sábado, abril 13, 2024

Cultura

La interesante historia de Quirino Mendoza, extraordinario músico y compositor mexicano

La interesante historia de Quirino Mendoza, extraordinario músico y compositor mexicano, muy poco conocido y menos reconocido; autor del “Cielito lindo”, a 65 años de su muerte.

Por: José Luis Jaramillo Vela.

Nació entre partituras, acordes y notas musicales.

Quirino Fidelino Mendoza y Cortés nació el 10 de mayo de 1862 en Santiago Tulyehualco, Xochimilco, Ciudad de México, hijo de Policarpo Mendoza Ocampo y Juana Cortés de la Rosa. Quirino nació envuelto en música, su padre Policarpo Mendoza era músico, maestro de música y organista titular de la Catedral y Ex Convento de San Bernardino de Siena de la Parroquia de Xochimilco, por lo que Quirino se desarrolló en un entorno de mucha armonía familiar, mucha música y apego a la religión.

Ya desde muy pequeñito mostraba su inclinación por la música, acompañaba a sus padres a misa y le gustaba mucho subir al coro a ver a su papá tocar el órgano de la Catedral; entonces su padre Don Policarpo, además de su educación escolar, en casa le enseñó las bases y los fundamentos de la música, además le enseñó a tocar el piano, la flauta, el violín, la guitarra y por supuesto, el órgano. Quirino traía la música por dentro, de nacimiento, de manera natural, su padre viendo todo ese potencial y su fervor por la música, le ayudó a desarrollar todo su talento musical, de manera que, siendo todavía un niño, ya dominaba de manera sorprendente todos esos instrumentos.

Adolescente con inquietudes, se decide por la docencia.

Siendo Quirino todavía un niño, antes de entrar en la adolescencia, cierta tarde acompañó a su padre a ensayar nuevos temas en el órgano de la Catedral de Xochimilco; Don Policarpo, pensando que no había nadie, le deja a Quirino que sea él quien ejecute todo el ensayo, para su sorpresa, de repente aparecen ante ellos el Párroco de Xochimilco, acompañado de Monseñor Próspero María Alarcón y Sánchez de la Barquera, Arzobispo de la Arquidiócesis de México, quien se encontraba de visita y maravillados, no podían creer que fuera un niño quien estuviera ejecutando tan maravillosamente el órgano. El Arzobispo le pregunta a Quirino si le gustaría tocar el órgano en las misas y Quirino le responde que sí; entonces el Arzobispo le dice a Don Policarpo: “cuando el muchacho entre a la adolescencia, vengan a verme”, y así fué, siendo apenas un adolescente, Quirino Mendoza ya era el organista titular de la Parroquia de Milpa Alta y el organista suplente de la Parroquia de Xochimilco, cuyo titular era su padre.

Pronto Quirino comenzó a ejecutar durante las misas, música sacra compuesta por él mismo, el cambio fué muy notorio y agradó tanto a la Iglesia como a la feligresía que su música sacra se popularizó en todas las iglesias, siendo su primera obra de música sacra, “Mi Bendito Dios”, era tanta su producción musical sacra, que era muy raro que se repitiera y pronto su música fue desplazando a la anterior, dando un toque de frescura y modernidad a las celebraciones.

Aunque Quirino recibía un apoyo económico de la Arquidiócesis, su padre con frecuencia le recordaba acerca de los vaivenes de la vida como músico y compositor musical, y le recomendó que siempre tuviera un modus vivendi alterno a su vocación musical, por lo que Quirino decide que además de la música, el camino de la docencia es su segunda vocación y se convierte en Maestro de Escuela; quería enseñar a los niños temas de cultura general y música; por varios años compaginó su actividad como docente con su trabajo como organista de la Iglesia.

Nuevos horizontes musicales.

Durante muchos años Quirino continuó tocando el órgano en las misas, al tiempo que desarrollaba su carrera como maestro de escuela y por las tardes ofrecía clases particulares de música. La música sacra que componía Quirino, aunque era muy bella y muy bien apreciada y elogiada por la jerarquía católica, pero él pensaba que se estaba encasillando en ese género; Quirino sentía y sabía que su talento musical iba mucho más allá y comenzó a incursionar en otros géneros musicales más populares.

