miércoles, junio 19, 2024

Estado

Ha brindado el Centro Regional de Radioterapia más de 9 mil atenciones a un año de su inauguración

María toca la campana de la victoria contra el cáncer; llama a no tener miedo al diagnóstico temprano.

A un año de su inauguración, el Centro Regional de Radioterapia en la Zona Norte (CRRZN) ubicado a un lado del Hospital Infantil de Especialidades entre Vicente Guerrero y Arizona ha brindado, al cierre de abril pasado, 9 mil 664 atenciones.

María Machado, es una mujer que logró tocar “la campana de la victoria” frente al cáncer gracias a su fortaleza y a las terapias recibidas en el CRRZN. Como paciente beneficiada destacó que resulta indispensable que aquellos que tengan sospecha de alguna afección oncológica busquen apoyo de inmediato para así evitar complicaciones futuras.

La historia de María y su lucha contra la enfermedad, inició cuando ella se detectó un bulto en uno de sus senos, sin embargo, creyó que se trataba de algún absceso benigno y no acudió a tratarse hasta que este empezó a crecer. Aceptó que tuvo miedo, pero se animó a practicarse estudios tras los cuales fue diagnosticada con cáncer. Ahora, ya en recuperación, hizo un llamado a las personas a que no tengan temor y aprovechen los servicios del Centro.

“No tengan miedo, con el avance que ustedes tengan van a salir adelante. Échenle muchas ganas, cuando empiecen ustedes a sentir algo no dejen de ir con su doctor y hacerse sus estudios para que salgan más rápido adelante y se los detecten de volada”, dijo y agradeció al personal de la Secretaría de Salud del Estado por su dedicación en cada tratamiento.

María explicó que este tipo de enfermedades toman fuerza en el desconocimiento e igual en el silencio, pues por pena hay quienes evitan someterse a un diagnóstico temprano. Sin embargo, sentenció que no por el hecho de eludir la valoración profesional y conocer el resultado, la enfermedad se irá; por ello, apeló a la conciencia para que, ante cualquier sospecha se busque ayuda de inmediato.

“Yo me detecté una bolita en el pecho y no me la traté hasta que empezó a crecer, y ahí sí fue cuando me dio miedo. De volada fui a hacerme los estudios y resultó que era cáncer. Me retiraron mi pecho y me dieron las terapias; ya solo voy a hacerme mis estudios para ver si estoy bien, pero no tengan miedo. Van a salir adelante”, aseveró luego de que la campana de la victoria tañera.