domingo, junio 23, 2024

Francisco Flores Legarda, Opinión

La Elección del Poder Judicial

“En esta sociedad la justicia es una injusticia compartida por todos” Jodorowsky 

En México el presidente de la Republica, diputados y senadores de MORENA, pusieron sobre la mesa politica, la elección de los miembros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, organos federales de Admnistración de Justicia dependientes de la misma, y envia de consecuencia de los Estados. 

Esta propuesta es atrevida, podemos estar de acuerdo o no. Bajo la perspetiva de MORENA, buscan estos cambios para que los Ministros de la Corte sean electos por la eleción directa del pueblo. Bajo el argumento de que la SCJN, es un poder “retrogrado, consersador, entreguista, neoliberal”, entre otros calificativos. Durante el surgimiento político de López Obrador, este tema no se encontraba en su agenda. Como presidente y con los reveses de la Corte expresa  sus malestares, con odio. Olvida que estamos sujetos a un Estado de Derecho Nacional  e Internacional, como lo establece nuestra Carta Magna.  

Basta ejemplo; La Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, “condeno al Estado Mexicano, a todos y cada unos Poderes de la Unión sobre el asunto de las mujeres desaparecidas en México, por haber actuado con negligencia; conocido como “Campos Algodoneros”,  derivado esta recomendación vinculaturia se constituyo como delito el FEMINICIDIO.  

Los articulos 1 y 133 de la Constitucion, México es parte de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos Humanos,  del Tribunal de la Haya, entre otros organismos internacionales electos por los Estados miembros. No por el voto popular. ¿Cómo resolver esta contradicción? ¿López Obrador propondra al pleno de las Naciones Unidas, que todos los organos de justicia internacionales los desiguen sus pueblos? ¿Séra? Los artículos en cita tambien tendrian que ser modificados y no ser parte de los Organismos Internacionales. Lo manifiesto con temor a equivocarme. 

Nuestro presidente se compara con Benito Juárez. Cierto en su epoca la elección de los Ministros era por el voto popular, pero designados por colegios electorales no mediante el voto directo. Considero este punto lejos del debate. 

No todos pensamos igual, pero tenemos derecho a disentir y no ser sometidos bajo una sola voluntad, las normas de nuestro páis tienen una historia, que si proviene del pueblo. “Sangre y fuego”. No de la voluntad de un sector poítico del país.  

Compaciones de diversos países. 

A nivel internacional se reconocen cuatro vías para acceder a un puesto en las altas cortes del sistema judicial: ser nombrado por un poder del Estado, participar en un concurso, ser electo por el pueblo o participar en una elección política. 

La elección política de jueces se puede dar de dos maneras: la elección representativa, en la que los tres poderes del Estado participan con cuotas en el nombramiento de magistrados; y la elección cooperativa, en la que los poderes se encargan de distintas etapas del proceso: unos nominan, otros eligen. El proceso de elección de jueces en Guatemala bajo el actuar de Comisiones de Postulación es un ejemplo del modelo de elección política cooperativa entre los poderes del Estado. En el caso de Guatemala, el Gobierno no tiene un representante expreso en el proceso. 

A nivel iberoamericano prevalece la selección política en el nombramiento de los jueces y no mediante el voto popular, según un estudio comparativo realizado por los investigadores de diversas universidades de diversos paises. 

Al evaluar el sistema guatemalteco Pásara y Feoli señalan cómo los criterios políticos permean el sistema de elección. Con la posibilidad de reelección inmediata de los magistrados de Corte Suprema de Justicia, el Congreso tiene la oportunidad de evaluar el proceder de los jueces y decidir si renueva sus puestos. “Los criterios que intervinientes en tal evaluación son, desde luego, políticos y constituyen una clara oportunidad para la interferencia de los otros brazos del Estado en la actuación de los jueces supremos”, señalan los autores, una situación que se agrava con el plazo de nombramiento de magistrados cada cinco años. 

En México 

La CSJ está conformada por 11 ministros. La Constitución de México establece que el Presidente forma una terna de candidatos que se someten a la consideración de la Cámara de Senadores. Cada uno de los aspirantes comparece ante el Senado y se elige al designado por voto de dos terceras partes de sus miembros. Si el Senado no elige en 30 días, el Presidente designa al ministro. Si el Senado rechaza la terna propuesta por el Presidente, éste realiza otra terna. Si la segunda terna es rechazada, el presidente designa directamente al nuevo ministro de la CSJ. 

