lunes, abril 22, 2024

Gerardo Cortinas Murra, Opinión

La política cultural en Chihuahua

El Art. 27 de la Declaración Universal de Derechos humanos plasma el derecho humano a la cultura, en los términos siguientes: “Toda persona tiene derecho a tomar parte libremente en la vida cultural de la comunidad, a gozar de las artes y a participar en el progreso científico y en los beneficios que de él resulten”.

Por ello, debe tenerse presente que la cultura es “el conjunto de símbolos, normas, creencias, ideales, costumbres, mitos y rituales que se transmite de generación en generación, otorgando identidad a los miembros de una comunidad y que orienta, guía y da significado a sus distintos quehaceres sociales”.

Cuando uno se pregunta ¿Cuál es la importancia de la cultura? Las respuestas son, entre otras, las siguientes: a) Aumenta el conocimiento; b) Mejora la capacidad crítica; c); Fomenta la creatividad; y d) Fomenta el ocio y el entretenimiento.

En consecuencia, las políticas públicas culturales se sustentan en cuatro grandes principios: a) es la base en la que se fundamentan las identidades colectivas, y por tanto las identidades de las naciones; b) el valor estratégico de la cultura como difusor de estándares simbólicos y comunicativos; c) desarrolla la creatividad, la autoestima y una imagen positiva de las personas; y d) la necesidad de preservar el patrimonio colectivo de carácter cultural, histórico o natural.

Un número considerable de estudiosos coindicen en la importancia que tiene en las sociedades contemporáneas “contar con políticos y dirigentes integralmente formados para darle una mayor proyección a la cultura… políticos preocupados e interesados por la cultura, al margen de cualquier ideología política”.

Por lo tanto, la política está directamente relacionada con la cultura, “porque la cultura es la que rige los comportamientos en la sociedad y la política se acomoda a esta… Cultura y política es unión que debe mantenerse indisoluble en provecho colectivo, en la verdad de constituir sociedades mejores”.

Al hablar de políticas públicas, nos referimos a los procesos de planeación que define una visión de largo plazo que sobrepasa los periodos de gobierno, cuya finalidad es generar beneficios y repercusiones en la sociedad.

En Chihuahua, corresponde a la Secretaria de Cultura de Chihuahua fomentar la cultura. La Misión de esta dependencia estatal, es “garantizar a todos los habitantes del Estado garantizar todos sus derechos culturales”

Al parecer, existe el ‘Programa Estatal de Cultura’ supuestamente “construido en conjunto con los ciudadanos de las diversas regiones del estado; con artistas y creadores, colectivos, gestores culturales, empresarios y académicos, todos ellos interesados en el desarrollo de la cultura…”

Uno de sus objetivos, es “reducir las brechas de desigualdad en el ejercicio del derecho humano a la cultura facilitando el acceso a la apreciación, expresión y creación cultural y artística, para impulsar el nivel de vida de los habitantes del Estado”.

Para lograrlo, se tienen planeadas, entre otras, las siguientes estrategias: a) desarrollar programas y proyectos en todas las regiones del Estado, que permitan ejercer el derecho humano a la cultura con especial atención en grupos específicos; b) fortalecer las acciones culturales para públicos específicos en situación de vulnerabilidad social y/o económica; y c) gestionar la activación cultural en localidades rurales.

Por desgracia, estas estrategias son un sueño guajiro, dada la imposibilidad de contar con recursos suficientes para lograrlo; aunado a la notoria ineptitud de los responsables de fomentar la cultura local. Durante los años, he sido testigo de la mísera reputación que nuestro Estado tiene en el ámbito cultural y deportivo.

A mi parecer, la política cultural en nuestro Estado ha sido -es y seguirá siendo- un rotundo fracaso. La reciente polémica respecto a la obra de teatro (auspiciada por el Gobierno del Estado y el Municipio de Chihuahua) “porque solo beneficiará a un empresario y no llegará a la mayoría de la población”, es prueba fehaciente de ello.