martes, mayo 28, 2024

Destacadas, Educación

Falleció el coach Jesús Francisco “Rufo” Torres todo un personaje del deporte

Fue coach internacional de básquetbol; jugó béisbol con la UACH y gustaba del rebote de palmeta.

Falleció en Ciudad Juáez, el coach Jesús Francisco “Rufo” Torres López, todo un personaje del deporte que donde se paraba creaba polémica y defendía con garra y argumentos sus posiciones tanto en el básquetbol, donde trascendió hasta alcanzar niveles nacionales e internacionales, como en el béisbol que era otro de sus deportes favoritos.

Rufo de plano no quería irse. Según esto se fue y regresó, y mantuvo en capilla a muchos amigos y aficionados que incluso especulaban con su presunta muerte, y seguía moviendo sus ojitos siempre vivarachos que casi decían aquí estoy, sigo vivo, aún no me borren.

Tenía que ser, un gran día como el 21 de marzo, entrada de la primavera, para que finalmente el buen Rufo diera su brazo a torcer y dejara de existir.

Mucho se puede decir de Rufo, especialmente en el terreno del básquetbol donde incursionó en terrenos estatales, nacionales y eventos internacionales.

Incluso en Circuitos Profesionales de Básquetbol como el CIMEBA donde ganó un título dirigiendo a San Luis Potosí y con Dorados y equipos veracruzanos.

Como jugador fue dirigido por el recordado Maestro Pedro Barba, que se decía a voz en cuello, que lo utilizaba para “ hablandar” a los líderes adversarios, incluso representó a México en eventos internacionales.

Especial recuerdo guardo de su participación como coach del Básquetbol Estudiantil con los Indios de la UACJ, y los agarrones en la cancha que se daban con los Leones de la UdeG del siempre aguerrido “viejo” Romo; agarrones que se extendían hasta las caminatas por la banqueta rumbo al hotel, siempre discutiendo fuerte y airadamente, y yo tratando de actuar como moderador de dos tremendos broncos del básquetbol dentro y fuera de la duela.

Qué tiempos aquellos. Tratando de calmar las ansias y el coraje deportivo de un poste del norte contra un bravo de Occidente como el recordado “Viejo” Romo, que vivían verdaderas guerras entre el gimnasio y el hotel en Guadalajara.

Recuerdo de manera especial, con singular emoción, la participación del Rufo como primera base de la UACH al mando de Carlitos Duarte –QEPD- en el béisbol municipal y el regional estudiantil de béisbol en la Ciudad capital.

Era una verdadera antena en la primera almohadilla, que sin embargo, rezaba- eso me confesaba- cuándo le llegan los tiros directos de Mario el “Coruco” Mendoza desde las paradas cortas.

Uff que tiro tan duro tiene el Coruco desde las paradas cortas- vd- al menos tu- Vale, no recibes tiros tan fuertes de Mario en la segunda base, jejeje y a reír a carcajadas partidas los dos.

Claro, me decía, ese “Coruco” tiene un rifle en el brazo derecho, al fin ligamayorista después, lujo que debes presumir como su segunda base, Vale, me decía.

Fue buen jugador de béisbol, pero fue mejor como basquetbolista.

Y cómo persona, ahí si me quito la cachucha y me pongo el sombrero o al revés volteado. Era un amigo de verdad. Eso sí muy claridoso cuando se requería.

Tuve oportunidad de compartir los alimentos en su casa cuando vivía en Chihuahua, donde se platicaba muy a gusto con la “Guera”, su querida esposa, que se le adelantó en el camino, y que siempre que lo veía no faltaba el comentario sobre los ricos guisos que preparaba; ahí conocí igual a Helman cuando era pequeño.

Otro deporte que practicaba y al que me invitaba seguido era el rebote de paleta -al fin de Parral- y aunque se entusiasmaba mucho y le sobraba estatura, le faltaba velocidad, pero estuvimos juntos en varias ocasiones en el rebote de San Felipe, donde hacíamos cancha y compartíamos bebidas espirituosas junto con su hermano Toto, QEPD.

De su paso por la Facultad de Educación Física de la UACH, Rufo siguió mostrando su don de liderazgo y su “colmillo” al ser elegido como presidente de la Sociedad de Alumnos y representante de los egresados para conseguir padrino en el CDOM en la Ciudad de México.

En su momento Rufo cambió su residencia a Ciudad Juárez, trabajó como coach de basquetbol, jugaba softbol lento, incluso existe una anécdota, de que cuando llegó a trabajar por primera vez como “profe” a la secundaria 3 turno vespertino de Ciudad Juárez, el director reunió al personal para presentarlo y la soltó directa: en este momento, van ustedes a conocer a un verdadero profesor de Educación Física.

Y la verdad si: Rufo iba elegantemente vestido de pantalonera de lujo negra abotonada y camisola sin cuello blanca con ribetes dorados, bien peinadito y claro: dejó con los ojos cuadrados a todos los asistentes.

Todavía hace dos años nos vimos y reímos a todo pulmón recordando pasajes del anecdotario de aquellos tiempos, durante la reunión de egresado de la generación 1969-1973 de la Facultad de a Educación Física de la UACH, que se celebró en la Ciudad de Chihuahua, siempre acompañado de su hijo Helman.

Gratos momentos, recuerdos increíbles, vientos de vida aún soplaban.

Descansa en Paz, querido y siempre apreciado amigo Rufo. Condolencias a la Familia Torres Velasco. Sus funerales en Mausoleos Luz Eterna de Ciudad Juárez.