Y así fue como Quirino comenzó a componer himnos, polkas, corridos, valses, huapangos, pasodobles, marchas, canciones infantiles, boleros y música ranchera; todo le funcionaba y toda su música gustaba, era un gran músico y un gran compositor; su carrera como profesor iba en ascenso, ya era un maestro reconocido en el gremio magisterial; pronto, lo que antes le sobraba, que era tiempo, comenzó a escasear debido a que ya tenía saturada de ocupaciones su agenda diaria, motivo por el que, comenzó a valorar más sus tiempos libres y vacaciones.

Tlaltenango, Momax, el cielo de la Sierra Morones en Zacatecas… y Catalina… pura inspiración.

No se sabe con certeza si Quirino Mendoza tuvo o tenía parientes en esa apartada región del país, pero lo cierto es que desde niño que su padre los llevó a visitar la zona, Quirino se quedó maravillado de toda esa región de Tlaltenango, Momax y la Sierra Morones en el suroeste del Estado de Zacatecas, casi en los límites con Jalisco. Quirino decía que el cielo en esa región era el mejor y más bonito cielo de México, tal vez su sensibilidad musical y su inspiración artística así lo veían; lo cierto es que en sus espacios en tiempo de vacaciones se iba a esta región a relajarse e inspirarse.

En uno de sus períodos vacacionales en la Sierra Morones, donde gustaba de pasear por la sierra y visitar los pueblos y rancherías apartados, fué donde conoció y se enamoró de Catalina Martínez, una joven zacatecana originaria de la región y cuyo rasgo particular era que tenía un lunar junto a la boca; así pues, estaban ya puestos los ingredientes, el cielo hermoso, la sierra, los bellos ojos y el lunar junto a la boca de Catalina, la musa que movió su inspiración y así compuso Quirino Mendoza su melodía mundialmente famosa, el “Cielito Lindo”.

En 1888, Quirino Mendoza compone el Cielito Lindo y de inmediato, con esa canción le declaró su amor a Catalina Martínez, quien desde ese momento aceptó ser su esposa. A Quirino le gustaba mucho el Cielito Lindo, disfrutaba mucho esa melodía, había quedado muy complacido del resultado de su obra, pero también además del Cielito Lindo, Quirino Mendoza compuso muchos otros éxitos como la polka revolucionaria Jesusita en Chihuahua, Rosalía, Joaquinita, Xochimilco, La noche tendió su manto, Honor y Gloria, Las espuelas de Amozoc, La Alegría de vivir, entre muchas otras.

Al Maestro Quirino Mendoza se lo llevó la Revolución Mexicana.

Con los vaivenes y vendavales de la Revolución Mexicana, el tranquilo y apacible maestro Quirino Mendoza no se metió a la refriega, lo metieron; en 1916, el Presidente Constitucionalista Venustiano Carranza le ordena a su Secretario de Guerra y Marina, General Álvaro Obregón que era necesario reactivar la Orquesta de la Secretaría de Guerra, con el fin de que a través de la música enaltecer el espíritu y combatividad de las tropas mexicanas.

El General Obregón ni tardo ni perezoso designa al Maestro Quirino Mendoza, de quien era admirador, como director de la Orquesta de Guerra y Marina y le otorga el grado de Sub Teniente; después de Obregón, Carranza designa al General Ignacio C. Enríquez como nuevo Secretario de Guerra y Marina; Carranza estaba muy complacido con el desempeño de Quirino, que ordena que siga al frente de la Orquesta de Guerra, el General Ignacio C. Enríquez le otorga el grado de Teniente.

Al terminar Enríquez, lo sustituye como Secretario de Guerra y Marina el General Juan José Ríos, quien también por instrucciones de Carranza lo sostiene en el cargo y lo asciende a Teniente Coronel. Durante los cuatro años que duró Quirino Mendoza como Director de la Orquesta de Guerra y Marina, su función primordial y sus órdenes para él y toda la Orquesta, eran las de trasladarse a cualquier plaza de la República a donde la superioridad lo ordenase, con el fin de amenizar y levantar los ánimos de las tropas mexicanas; para ello, Quirino compuso infinidad de marchas e himnos que realmente elevaban el espíritu de combate de los soldados.