Los ministros de la CSJ mexicana duran quince años en el cargo desde las reformas al proceso en 1994, por eso se estableció un sistema de sustitución escalonada. 

En El Salvador 

El artículo 2 de ley judicial salvadoreña establece que la CSJ se compone de quince magistrados. Uno de ellos es el presidente de la CSJ, del Órgano Judicial y de la Sala de lo Constitucional; es designado por el Legislativo. 

Según su Constitución, los magistrados son electos por la Asamblea Legislativa por un periodo de nueve años, pueden ser reelegidos y destituidos por la Asamblea si existe voto favorable por lo menos de dos tercios de los diputados electos. Los candidatos a la CSJ son seleccionados por el Consejo Nacional de la Judicatura; la mitad del listado proviene de las entidades gremiales de abogados del país. 

Los integrantes del Consejo Nacional de Judicatura (CNJ) también son electos por la Asamblea. El CNJ es el encargado de seleccionar y evaluar a los candidatos para magistrados de la CSJ, de las Cámaras de Primera y Segunda Instancia, y de los Juzgados de Paz. 

En Chile 

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) se compone de 21 ministros nombrados por el Presidente de la República. El presidente los elige de una nómina de cinco personas que propone la misma CSJ; el elegido debe ser aprobado por el Senado. Si el Senado no aprueba al propuesto por el presidente, la CSJ debe quitar al señalado y sustituirlo en la nómina de cinco. El procedimiento continúa hasta que se apruebe un nombramiento. 

De los 21 miembros de la CSJ, cinco deben ser abogados ajenos a la administración de justicia con una destacada experiencia profesional o académica y sus nóminas deben estar compuestas por profesionales que no trabajan en el sistema judicial, mediante concurso público de antecedentes.Los 16 puestos restantes están reservados para los miembros del Poder Judicial y sus nóminas deben estar conformadas por integrantes de dicho poder. La nominación del ministro más antiguo de las Cortes de Apelaciones es obligatoria. 

Los ministros y fiscales judiciales de las Cortes de Apelaciones son designados por el presidente en base a una terna propuesta por la CSJ. Los jueces letrados —un nivel inferior a los de Apelaciones— son designados por el Presidente en base a una terna propuesta por la Corte de Apelaciones. 

Tanto la CSJ como las Cortes de Apelaciones deben formar las nóminas (quinas y ternas, respectivamente) en un pleno convocado y en una misma y única votación. Los de la CSJ tienen derecho a votar por tres candidatos y los de Apelaciones votan por dos. Resultan elegidos aquellos que obtengan las primeras mayorías, en el caso de la CSJ son cinco y para Apelaciones son tres. Los jueces suplentes los elige el sistema judicial. Los jueces cesan en sus funciones al cumplir 75 años; por renuncia, incapacidad legal o demanda. Si el presidente de la CSJ cumple 75 años debe continuar en el cargo hasta el término de su período. 

En Argentina 

La CSJ de Argentina está integrada por cinco jueces. Los jueces de la CSJ permanecen en sus cargos “mientras dure su buena conducta” y solo pueden ser removidos en caso de infracciones graves, por un jurado especial conformado por legisladores, magistrados y abogados. En cuanto se produce una vacante se inicia el proceso de selección del nuevo miembro. Los candidatos a la CSJ presentan la declaración jurada de sus bienes y los de su conviviente, también presentan constancias de las asociaciones civiles y sociedades comerciales que integran. Los jueces de los tribunales inferiores a la CSJ son nombrados por el presidente, en base a una terna que presenta el Consejo de la Magistratura, una especie de comisión postuladora. Luego se requiere un acuerdo del Senado para la elección, con dos tercios del quórum. 

