20 septiembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

La multiplicación de los pobres

3 min read
Opinión

A través del informe Medición multidimensional de la pobreza en México 2018 – 2020, el Coneval reveló que, en tan solo dos años, en México surgieron 3.8 millones de nuevos pobres.

En dicho informe, el Coneval evidencia y detalla que entre 2018 y 2020 la población en situación de pobreza; o sea, que se encuentran en una o varias de las 9 dimensiones de la pobreza señaladas en el artículo 36 de la Ley General de Desarrollo Social, pasó de 51.9 a 55.7 millones de personas; y que, en promedio, el número de carencias sociales de esa población pasó de 2.3 a 2.4.

En el caso de la pobreza extrema la situación está peor porque, en tan solo dos años, México pasó de 8.7 a 10.8 millones de personas en situación de pobreza extrema. Es decir, hubo un incremento de 2.1 millones de personas con, al menos, tres de las seis carencias sociales que se evalúan (rezago educativo, acceso a los servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, acceso a los servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación nutritiva y de calidad) y con un ingreso monetario menor al necesario para adquirir la canasta alimentaria.

Claro que como era de esperarse, el presidente López Obrador rechazó los datos del informe. “Fue por la pandemia. El Coneval tiene formas de medir de otra manera, otros indicadores. […]. No acepto el resultado de esa encuesta, tengo otros datos”, dijo el Presidente. Lo que el presidente nunca dirá, es que durante 15 años utilizó los datos del Coneval como eje del discurso populista con el que conmovió al pueblo bueno y sabio (“Por el bien de todos, primero los pobres”, decía -y dice-).

Cierto es que la pandemia ha provocado un aumento en los niveles de pobreza a nivel mundial y, particularmente, en América Latina; sin embargo, en el caso de México, el incremento de la pobreza no solo se debe a la pandemia sino a que las políticas económicas y sociales del gobierno de la 4T han sido inadecuadas e insuficientes para reducir o mitigar el problema de la pobreza.

“La gente está recibiendo más y aun con la pandemia la gente tiene para su consumo básico; y algo muy importante: no han perdido la fe”, respondió el presidente al informe del Coneval. Y sí, definitivamente la fe no se ha perdido porque la fe es lo último que se pierde, pero -acéptelo o no- hay, por lo menos, 10.8 millones de personas a las que la “fe” no les alcanza para adquirir ni la canasta alimentaria.

Y respecto a que “la gente está recibiendo más”, hay otro informe del Coneval (Evaluación de la Política de Desarrollo Social 2020) que destaca el hecho de que si bien las transferencias directas de apoyos económico (política social del gobierno de la 4T) pueden impactar positivamente como respuesta inmediata, no atacan de raíz la problemática de la pobreza en México.

En esta ocasión, finalizo citando lo dicho alguna vez por el abogado, periodista, escritor y profesor argentino, Mariano Grondona: El populismo ama tanto a los pobres que los multiplica.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.