miércoles, julio 24, 2024

Aída Holguín Baeza, Opinión

Juventud Indígena: agente de cambio hacia la autodeterminación

Desde 1994, cada 9 de agosto se conmemora el Día Internacional de los Pueblos Indígenas. Día que debe servir para tomar y crear conciencia sobre la situación en la que estos pueblos se encuentran.

Según las cifras de las Naciones Unidas, existen alrededor de 476 millones de indígenas viviendo a lo largo de 90 países (poco más del 5 por ciento de la población mundial) y, sin embargo, se encuentran entre las poblaciones más desfavorecidas y vulnerables representando el 15 % de los más pobres.

Es por eso que, en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, la ONU exhorta a sus Estados miembros a adoptar las acciones necesarias para garantizar el reconocimiento y respeto debidos a los derechos de estos pueblos.

Entonces, dado que entre los derechos de los pueblos indígenas está el de la autodeterminación; es decir, a tomar sus propias decisiones y llevarlas a cabo de manera significativa y culturalmente apropiada para ellos, este este año, a través del lema “Juventud Indígena, agente de cambio hacia la autodeterminación”, las Naciones Unidas reconocen el papel que los jóvenes indígenas están desempeñando como agentes de cambio en la lucha por la autodeterminación, haciendo así un llamado a reivindicar la posición que deben ocupar los jóvenes Indígenas en la toma de decisiones.

En ese y con ese contexto, las Naciones Unidas enfatizan que, dado que el futuro de la juventud indígena depende de las decisiones que se tomen hoy, su participación es imprescindible y decisiva en los esfuerzos globales hacia la mitigación del cambio climático, la consolidación de la paz, la cooperación digital, la búsqueda de justicia para sus pueblos, y la creación de una conexión intergeneracional que mantenga vivas su cultura, sus tradiciones y sus contribuciones.

Y sí, aunque los jóvenes indígenas ya están participando dedicada y comprometidamente en los esfuerzos globales ya mencionados, aún no pueden hacerlo a plenitud y con todo su potencial debido a las exclusiones, desigualdades y discriminaciones a las que, de una u otra forma, en mayor o menor grado o en uno u otro momento, son sometidos en prácticamente todos los ámbitos.

El asunto es que, tal como lo observa la ONU, a lo largo de la historia, los derechos de los pueblos indígenas han sido siempre violados y, actualmente, se encuentran entre las poblaciones más vulnerables y perjudicadas del mundo. Y es precisamente por eso que existe la urgente necesidad de tomar medidas pertinentes que protejan y garanticen sus derechos y, con ello, contribuir al mantenimiento de sus culturas y formas de vida a partir de su derecho a la autodeterminación o libre determinación.

A modo de complemento, finalizo citando lo dicho alguna vez por escritor, poeta, profesor, etnólogo peruano, José María Arguedas: En la medida que el ámbito indígena se difunde y colora a los otros grupos y realidades; en la medida que se proyecta sobre ellos, la diversidad de sangres, cultura e intereses adquiere el frescor rudo de una esperanza inédita, y la sabiduría absorta de quien empieza reconocer su fortaleza.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com