jueves, junio 20, 2024

Carlos Jaramillo Vela, Opinión

La Columna de Jaramillo

  • Mario Mata y Salvador Alcantar advierten al Gobierno Federal: ¡No se llevarán el agua de Chihuahua!

Recientemente se realizó una interesante rueda de prensa en la ciudad de Delicias, siendo encabezada por los ingenieros Mario Mata Carrasco y Salvador Alcantar Ortega, en sus respectivos caracteres de Director Ejecutivo de la Junta Central de Agua y Saneamiento del Estado de Chihuahua, y Diputado Federal por el V Distrito. También fungieron como protagonistas del encuentro con periodistas los alcaldes de algunos municipios de la región centro-sur del Estado de Chihuahua, tales como Jesús Valenciano, de Delicias, y Aidé López, de Saucillo, así como los representantes de los usuarios de los Módulos de Riego existentes en esa importante zona agropecuaria de Chihuahua.

La citada reunión con comunicadores dejó en claro las sinrazones de los embates que en el año 2019 dirigió el Gobierno Federal contra los agricultores y demás productores agropecuarios de Chihuahua, al vaciar las presas de la entidad sin razón ni derecho, así como mediante el uso de la fuerza armada -e incluso con un reprobable homicidio perpetrado por la Guardia Nacional-, ello con el fin de entregar al Estado de Tamaulipas el agua de las mujeres y los hombres del campo chihuahuense. Sin embargo, el motivo de la reunión fue dar a conocer lo que al parecer ya constituye una nueva ofensiva autoritaria e ilegal del Poder Ejecutivo Federal contra Chihuahua, y que de llegar a concretarse sería la peor sinrazón de todas las que hasta el momento ha esgrimido el actual Gobierno de México, en perjuicio de las y los chihuahuenses: es decir, la maquinación de un nuevo plan para vaciar las presas de Chihuahua mediante otro atropello al derecho de los agricultores de nuestra entidad.

Es de reconocerse el liderazgo que Mario Mata y Salvador Alcantar han generado en torno al apasionante y trascendental tema del agua de Chihuahua, pues durante el perjudicial conflicto ocasionado por el Gobierno Federal en los años 2019 y 2020, cuando el primero de éstos se desempeñaba como Diputado Federal y el segundo de ellos portaba la representación de los agricultores del importante Distrito de Riego asentado en la zona centro sur, ambos personajes tuvieron una valiente y determinante intervención en la defensa del agua de Chihuahua y los derechos de los agro productores.

Fieles a sus convicciones personales y a sus responsabilidades públicas y sociales, así como también apegados a su sentido de identidad y pertenencia -pues respectivamente son oriundos de Delicias y La Cruz, municipios de esa importante zona de riego considerada una de las más exitosas e importantes del país- Mata y Alcantar jugaron un papel relevante en el sonado movimiento social que en esos años obligó a los chihuahuenses a demandar del Gobierno Federal y su titular, el presidente Andrés Manuel López Obrador, justicia y respeto para el recurso hídrico de las mujeres y los hombres de Chihuahua, movimiento social que concitó incluso la participación espontánea de connotadas figuras públicas como los ex gobernadores Fernando Baeza Meléndez, José Reyes Baeza Terrazas, Patricio Martínez García, y el ex alcalde de Delicias, Óscar Villalobos Chávez, quienes sumaron sus voces y presencia a esa masiva lucha de protesta social, tanto en virtud de su corresponsabilidad social, como de sus históricos vínculos con el sector agropecuario en el cual todos ellos y sus familias tienen sus orígenes, y que hasta la fecha continua siendo su fuente de sustento.

Durante el citado encuentro con la prensa, tanto Mario Mata y Salvador Alcantar, como los alcaldes y líderes agricultores participantes, informaron a los periodistas con datos y argumentos sólidos las razones que explican y justifican el derecho de Chihuahua a defenderse de un eventual nuevo intento del Gobierno Federal por sustraer nuestro recurso hídrico. Dieron a conocer que existe una sesgada interpretación del Tratado Internacional de Aguas (de 1944), pues esta siempre se ha cumplido por parte de Chihuahua en la parte que a esta entidad le corresponde.

También expresaron que a diferencia del uso racional del agua y la tecnología que caracterizan al sistema agrícola de los productores de Chihuahua, en Tamaulipas la irresponsabilidad en el manejo de las concesiones hídricas, así como falta de tecnificación del sistema de producción, han ocasionado la carencia de agua en los distritos y unidades de riego de ese Estado, cuya extensión es mucho mayor que la del Distrito de Riego de Chihuahua. Además, el ingeniero Mario Mata no solo reveló que en relación al nivel de precipitación pluvial anual, así como respecto a las fuentes de agua superficial existentes –ríos, presas y canales- Tamaulipas supera considerablemente a Chihuahua, sino que también dijo:nosotros, aquí en Chihuahua, a pesar de que tenemos menos agua tenemos un 20% más de cobertura universal en agua potable, que Tamaulipas, somos el segundo estado en la República en cobertura universal en agua potable y en eficiencia física y comercial”. Es decir, a pesar de ser Tamaulipas un Estado más favorecido por la naturaleza, y aplicar deficientes prácticas agrícolas, el Gobierno Federal, podría pretender premiar a sus productores, y con cargo a los agricultores de Chihuahua, el manejo indebido que en aquélla entidad se ha hecho con el recurso agua.

Es real la amenaza de un nuevo conflicto que podría generarse en torno al agua de Chihuahua, por la insensibilidad, ilegalidad, injusticia y arbitrariedad de la autoridad federal. Las manifestaciones que en la rueda de prensa referida fueron vertidas por los ingenieros Mario Mata y Salvador Alcantar revelan que la reciente solicitud formal planteada al gobierno federal por el Gobernador de Tamaulipas, Américo Villarreal, y las gestiones efectuadas ante la Cámara de Diputados por el Diputado Juan González, parecen evidenciar que una vez más, como ocurrió en los años 2019 y 2020, el Gobierno Federal actuará a sangre y fuego para intentar llevarse a Tamaulipas el agua de Chihuahua. El ingeniero Mata, en modo categórico afirmó: “Quiero felicitar también a la Gobernadora María Eugenia Campos, por sus declaraciones precisas, cosa que no tuvimos en el pasado conflicto, eso nos da mucha seguridad de que vamos a estar unidos ante esto que se viene”. Al parecer, una vez más, la errática conducción de las políticas públicas por parte del actual Gobierno Federal, y las decisiones tomadas por éste a contrapelo de la ley y el sentido común, perjudicarán a los chihuahuenses, y generarán el segundo episodio de la guerra por el agua de Chihuahua. Todo indica que la insensibilidad y el autoritarismo del Poder Ejecutivo Federal obligarán de nuevo a Mario Mata, Salvador Alcantar, y todas y todos los productores agropecuarios de Chihuahua, a emprender otra cruzada en defensa de la dignidad, el agua y la vida de Chihuahua. En esa rueda de prensa, que podría resultar trascendental e histórica, Alcantar concluyó su intervención diciendo: “Y vuelvo a repetir: mientras cumplamos con las cuestiones legales, ¡de Chihuahua no sale una gota!”