18 junio, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Impacta la cinta “El Padre”, un relato desgarrador sobre el deterioro mental

4 min read
Viviana Mendoza.

La ópera prima del director Florian Zeller, “El Padre”, es un retrato desgarrador sobre la demencia que le ha valido la nominación a seis premios Óscar.

De acuerdo con el director, que en su juventud convivió con el Alzheimer de su abuela, lo que intentó transmitir directamente al espectador fue la desorientación espacial y mental de la realidad confusa y deformada donde se repiten acciones y cambian personajes de tal forma que te sientes como el propio enfermo.

Anthony Hopkins interpreta a Anthony (el personaje tiene su mismo nombre), un hombre de 80 años incisivo, algo inteligente, irónico y terco que, aunque haya empezado a sufrir deterioro mental, sigue insistiendo en vivir solo. Rechaza todos y cada uno de los cuidadores que su hija Anne (Olivia Colman) intenta contratar para que le ayuden en casa. Anne ya no lo puede visitar diario y nota que la mente de su padre empieza a fallar y se desconecta cada vez más de la realidad. La hija vive angustiada tanto por acompañar el ir y venir de sus recuerdos, como por el dilema que muchos hijos en esta situación viven: optar por seguir sus sueños o por el sentido del deber para con una persona que ya no la reconoce.

Para ver el avance:

Según la página “Tomatazos” Medio de cine que reúne las reseñas, tráilers, noticias, críticas y calificaciones de películas y series en cartelera, televisión y streaming. Es innegable el éxito que ha tenido “El padre” – 100% a nivel internacional, tal reconocimiento la ha llevado a estar nominada en ceremonias de premios importantes como los premios BAFTA, los Globos de Oro, los premios Goya, entre otros. Próximamente la veremos competir en los premios Óscar por las siguientes categorías: Mejor película, Mejor guión adaptado, Mejor actor, Mejor actriz de reparto, Mejor montaje y Mejor diseño de producción.

Las reseñas en esa página señalan que “El Padre” posee una narrativa espléndida que recuerda por momentos a otras cinta como “Memento” – 92% (Christopher Nolan, 2001) o “El Club De La Pelea” – 80% (David Fincher, 1999) por la forma poco confiable en la que nuestro protagonista percibe la realidad, además de utilizar elementos propios de géneros como el thriller psicológico o el terror, sin alejarse demasiado del drama, para plasmar de forma honesta en la pantalla la mezcla de emociones que se desencadenan naturalmente en una persona que sufre de demencia, como lo son: paranoia, ira, tristeza, soledad y sensación de aislamiento.

Las interpretaciones ofrecidas por Anthony Hopkins y Olivia Colman no pasaron desapercibidas en el radar de los críticos, quienes elogiaron a ambos por el rango actoral que desplegaron en su retrato de padre e hija; por una parte Colman entrega una de las mejores actuaciones de su carrera al ponerse en los zapatos de una mujer a la cual su padre le rechaza cualquier tipo de ayuda o cuidado, por lo que deberá afrontar el duelo de irlo perdiendo paulatinamente conforme la enfermedad avanza, no sin antes tratar de acercarse a él, emprendiendo un recorrido en el cual ambos deberán aceptar su nueva realidad. En el caso de Hopkins, hace muestra de sus capacidades artísticas al tomar de la mano a la audiencia y hacerle sentir de primera mano la confusión de su personaje en un escenario que se vuelve cada vez más distorsionado, desordenado e incluso ambiguo. El desempeño del actor en la cinta logró conmover a la prensa alrededor del mundo, pues en diferentes reseñas se menciona que, para el cierre del film, el no derramar una lágrima o terminar con el corazón roto será imposible.

La dirección y el guión de Florian Zeller fueron elogiados de igual manera por el enfoque desgarrador e incluso surrealista que le da a un tema tan delicado como lo es la demencia; aprovechando la plataforma para traer a discusión una realidad que muchas veces no todos pueden comprender. Los críticos hacen hincapié en como los primeros 15 minutos del largometraje son una clase magistral de cinematografía, contextualizando perfectamente al espectador con lo que va a presenciar, una vez establecido esto, el director se encarga de ir construyendo la tensión con escenas contundentes que resultan en un tercer acto increíblemente poderoso. Esto no es de sorprenderse, pues la cinta es una adaptación de su propia obra teatral homónima estrenada en 2012, la cual recibió numerosos reconocimientos en todo el mundo, posicionando a Zeller como uno de los dramaturgos contemporáneos más interesantes de la década.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.