En este período compuso la célebre polka “Jesusita en Chihuahua”, en la Navidad de 1916 estando en Chihuahua, donde conoció a Pancho Villa, quien se dice, quedó impresionado de la cultura, sabiduría y personalidad del Maestro Quirino Mendoza. En 1920 termina la presidencia de Carranza y entra el Gobierno del Presidente Adolfo de la Huerta; entonces el Teniente Coronel Director de la Orquesta de Guerra y Marina Maestro Quirino Mendoza y Cortés presenta su renuncia al General Secretario de Guerra y Marina Plutarco Elías Calles, quien le pide continuar en el cargo, pero Quirino le dice que no puede continuar por congruencia, ya que las mujeres son las musas inspiradoras para su música y la conocida fama de misógino del Presidente de la Huerta se contrapone a su forma de ser. El Presidente Adolfo de la Huerta le respeta su grado de Teniente Coronel y le da una salida con todos los honores del cargo.

Quirino Mendoza, socio fundador de la Sociedad de Autores y Compositores de México.

En 1945, el Maestro Alfonso Esparza Oteo junto con otros reconocidos músicos y compositores mexicanos, cansados de que sus derechos de autor fueran pisoteados, ninguneados y sin reconocimiento legal por parte de las autoridades, buscaron agremiarse para defender los derechos de autor de sus obras, ante la descarada piratería y el plagio constante de sus obras.

De esta forma, en 1945 el Maestro Alfonso Esparza Oteo, reúne al Maestro Quirino Mendoza, el Maestro Gonzalo Curiel, el Maestro José Sabre Marroquín, Consuelito Velázquez, el Maestro Agustín Lara, el Maestro Manuel Esperón, el Maestro Luis Alcaraz, Francisco Gabilondo Soler (Cri-Cri), Pepe Guízar, los Hermanos Martínez Gil, El Maestro Raúl Lavista, Chucho Monge y fundan lo que originalmente se llamó “Sindicato Mexicano de Autores, Compositores y Editores de Música” (SMACEM), con el propósito de fortalecer el vínculo con los usuarios de la música para promover una nueva cultura de respeto y reconocimiento a los derechos de autor y buscar que el gobierno promoviera las leyes necesarias para preservar y proteger los derechos de autor de la música mexicana y que fuera ésta considerada como acervo cultural de la nación, elemento de identidad cultural y reivindicar y darle dignidad a la profesión de autor y compositor.

La organización continúa en pie, hoy es la poderosa e influyente Sociedad de Autores y Compositores de México (SACM).

Controversias del “Cielito Lindo”.

En 1986, con motivo de la Copa del Mundo de Futbol celebrada en México, la afición mexicana de manera espontánea popularizó el “Cielito Lindo” en todos los estadios del mundial y como grito de batalla para apoyar a la Selección Nacional; una vez concluido dicha Copa Del Mundo, se desatan en México una serie de controversias y dimes y diretes acerca del “Cielito Lindo”, encabezadas por el escritor mexicano Arturo Ortega Morán, quien se convirtió en el principal detractor tanto del Maestro Quirino Mendoza como del “Cielito Lindo”, afirmando que era un plagio y una falsedad de Quirino Mendoza.

Ante el escándalo ocasionado por Arturo Ortega Morán, el Presidente Miguel de la Madrid Hurtado ordena al Instituto Nacional de Bellas Artes encabezar una investigación exhaustiva a fin de aclarar muy bien el entuerto de Ortega Morán. El INBA convoca a la Secretaría de Educación Pública, a la Sociedad de Autores y Compositores de México, a la UNAM, y al medio cultural e intelectual de México e inician una investigación a fondo; como primera medida, emplazan al escritor potosino Arturo Ortega Morán a que presente las pruebas que demuestren que el “Cielito Lindo” es un plagio y a que demuestre que el Maestro Quirino Mendoza es un farsante.

