viernes, julio 01, 2022

Buzón, Carlos Jaramillo Vela

La Columna de Jaramillo

El Estado mexicano en riesgo de colapso. Lourdes Maldonado: más que un dato para la estadística.

Preocupante resulta el diagnóstico emanado del Foro Económico Mundial, de Davos, Suiza, que sitúa a México con alto riesgo de inestabilidad. El citado reporte, reseñado en la primera plana del diario “El Sol de México”, en su edición del 19 de enero de 2022, se refiere a los países cuya estabilidad se encuentra en riesgo de colapso. El análisis fue realizado al más alto nivel y bajo la opinión de expertos de carácter internacional en temas de política, gobierno, economía y derecho. Dicho estudio es, además de alarmante, revelador de una inocultable realidad que priva en México, la cual se ha venido incrementando sexenio tras sexenio, sin que ninguno de los gobiernos en turno haya podido modificarla. El documento en mención explica que nuestro país y otras naciones latinoamericanas se hallan en riesgo de colapso, debido a factores como la ausencia del Estado de Derecho, debilidad institucional, ineficacia de las políticas para combatir la inseguridad pública, incremento de la pobreza, proliferación de actividades económicas informales, y bajo nivel de ingresos de la mayoría la población.

Tales predicciones que los expertos han elaborado sobre algunos países de Latinoamérica, y particularmente respecto al nuestro, no son discursos especulativos, sino verdaderos análisis socioeconómicos y jurídico-políticos fundamentados en sólidos criterios técnicos y académicos. Así, los referidos argumentos resultan inobjetables porque retratan de cuerpo entero la imagen de México, vista por otras naciones, es decir, describen desde el exterior el escenario que todos los mexicanos conocemos y vivimos a diario. Aún es tiempo de corregir el rumbo, más le vale en México tomar el camino correcto en lo concerniente a los aspectos mencionados, que enfrentar la crisis socioeconómica y política que significaría un golpe de estado, o una revuelta popular.

El reciente asesinato de la periodista bajacaliforniana, Lourdes Maldonado, ocurrido en ese estado, pone en evidencia, una vez más, la incapacidad del Estado mexicano para enfrentar a la criminalidad. Ya sea organizada o informal, la delincuencia es uno de los mayores riesgos que hoy enfrentan los ciudadanos y las empresas en México, víctimas de una inseguridad que va en ascenso. Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador, trata de paliar la situación mediante expresiones discursivas, en las que atribuye la culpa de las actuales circunstancias a los gobiernos que lo antecedieron -los “gobiernos neoliberales”, les llama él-. La administración lopezobradorista no tiene excusas para ignorar la inseguridad que aqueja a México; ha transcurrido una mitad de su gestión de gobierno sin resultados alentadores en este renglón. La muerte de la periodista Lourdes Maldonado no debe ser sólo una cifra más en la estadística.