viernes, abril 12, 2024

Opinión

Jueves negro en Juárez, delito: terrorismo

Hablando y escribiendo.

El pasado viernes, en la mayoría de los medios de comunicación escritos, así como portales informativos, aparece la fotografía, del licenciado LUIS ALFONSO RIVERA CAMPOS, como inminente nuevo rector de nuestra Universidad Autónoma de Chihuahua, gracias a un amplio consenso que se presentó – se asegura- en las últimas semanas entre los integrantes de la comunidad universitaria.

Una de las máximas que se han establecido en política, es que las formas constituyen también el fondo.

Para nadie que conozca la universidad es motivo de sorpresa el albazo y destape institucional que se presenta hoy y que sin duda marca una línea política en la que buscarán se amplíe el consenso entre los integrantes del Consejo Universitario.

Apenas en Noviembre del 2019, Rivera Campos fue electo como director de la Facultad de Derecho, una de las más importantes instituciones que integran nuestra Universidad y desde entonces se ha destacado de manera importante, llevando a cabo acciones que promueven el mejoramiento constante del nivel académico, la excelente relación entre los catedráticos, así como la postura propositiva, buscando la superación permanente de la institución.

Luis Alfonso Rivera Campos, al igual que muchos catedráticos universitarios, no solamente los que se había mencionado como aspirantes a la rectoría, cuentan con los requisitos personales para ocupar la máxima representación de la UACH; el amor a nuestra institución, el desarrollo de acciones profesionales desde la academia, el profesionalizar cada día la actividad de enseñanza y buscar desempeñar mejor su actividad, es también un factor común entre todos ellos.

Además de nuevas personas, lo que más requiere en estos momentos la UACH, es que quien ocupe la rectoría abra espacios de diálogo entre todas las corrientes de pensamiento universitario, que no se descuide la calidad de la enseñanza, que se reconozca que el concepto de unidad no se basa en la imposición, como tampoco en el uso indiscriminado de la nómina para alcanzar acuerdos.

La transparencia y el uso adecuado de los recursos económicos, son prioridades que se deben tomar en cuenta para la nueva administración de la Universidad.

Ni perdón ni Olvido, ha señalado la gobernadora Maru Campos, pariente directa del todavía director de la Facultad de Derecho, para quien o quienes han desviado recursos del erario público, sino que sea la justicia la que se encargue de sancionar las malas conductas o bien, que sea la sociedad la que se le reconozca.

Dentro de las primeras acciones que se espera sean tomadas en cuenta por parte del que será el nuevo rector de la UACH, son lo elevado de las cuotas de inscripción en las facultades, el que se ponga orden en las demás acciones y servicios que representan un gasto importante para los alumnos y que se terminen los negocios personales y de grupo, porque cualquier acción tiene un costo y en la mayoría de los casos, al final el que tiene la obligación de pagar es el alumno.

Que los maestros que se han comprometido a impartir sus cátedras, asistan con mayor regularidad, que se actualicen como profesionales en su rama, que vayan acorde al compromiso social de desarrollo integral de nuestra máxima casa de estudios.

En un proceso de elección, la unanimidad no existe, pero lo que si prevalece es la postura de diálogo permanente y el compromiso por buscar las coincidencias en los propósitos comunes.

Es importante que en este proceso, la Unidad Universitaria se exprese de la mejor manera y que a pesar de los destapes institucionales, se busquen los acuerdos que permitan que la UACH, se mantenga en el camino de la superación y el desarrollo….ojalá

El acusar directamente a los participantes en las acciones de violencia en contra de la ciudadanía, el pasado jueves negro en la fronteriza Ciudad Juárez, por los injustos de daños y violencia en contra de la paz pública, es poco menos que nada.

El articulo 139 del código penal Federal establece;

         Artículo 139

Se impondrá pena de prisión de quince a cuarenta años y cuatrocientos a mil doscientos días multa, sin perjuicio de las penas que correspondan por otros delitos que resulten:

I.              A quien utilizando sustancias tóxicas, armas químicas, biológicas o similares, material radioactivo, material nuclear, combustible nuclear, mineral radiactivo, fuente de radiación o instrumentos que emitan radiaciones, explosivos, o armas de fuego, o por incendio, inundación o por cualquier otro medio violento, intencionalmente realice actos en contra de bienes o servicios, ya sea públicos o privados, o bien, en contra de la integridad física, emocional, o la vida de personas, que produzcan alarma, temor o terror en la población o en un grupo o sector de ella, para atentar contra la seguridad nacional o presionar a la autoridad o a un particular, u obligar a éste para que tome una determinación.

Como se podrá observar, los elementos para tipificarlo existen, faltando solamente lo relacionado con la presión que se ejerció por parte de los Mexicles, para que se detuvieran a los responsables de la muerte de sus compañeros cumpliendo condenas en el CERESO de aquella ciudad.

El fiscal tiene mucho que explicar con lo relacionado con la presencia de personas armadas dentro de las instalaciones del penal, los cuales tenían como objetivo, privar de la vida a los integrantes de la banda contraria.

El alcalde Crùz Pérez Cuellar, públicamente le pidió al fiscala le respondiera sobre lo que se presentó en el CERESO, puesto que de lo que ahí sucedió, se derivó el desbordamiento de la violencia.

*ABOGADO INTEGRANTE DE LA FECHCA Y DE LA AECHIH