miércoles, julio 06, 2022

Deportes

Incrementaron al doble filtraciones en alberca de la ciudad deportiva

Derivado de inspecciones visuales y desarrolladas, se consideró que las condiciones que actualmente presenta tanto la alberca como sus instalaciones no son las adecuadas en términos de seguridad y eficiencia para operar una apertura al público.

En atención a la importancia de cumplir con la misión del Instituto Chihuahuense del Deporte y Cultura Física, ante la sociedad chihuahuense, y en apego a los ejes estratégicos de la actual administración del Gobierno del Estado, especialmente los relacionados con un gobierno responsable, un desarrollo económico sustentable, y la infraestructura y desarrollo humano y social, resultan de urgente atención ejecutiva las consideraciones técnicas que se especifican a propósito de la Alberca Olímpica de la ciudad deportiva, en la capital del estado.

Como antecedente, se dio a conocer que, en el mes de junio de este año se reportó por primera vez, la filtración de agua por una cantidad de 31,000 litros diarios de agua. Asimismo, en agosto se detectó un aumento en la perdida de agua por 60 mil litros diarios.

En un dictamen preliminar, se desglosó qué, el vaso de la alberca está sumamente deteriorado. La mayoría de las piezas de cerámica se encuentran fracturadas y carece de sello de boquilla. Lo anterior deja abierta la posibilidad de que la losa estructural del vaso de la alberca tenga grietas, ya sea en su cuerpo y/o las perforaciones de las tuberías de drenaje que perforan la losa.

De igual manera, en la trinchera de la alberca sus muros presentan mínimas filtraciones de agua y el sistema de iluminación no funciona. Se descarta sea aquí la filtración del agua.

Además, en el cuarto de máquinas se identificó que los equipos son los mismo de 1998, por lo que resultan obsoletos para la actual operación debido a su alto gasto de energía eléctrica y de gas, y será complicado encontrar posibles refacciones de estos equipos.

Asimismo, en las instalaciones interiores, se detectó qué, el sistema de ventilación no está operando, lo cual implica que la humedad se concentre y en adición al gas-cloro, que la propia agua de la alberca expide, provoca altos y acelerados estados de corrosión en todos los elementos metálicos como: rejillas, butacas, puertas y la cubierta estructural (techo). El inmueble cuenta con 24 ventilas barométricas que tiene como objeto liberar el exceso de humedad; sin embargo, ninguna está en funcionamiento.

En la estructura metálica de la cubierta, se muestra un alto grado de oxidación de la mayoría de los nudos estructurales donde convergen los tubos que forman las membranas y se unen por medio de soldadura.

Ante esta situación, se cerró el suministro de la red municipal, se apagaron los equipos de bombeo, se revisó el sistema de válvulas del retro lavado, se dejaron testigos en el nivel del agua.

En términos generales y derivado de inspecciones visuales y desarrolladas, se consideró que las condiciones que actualmente presenta tanto la alberca como sus instalaciones no son las adecuadas en términos de seguridad y eficiencia para operar una apertura al público.