domingo, abril 14, 2024

Opinión

Iniciativas constitucionales; requiem para un presidente

Hablando y escribiendo

Ernesto Avilés Mercado*.– La serie de reformas constitucionales que el presidente López Obrador presentó ante el Congreso de la Unión están orientadas políticamente a mantener en el poder a la candidata de su partido, mediante el uso de las estrategias electorales que en las mañaneras promueve desde Palacio Nacional.

Dentro de las más importantes, destacan la relacionada con las pensiones para las personas que han alcanzado el tiempo de trabajo asalariado establecido por la ley, además de las pensiones del programa bienestar, donde propone que las reciban personas desde los 65 años, en lugar de los 68 que hoy se establece.

Actualmente, las pensiones son una de las grandes presiones que tienen las finanzas públicas. Tan solo para este año, se esperan que 22 de cada 100 pesos del presupuesto se destinen a ellas, considerando las contributivas y la Pensión para el Bienestar.

La aprobación de estas reformas implicaría que el Estado mexicano asuma un pasivo contingente que se incrementará al ritmo de crecimiento de la población de adultos mayores en el país, el cual será significativo a lo largo de las siguientes décadas.

De acuerdo con las proyecciones del Consejo Nacional de Población, se espera que en los próximos 26 años, la población de personas de 65 y más se duplique aumentando de 11.2 millones en el 2024, a 26.8 millones en el 2050.

En tanto, el problema del Fondo de Pensiones para el bienestar es que los recursos que lo financiaran no son recurrentes, lo que representa una limitante, ya que podría ser incapaz de cubrir los nuevos compromisos en materia de pensiones.

Otra iniciativa contempla que las personas que alcancen su jubilación reciban el 100% de su último salario, teniendo como tope el monto de 16 mil 776 pesos mensuales.

En la misma iniciativa, se establece que las fuentes de financiamiento serán la venta de bienes de las paraestatales, el ahorro que se realice al desaparecer los organismos públicos descentralizados y autónomos, además de un fondo semilla de 65 mil MDP que se integrará adicionalmente con los ingresos obtenidos del tren Maya.

Es importante destacar que, para este año, se tiene destinado para el pago de pensiones 400 mil MDP.

En materia de vivienda, la iniciativa contempla que el INFONAVIT podrá volver al esquema que se tenía hasta el 92, donde la institución se encargaba también de la construcción de vivienda y ante los esquemas de opacidad que se han implementado, los niveles de corrupción podrían aumentar de manera considerable.

Sin embargo, la iniciativa más importante será la relacionada con la reforma judicial, la cual propone que los jueces, magistrados y ministros sean electos mediante voto directo por parte de la ciudadanía.

A diferencia de los otros dos poderes, el Poder Judicial no se constituye mediante mecanismos de democracia directa; es decir, por voto popular. Esto proviene de la especial naturaleza de sus funciones: éstas la deben ejercer profesionistas del derecho que dominen la técnica jurídica, sean independientes a intereses políticos y cuenten con un amplio reconocimiento ético. La legitimación democrática del Poder Judicial, y en especial de la Suprema Corte, radica principalmente en sus sentencias.

En la medida que las resoluciones judiciales están apegadas al marco constitucional, éstas legitiman el actuar democrático de la Suprema Corte, pues al procurar que en todos sus asuntos se resuelvan con base en la Constitución, protegen la máxima expresión de la voluntad que el pueblo mexicano plasmó históricamente en el pacto constitucional. 

Al marco constitucional.

Ojalá y nuestros representantes en el Congreso de la Unión, tengan la capacidad para discernir entre lo que nos conviene como país, se apruebe lo que se deba y no se deba lo que se aprueba…ojalá.

*Abogado litigante, miembro de la FECHCA y la AECHIH.