domingo, mayo 26, 2024

Buzón, Carlos Jaramillo Vela

La Columna de Jaramillo

Óscar Villalobos Chávez: el regreso de un valioso activo político del PRI; discriminación contra Monreal: exclusión incluyente que dio brillo a su ausencia.

Acertada, indiscutiblemente, la determinación del líder estatal tricolor, Alejandro Domínguez, al nombrar a Óscar Villalobos Chávez como Secretario Técnico del Consejo Político Estatal del PRI. Nadie puede negar que en Óscar Villalobos convergen diversas cualidades y antecedentes que lo colocan dentro de los cuadros más aptos del partido. En su extenso historial público figura su participación como dirigente estatal del PRI, Diputado Federal, Secretario de Desarrollo Social en el Estado de Chihuahua, Presidente Municipal de Delicias, líder del PRI en Delicias, y estratega y coordinador de varias campañas electorales, entre otras importantes encomiendas políticas o administrativas. La vasta experiencia política de Óscar Villalobos, aunada al trabajo partidista y al liderazgo natural que le son reconocidos tanto por las huestes tricolores como por los actores de otros partidos, confieren a este connotado militante priista una estatura relevante.

La llegada de Óscar Villalobos a la Secretaría Técnica del CPE constituye una positiva y alentadora noticia para el priismo chihuahuense. La capacidad de convocatoria, el probado oficio político y el prestigio que rodean a su persona permiten prever que el desempeño Oscar Villalobos en el Consejo Político Estatal contribuirá a fortalecer el ánimo, la mística y la cohesión entre las estructuras formales del partido tricolor, los ex dirigentes y la militancia. Sin duda, el nombramiento de Óscar Villalobos significa el regreso al escenario de un valioso activo político del PRI.

Mal le resultó la estrategia al presidente de la república, Andrés Manuel López Obrador, al excluir al senador Ricardo Monreal Ávila del reciente desayuno de la unidad convocado por él a través de MORENA, para reunir a los aspirantes presidenciales “oficiales” con la militancia. Ruidosa controversia levantó la exclusión del senador morenista y ex gobernador (perredista) de Zacatecas, Ricardo Monreal, quien igual que Claudia Sheinbaum, Jefa de Gobierno de la CDMX, Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, y Adán Augusto López, Secretario de Gobernación, pretende ser el candidato presidencial de MORENA en el año 2024, en la víspera del fin del sexenio de López Obrador.

Lo que no advirtieron el mandatario y su operador político y timonel de MORENA, Mario Delgado, fue que el estruendo político causado por la ausencia de Monreal Ávila les resultaría más costoso de lo que habían calculado. Haber excluido a Monreal, quien está presente en la opinión pública porque ha reiterado en varias ocasiones su voluntad para contender por la candidatura presidencial, fue un verdadero desacierto para las pretensiones del presidente y su trilogía de precandidatos “oficiales”, ya que, lejos de pasar desapercibido el intencional desaire cometido contra el senador Monreal, catapultó mediáticamente la imagen del senador zacatecano, haciéndolo sobresalir por encima del evento que finalmente, y de manera irónica, resultó opacado por la figura de Ricardo Monreal, el único ausente. Es decir, lo que pretendía ser una exclusión discriminatoria contra Monreal tuvo un efecto verdaderamente incluyente y publicitario en beneficio de éste, a quien al discriminarlo se le hizo brillar por su ausencia.