El Consejo de la Magistratura se integra por 13 miembros: tres representantes del poder judicial, tres senadoresy tres diputados (que deben ser dos representantes de la mayoría y uno de la minoría, en ambos casos), dos abogados, un representante del sector académico y un representante del poder Ejecutivo. De la selección de candidatos se encarga la Comisión de Selección de Magistrados, compuesta por ocho de los mencionados miembros. La terna de candidatos se conforma a través de un concurso público que consta de tres etapas: un examen escrito y oral; una evaluación de antecedentes y entrevistas. Luego del examen escrito y de la evaluación de antecedentes se elabora el un ranking provisorio basado en los méritos, que puede ser impugnado por los postulantes y revisado por una subcomisión. Los primeros seis puntajes, como mínimo, son convocados para entrevista personal ante la comisión; luego se elabora un dictamen con los resultados y un nuevo ranking de mérito, el cual cambia luego de las entrevistas. 

En una reforma del 2013, el Ejecutivo intentó modificar la integración del Consejo de la Magistrados integrarlos en base al voto popular, como una votación junto a los comicios legislativos. El nuevo consejo estaría integrado por 19 miembros; tres del poder judicial, tres abogados, seis del ámbito académico en cualquier disciplina, seis legisladores y un representante del ejecutivo. El 18 de junio de 2013 la CSJ declaró inconstitucional la forma de elegir por voto popular a los integrantes del Consejo de la magistratura y su composición de 19 miembros. 

En España 

La elección de jueces en España se da bajo varios sistemas. Los jueces de paz son nombrados mediante elección, por mayoría, en los correspondientes ayuntamientos. En cambio, los magistrados del Tribunal Constitucional son designados por elección del Congreso de los Diputados y del Senado, del Gobierno y del Consejo General del Poder Judicial. 

Los cargos judiciales de mayor relieve son elegidos por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), el órgano garante del poder judicial, conformado por 21 vocales: el presidente del Tribunal Supremo, doce jueces magistrados elegidos (seis elegidos por el Congreso y seis por el Senado) y ocho abogados (cuatro elegidos por el Congreso y cuatro por el Senado). Los vocales son nombrados por un período de mandato de cinco años. El CGPJ se renueva en su totalidad, una vez transcurridos los cinco años. 

A su vez, el Tribunal Supremo está formado por magistrados de diversas salas que nombra el Rey en base a una propuesta del Consejo General del Poder judicial. 

Por su parte los Ministros de la SCJN, tienen en sus haberes designados por el Congreso de la Unión, Fideicomisos propios y demas, sumas en extremo altas, que se desapegan a la realidad de nuestro país.  

Esto lo han expresado el partido oficial y la oposicion, este asunto de los dineros debe limitar a los ministros de la Corte.  

Deudas con los Poderes Judiciales de los Estados de la República 

Asi tambien el Congreso de la Unión tiene una deuda pendiente con los Poderes de Justicia de los Estados, porque los funcionarios judiciales tienen muy limitados sus ingresos. Incluso los pasantes no reciben un solo peso, trabajan como si les hicieran fuera un favor al Poder Judicial. ¿No tendran derecho para sus libros que utilizan en sus Facultades? Es valido un ingreso para los estudiantes. Me detengo a los jueces de primera instancia  del fuero comun, cuando se jubilan les quitan la compesación y a los ministros de la Corte se les aumenta, recibiendo aun más ingresos. 

El partido del presidente MORENA esta llamado a un “parlamento abierto anticipado”. Nuevamente pregunto. ¿Si MORENA sometio a refendum la continuidad del presidente de Mexico? ¿Porqué no someter al escrutinio del pueblo, la eleccion de los Ministros  de la Corte elección directa? El  presidente lo dice; el Pueblo manda. ¿Porqué solo el Congreso de la Unión? Con la consulta de un “parlamento abierto? 

Nuestro presidente y MORENA, busca estos cambios en el Congreso de la Union. ¿No deberán preguntar al pueblo si es su deseo? Como lo señale las cartas estan sobre la mesa. ¿Todos queremos jugar? Muchas preguntas, pocas respuestas. 

Ademas de esto es presidente de nuestro País ha señalado que esta iniciativa la presentara para que el proximo Congreso de la Unión la apruebe, teniendo mayoría calificada. 

En el aire lo dejo, la Senadora de MORENA Olga Sanchez Cordero, Ministra en Retiro, Notaría Pública en la Ciudad de México ¿Qué opinara? ¿Sigue resolviendo haberes de la Corte? 

“Las águilas vuelan solas… Los patos en vola” 

Salud y larga vida 

Profesor por Oposición de la Facultad de Derecho de la UACH. 

@profesorf