sábado, abril 13, 2024

Carlos Jaramillo Vela, Opinión

La Columna  de Jaramillo

  • Los semáforos de la capital de Chihuahua: en el olvido. 
  • El Tribunal Laboral de la capital: urgido de estantes para los expedientes. 

El Gobierno del Estado de Chihuahua continúa teniendo una deuda y una asignatura pendiente con los habitantes y automovilistas de la capital del estado, pues el sistema de semaforización se mantiene en la situación caótica que desde años atrás lo caracteriza. La falta de sincronía en la que se encuentran la mayoría de los semáforos de la ciudad de Chihuahua hace que se convierta en un verdadero viacrucis el tránsito automovilístico por las principales vialidades de la ciudad. Ejemplos de ello son las avenidas Independencia, Juárez, Tecnológico, Universidad, Vallarta, Francisco Villa, Ocampo, Fuentes Mares, San Felipe, Glandorff, Pascual Orozco, 20 de Noviembre, División del Norte, Deza y Ulloa, Politécnico Nacional y Haciendas del Valle, entre otras. 

Por enésima ocasión esta columna se ve precisada a reiterar la correspondiente solicitud el Departamento de Ingeniería, de la Dirección de Seguridad Vial, del gobierno estatal, a fin de que en cumplimiento de sus funciones realice a la red de semáforos de la capital las adecuaciones necesarias. Si el gobierno atiende el presente reclamo incrementará en modo sensible la competitividad de la ciudad, así como la calidad de vida de los capitalinos; al fin ese es su cometido ¿no?. 

No obstante la reciente remodelación y redistribución de espacios efectuada en las instalaciones de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje (ahora Tribunal Laboral), los resultados obtenidos mediante dichas acciones distan de ser idóneos para la funcionalidad que deben tener las instalaciones de ese órgano jurisdiccional. Los nuevos cubículos en los que quedaron ubicadas las juntas especiales (ahora tribunales) no solo son excesivamente reducidos, sino que además no cuentan con los estantes necesarios para la colocación temporal de los expedientes que en esos tribunales se tramitan. 

Como consecuencia de ello es incómodo el desarrollo de las audiencias, tanto porque al carecer dichos cubículos de la espaciosidad y dimensiones adecuadas se dificulta el desplazamiento de los litigantes, trabajadores y funcionarios, así como debido a que ante la inexistencia de espacios para la colocación de expedientes muchos de éstos se encuentran sobre las sillas y/o en el piso, lo que impide realizar con comodidad y dignidad las comparecencias al tener que permanecer de pie los abogados y sus representados durante los actos procesales en los que deben presentarse de manera personal con motivo de la tramitación de sus respectivos juicios. Sin duda, el Tribunal Laboral Local de la ciudad de Chihuahua se halla urgido de una asignación presupuestal extraordinaria que le permita contar con lo estantes necesarios para la colocación de los expedientes que ante ese órgano se ventilan.