domingo, junio 23, 2024

Carlos Jaramillo Vela, Opinión

La Columna de Jaramillo

Mario Mata y Federico Baeza: el agua, nuestro mayor reto en Chihuahua. 

La sustentabilidad hídrica es uno de los temas más importantes para el futuro de la humanidad. El cambio climático y sus consecuencias adversas, manifestadas en la alteración de los fenómenos meteorológicos, son una realidad preocupante. La irregularidad del régimen de lluvias y la escasez de agua, son algunos de los efectos de la angustiante transformación del clima, provocada por el calentamiento global. El Estado de Chihuahua no es ajeno a la problemática referida, de índole mundial. Ahora, el reto más importante para nuestra entidad lo constituyen el agua y su sustentabilidad; así lo han expresado Mario Mata Carrasco, Diputado Federal con licencia, y Director Ejecutivo de la Junta Central de Agua y Saneamiento del Estado de Chihuahua (JCAS), y Federico Baeza Mares, Presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE). 

Durante la reciente reunión sostenida por el funcionario estatal con los representantes de las organizaciones integrantes de dicho organismo empresarial, quedó patentizado que el común denominador de los sectores público y privado es la preocupación que, respecto al futuro de Chihuahua, ha comenzado a generar la previsión del abasto del recurso hídrico, a mediano y largo plazo. Tal encuentro forma parte de una labor de acercamiento permanente con diversos sectores de la sociedad, que el Director de la JCAS ha venido desplegando para socializar y concientizar sobre la actual situación del vital líquido en nuestra entidad, así como para informar las acciones que la administración de la gobernadora María Eugenia Campos realiza, con el propósito de garantizar la disponibilidad y sustentabilidad del preciado recurso natural. 

En la citada reunión, Mario Mata expuso, entre otros aspectos, que el fenómeno nearshoring, o relocalización de cadenas productivas, es también una realidad, ya presente en México, en virtud de ser una tendencia internacional ocasionada por razones de geoestrategia económica. Dijo que por su ubicación geográfica y su grado de desarrollo, Chihuahua es una de las entidades que se verá mayormente beneficiada por las inversiones, el empleo y la derrama económica, que se derivarán de este positivo flujo de migración industrial. Sin embargo, la exposición efectuada por el ingeniero Mata también puso en evidencia la necesidad de tomar medidas eficaces ahora, para asegurar la sustentabilidad hídrica en los años por venir. Pues sin agua, en el Estado de Chihuahua, en su conjunto, y particularmente en ciudad Juárez y la capital, no se logrará un desarrollo sostenido, ni se obtendrán del nearshoring los esperados beneficios que éste potencialmente puede dar. 

Por ello, Mario Mata externó ante los empresarios la necesidad de que los chihuahuenses cambiemos los hábitos de alto consumo percápita diario de agua (350 litros), para ajustarnos a los estándares internacionalmente recomendados (100 litros). Asimismo, enfatizó la conveniencia de incorporar a la agricultura, de manera generalizada, el uso de sistemas de riego por goteo, y la importancia que tiene cambiar el actual esquema de suministro de agua para consumo urbano, efectuando la sustitución de las fuentes de agua subterránea (pozos), por fuentes de agua superficial (presas, ríos, etc.). El Director de la JCAS se refirió también a los proyectos estratégicos para la sustentabilidad, que el organismo a su cargo tiene previstos para las siete cabeceras municipales más pobladas de la entidad, entre las cuales se incluyen, por supuesto, Juárez y Chihuahua; señalando que respecto a la primera de éstas dos últimas se prevé el uso de agua residual tratada para la agricultura, con intercambio por agua de primer uso para uso público urbano, que permitirá aportar a la red hidráulica urbana 2 mil litros por segundo; mientras que para la ciudad capital se contemplan los proyectos de suministro de agua procedente de la Mina San Antonio (Aquiles Serdán), y de agua superficial procedente de las cuencas de los ríos Papigochi y Conchos, cuyas aportaciones a la red serán de mil y 2 mil litros por segundo, respectivamente. 

Sin agua no habría futuro para Chihuahua. El Gobierno del Estado y la iniciativa privada saben que postergar las acciones que la situación actual demanda, traería graves consecuencias. Ahora, es el momento oportuno para tomar las decisiones y efectuar las tareas que garanticen el abasto de agua, y el desarrollo de las próximas generaciones de chihuahuenses.