Lo que hizo Ortega Morán fue presentar un compendio de autores e historiadores antiguos, quienes no dudaban de la autoría de Quirino Mendoza, sino que sugerían de donde podían provenir ciertos versos del “Cielito Lindo”, o su similitud con otros versos de diversas melodías, incluso de antiquísimas coplas españolas. Por ejemplo, del poeta, lingüista y lexicólogo español Francisco Rodríguez Marín, Ortega recoge que Rodríguez señala un cierto parecido con los “Cantos Populares Españoles” al mencionar a la Sierra Morena; luego presenta una teoría de la muy cuestionada alemana nacionalizada mexicana Margit Frenk Freund, quien señala que en su personal interpretación que una parte es copiada del escritor español Lope de Vega que dice: “Una flecha de oro/me tiró el amor/ Ay Jesús que me ha dado en el corazón”, ella dice que se parece mucho, según su personal interpretación a: “Una flecha en el aire cielito lindo/tiró cupido/ él la tiró jugando cielito lindo/ y a mi me ha herido”; absolutamente nada que ver un verso con otro.

Luego Ortega, perversamente especuló sobre el “posible” origen argentino del “Cielito Lindo”, solo porque fué grabada por el cantante de tangos Carlos Gardel. Después Ortega agregó más confusión a su cortina de humo, al mostrar que hay varias canciones con el mismo título: “Cielito Lindo Huasteco” de Elpidio Ramírez; “Cielito Lindo Costeño” de Nicanor Padilla; “Cielito Lindo” de Manuel Padilla. Ante este panorama, la Sociedad de Autores y Compositores de México tuvo que aclarar que todas esas obras estaban debidamente registradas ante ellos y ninguna era copia de las otras; así mismo recalcaba la honestidad y probidad del Maestro Quirino Mendoza y dejaban muy en claro que defenderían su honestidad hasta lo último, así mismo manifestaron que, en ningún momento y en ninguna circunstancia la SACM iniciaría investigación alguna en contra de alguno de sus asociados y menos aún en contra de sus socios fundadores.

La puntilla al insidioso y perverso Arturo Ortega Morán, la pusieron los reconocidos escritores e intelectuales Pavel Granados y Carlos Monsiváis, quienes formaban parte del equipo de investigación; ellos presentaron la versión original del “Cielito Lindo”, recopilada en su tiempo por el historiador y escritor Sergio Espinosa Cordero, en dicha versión original del “Cielito Lindo”, una de las estrofas originales diría: “Vamos al Teuhtli, cielito lindo, a admirar el campo; Allí los dos juntos, cielito lindo, nos amaremos. Tenochtitlán de aquí se mira con tantas lindas mujeres, cielito lindo que a ti no igualan…ay ay ay ay cielito lindo…”, estos versos originales, hacen clara alusión al volcán Teuhtli en Xochimilco (tierra de Quirino) y a que desde ahí se mira la gran Ciudad de México con mujeres que no se comparan a su amada.

La Sociedad de Autores y Compositores de México, aclaró que las Leyes Internacionales de Derechos de Autor, permiten incluir versos y/o estrofas de otras canciones, siempre y cuando se demuestre que dichas estrofas son de autor desconocido, o del dominio público; esto en relación a la Sierra Morena española; por su parte, la señora Gloria Mendoza de Moreno, nieta de Quirino Mendoza siempre sostuvo que todos los versos del Cielito Lindo iban dirigidos a su abuela Catalina Martínez y que la estrofa de la Sierra Morena, en realidad hacía mención a la Sierra Morones de Zacatecas, pero que una confusión gramatical o el mismo público la habrían modificado.

Para terminar, el último clavo en el ataúd de Ortega Morán, lo puso el escritor Carlos Monsiváis, al descubrir en uno de los textos originales que la canción de Quirino nunca se refirió a la Sierra Morena española, sino que había un espacio en el texto original, donde faltaba una coma y originalmente debía decir: “De la sierra, morena, cielito lindo…”, refiriéndose por “morena” a su amada Catalina.

Para terminar, el resultado de la investigación es presentado al Presidente Miguel de la Madrid, en donde el Instituto Nacional de Bellas Artes presenta los detalles de la investigación y la conclusión de que la canción “Cielito Lindo”, en su letra y su música, es completamente de origen y autoría mexicana, compuesta en 1888 por el Maestro Quirino Fidelino Mendoza y Cortés, registrada por él mismo como su único autor; señala también que la Sociedad de Autores y Compositores de México presenta documentación que avala el hecho y comprueba que los herederos de Quirino Mendoza son los propietarios de los derechos de autor y reciben regalías por la obra.

