2 diciembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Impugnación y entrega-recepción

3 min read
Benito Abraham Orozco Andrade.

Una vez concluida la Jornada Electoral del pasado 6 de junio, aún quedan pendientes por atender, tanto dentro del propio proceso electoral, como en lo relativo a la conclusión e inicio de encargos públicos.

Habrá quienes no tengan claro —y que ni siquiera se hayan preocupado por investigar— si en el supuesto de que alguna elección haya sido impugnada, deba esperarse a que los recursos de inconformidad respectivos sean resueltos (o cualquier otro medio de impugnación), para poder iniciar los trabajos de entrega-recepción correspondientes.

Pues bien, de acuerdo con lo establecido en el artículo 6, numeral 2, de la Ley General del Sistema de Medios de Impugnación en Materia Electoral (de observancia general en toda la República), “en ningún caso la interposición de los medios de impugnación previstos en esta ley producirá efectos suspensivos sobre el acto o la resolución impugnado”, con la salvedad de las medidas cautelares en materia de propaganda política en radio y televisión.

En consecuencia, cuando la autoridad electoral haya emitido la constancia de mayoría a quien hubiere obtenido el mayor número de votos en la elección de que se trate, no debe ser pretexto el que haya sido interpuesto un medio de impugnación para que otra instancia haga las demás declaratorias constitucionales y/o legales a que haya lugar, o para que inicien los trabajos de entrega-recepción atinentes.

No obstante, si al resolverse en la última instancia el medio de impugnación respectivo, no resulta favorecido el candidato que había sido considerado ganador, pues deberá revocarse la constancia de mayoría correspondiente, quedando sin efecto los demás actos generados como consecuencia de aquella (entre ellos la entrega-recepción que en su caso se haya llevado a cabo).

Atendiendo a lo anterior, quien tenga en su poder la constancia de mayoría ya se encuentra en posibilidades de entablar pláticas y de iniciar la entrega-recepción concerniente, ya que además, es de suma importancia que tales actividades comiencen a la brevedad para poder tener el tiempo suficiente que se requiere para efectuar una sucesión que ofrezca transparencia, certeza y seguridad jurídica para quien recibe como para quien entrega.

Cabe destacar, que las actividades en comento implican una revisión exhaustiva de los recursos humanos, materiales, financieros y del estado en que se encuentran los programas en curso, entre otros aspectos, por lo que tratándose de una gubernatura o presidencia municipal, es fundamental aprovechar el mayor tiempo posible para estar en condiciones de que se realicen las aclaraciones que vayan surgiendo, independientemente de que posteriormente también se puedan llevar a cabo, según lo dispone la normatividad respectiva.

No nos confundamos —o queramos confundir—: la interposición de un medio de impugnación en contra de una elección no es motivo para que no se pueda iniciar la entrega-recepción correspondiente, mientras aquel no haya sido concluido con una sentencia revocatoria.

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.