domingo, junio 23, 2024

Carlos Jaramillo Vela, Opinión

La Columna de Jaramillo

  • Mario Mata, Mario López y la sequía: advierten un cambio de gestión hídrica.

El nombre es más que sugerente para quienes conocemos la realidad histórica y económica del Municipio Delicias, y estuvimos presentes durante la conferencia titulada “Sequía, Planes de Riego y Tratado de 1944”. Efectuada en ese Municipio el 6 de abril del año en curso, con la participación de la Sociedad Civil Organizada de Delicias, la COPARMEX y los Usuarios de Riego del Estado, así como con la importante presencia de la Junta Central de Agua y Saneamiento del Estado de Chihuahua (JCAS), dirigida por el ex alcalde deliciense y diputado federal con licencia, Mario Mata Carrasco, este evento tuvo como uno de sus expositores principales al doctor Mario López Pérez, prestigiado hidrólogo, y consultor de importantes organismos internacionales como la ONU y el Banco Mundial.

Dicha conferencia reafirmó la necesidad de cambiar nuestros hábitos de uso del agua para consumo público urbano y agrícola, ante la innegable realidad del cambio climático mundial. La alteración de la atmósfera y el consecuente trastorno en los fenómenos meteorológicos son una constante que al parecer resulta irreversible, y causa impactos significativos al planeta, tales como la afectación del ciclo hidrológico y el deterioro del medio ambiente, traducidos en una crónica y recurrente sequía –de índole hidrológica- que hoy constituye una amenaza para la sustentabilidad y estabilidad de muchos países y lugares del mundo (incluidos México y Chihuahua). Por esto, los llamados “Vencedores del Desierto”, así como los demás productores agropecuarios del resto del Estado de Chihuahua y del país, deben comprender la necesidad de un cambio sustancial en sus sistemas de producción, así como actuar en consecuencia.

La sobreexplotación de los mantos acuíferos que afecta a Chihuahua no admite dilaciones, ha llegado el momento de preservar las reservas hídricas subterráneas, prescindiendo de ellas mediante la variación de las fuentes de abastecimiento de agua para uso público urbano y agrícola. Es decir, el futuro inmediato exige migrar hacia la utilización de aguas superficiales para el consumo humano, así como al uso de aguas residuales tratadas para la producción agrícola. Además, en este último rubro es imprescindible sustituir los antiguos sistemas de irrigación por métodos de riego modernos (goteo o aspersión) que permitan optimizar el uso del agua. Los benéficos temporales lluviosos jamás volverán a presentarse con la periodicidad e intensidad anual que en la infancia muchos de nosotros vimos repetirse cada verano. Las sequías continuarán estando presentes, y cada vez quizá con mayor severidad; por eso hoy Chihuahua, México y el mundo se enfrentan a la disyuntiva de renovarse o morir.

Durante su ejercicio al frente de la Dirección Ejecutiva de la JCAS, Mario Mata se ha caracterizado por un notorio dinamismo en el establecimiento de vínculos con personajes, instituciones y países claves en materia hídrica, cuya experiencia está demostrando ser provechosa para la preparación del nuevo escenario de gestión hídrica hacia el que se encamina Chihuahua. Como ejemplos de estas sinergias podemos citar el Convenio de Colaboración con Israel, la participación en el Grupo de los 300 Líderes Mundiales del Agua -del cual Mario Mata es miembro-, y la relación personal con el doctor Mario López. Sin duda, a quienes tuvimos la oportunidad de acudir presencialmente a la conferencia del doctor López, lo expresado por el ponente nos mueve a una profunda reflexión y nos deja un claro mensaje: Chihuahua requiere un nuevo modelo de gestión hídrica que evite la llegada del día cero en materia de agua.