Honores y condecoraciones al Maestro Quirino Mendoza.

+ El 12 de octubre de 1919 el Rey de España Alfonso XIII le otorga el Galardón del Reino de España, por haber compuesto el Himno Real de España, en Ceremonia efectuada en el Palacio Real de Madrid.

+ El Club Internacional de Mujeres le rinde un homenaje y le entrega reconocimiento, al formar y dirigir la primera Orquesta Sinfónica Femenina en el mundo, integrada completamente por mujeres.

+ El Presidente Harry S, Truman de Estados Unidos, lo condecoró en Washington por haber compuesto “Cielito Lindo” y “Jesusita en Chihuahua”, ambas melodías muy arraigadas en el folclore country de Estados Unidos.

+ En Tokio, Japón, el Emperador Hirohito lo condecora por la canción “Cielito Lindo”

+ En 1947, los gobiernos de Chile, Venezuela, Honduras y Cuba le otorgan la Mención Honorífica por la canción “Cielito Lindo”.

+ El Gobierno de México a través de la Secretaría de Educación Pública le otorga la Medalla “Maestro Ignacio Manuel Altamirano” máximo galardón en el sector educativo, por sus 60 años al servicio de la educación en México.

+ El Maestro Quirino Fidelino Mendoza y Cortés fallece el 9 de noviembre de 1957 a los 95 años en la Ciudad de México, sus restos descansan en la Rotonda de los Personajes Ilustres de Xochimilco, sitio donde únicamente reposan los restos de diez personajes ilustres.

Datos curiosos y anecdóticos.

+ Se le atribuye a Pancho Villa haber dicho acerca de Quirino Mendoza, que: “personas como él no deben estar tocando en los cuarteles ni en el frente de batalla, deben estar gobernando a nuestro país”

+ El “Cielito Lindo”, se ha traducido a todos los idiomas.

+ Se dice que Pancho Villa hacía tocar el Cielito Lindo antes de cada batalla.

+ En la Copa del Mundo de Futbol en Francia ’98, el público francés también adoptó el Cielito Lindo para amenizar los partidos.

+ Durante muchos años, el Partido Liberal de Chile utilizó el Cielito Lindo como tema de sus campañas políticas.

+ Durante la Segunda Guerra Mundial, al invadir los nazis a Polonia, el pueblo polaco adoptó el Cielito Lindo como canción motivadora.

+ La cultura popular mexicana ha adoptado al Cielito Lindo como un segundo himno nacional.

+ Las canciones Cielito Lindo y Jesusita en Chihuahua, conocida en Estados Unidos como Chihuahua Jessie, han sido interpretadas y grabadas por infinidad de grupos y cantantes de country y folk music en Estados Unidos.

+ En los años setenta, la cadena de restaurantes de comida mexicana “Chi-Chi´s” lanzan una campaña en apoyo a su producto de helado frito, donde hacen una parodia del Cielito Lindo que insulta y agrede a la cultura mexicana; también la compañía Frito-Lay de Sabritas lanza al personaje “Frito Bandido” en apoyo a su marca “Fritos”, donde también con el Cielito Lindo se estereotipa a los mexicanos como bandidos, y todavía el anuncio remata diciendo “no se vayan a ofender”. Esto motivó una nota diplomática del Gobierno Mexicano y los anuncios de ambas compañías fueron retirados de inmediato; en el caso de Frito Bandido, la nota diplomática alcanzó a la compañía Warner Bros. y a su director de dibujos animados Tex Avery y al actor Mel Blanc, quienes crearon y le dieron voz al personaje, ambos ofrecieron una disculpa; como daño colateral, los estudios dejaron de producir el personaje Speedy González.

Fuentes Bibliográficas:

+ www.sacm.org.mx

+ www.cndh.org.mx

+ www.cancioneros.com

+ inba.gob.mx

+ revistaaventurero.com.mx

+ bcn.cl

+ memoricamexico.gob.mx

+ es.wikipedia.org

+ todocultura.gob.mx

+ inah.gob.mx