víctimas de Sandy Hook debe poner en alerta a los inversionistas de empresas que fabrican y distribuyen armas, así como las empresas aseguradoras que les sirven, sobre el daño económico que enfrentan por sus prácticas comerciales negligentes”.