lunes, abril 22, 2024

Gerardo Cortinas Murra, Opinión

Fracaso la reforma constitucional integral 23 de octubre de 2023

El 16 de marzo del 2022 se instaló la Comisión Legislativa Especial para darle seguimiento al proyecto legislativo ‘Reforma Integral de la Constitución del Estado’. 

Los diputados integrantes de esta Comisión legislativa representaban, inicialmente, a las corrientes políticas que conformaban los cuatro grupos parlamentarios de la actual Legislatura del Congreso Local.

Para tal efecto, se aprobó una agenda de trabajo en la que habría de promoverse la participación directa de la ciudadanía chihuahuense, a través del ‘Parlamento Abierto’. Se organizaron una serie de actividades, entre ellas, unos ridículos ‘Conversatorios’ en los que tan solo participaron diputados y funcionarios públicos, quienes expresaron opiniones relativas a la exigencia de nuevos principios constitucionales; pero, sin aportar iniciativa de ley alguna.

De igual manera, los diputados integrantes de la Comisión Especial realizaron varias reuniones ‘informales’ con el sector empresarial y con los órganos constitucionales autónomos estatales (IEE, TEE e ICHITAIP) con la finalidad de que formularan sus propuestas de reforma constitucional, en lo concerniente a su ámbito de competencia.

En el micrositio del Congreso (Reforma Constitucional Integral) se indican los 22 ‘ejes temáticos’ que “guiarán la reingeniería constitucional, que mejorará la estructura y funcionamiento normativo, con una mayor participación ciudadana, transparencia y profesionalización”:

El 22 de junio del 2022, la Comisión Especial presentó una iniciativa de ley “para efecto de reformar de manera integral la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Chihuahua” que, en pocas palabras, es una burda mezcla de las 44 iniciativas de reforma constitucional que habían sido sido presentadas por los diputados locales; misma que puede ser consultada en el link:

://efaidnbmnnnibpcajpcglclefindmkaj/https://www.congresochihuahua2.gob.mx/biblioteca/iniciativas/archivosIniciativas/18558.pdf

A mi parecer, de la simple lectura de la iniciativa de reforma constitucional presentada por la Comisión Especial, será imposible su aprobación, dada la férrea postura del grupo parlamentario de MORENA de incrustar en la Constitución Local las ridículas y absurdas reformas al Pacto Federal promovidas por el Presidente López Obrador; aunado a los infames criterios de jurisprudencia, en materia de derechos humanos, adoptados por el Pleno de la SCJN.

A más de un año y medio en que fue anunciada la reforma integral a la Constitución Local, la pugna entre los coordinadores parlamentarios del PAN y de MORENA, es una constante cotidiana.

Así, por ejemplo, el coordinador de MORENA, Cuauhtémoc Estrada, afirma que “la reforma constitucional está detenida por la falta de voluntad y trabajo del coordinador del PAN”.

Por su parte, la postura del coordinador del PAN, Alfredo Chávez, es que “no se realizarán reformas al vapor que perjudiquen a las instituciones… la Reforma Constitucional no avanza porque hay temas en los que el PAN y MORENA no se ponen aún de acuerdo”.

Así las cosas, dada cuenta que ya estamos inmersos en los procesos electorales concurrentes, resulta evidente que el entuerto legislativo para que la reforma integral a la Constitución Local pueda ser concretado -dentro de los 10 meses siguientes- es más que imposible.

Lo anterior, toda vez que el Pacto Federal prohíbe que sean aprobadas reformas fundamentales en materia político-electoral; como lo son, entre otras, la reducción de los integrantes del Congreso Local y de los Ayuntamientos, la reducción del financiamiento público a los partidos políticos.

OTRO SI DIGO:

Por este conducto, me permito hacer una sugerencia pública a los actuales diputados locales: 

Por el resto de la actual Legislatura, olvídense de la reforma integral. Existen tópicos constitucionales que exigen una inmediata reforma constitucional. La más importante; la relativa al procedimiento de selección de los magistrados del TSJ. 

Ya basta de reproches legislativos ociosos. Los chihuahuenses rechazamos una polarización política, sustentada en vanos caprichos personales y/o en consignas políticas de los gobernantes en turno.