viernes, abril 12, 2024

Eduardo Fernández, Opinión

La SCJN, la UNAM y el plagio

Perfil humano.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) se enfrenta al escándalo y desprestigio debido a
que una de sus ministras ha sido exhibida como plagiaria de su tesis profesional.

La ministra Yazmín Esquivel concursó para obtener la presidencia de este organismo judicial
cuando fue denunciada públicamente por el académico Guillermo Sheridan que había obtenido su
título plagiando otra tesis.

Esquivel pretendió desviar la acusación afirmando que su tesis fue copiada por Edgar Báez. El
problema para Yasmín es que éste presentó su tesis en 1986 y la ministra lo hizo en 1987.

El escándalo influyó para que los integrantes de la SCJN nombraran como presidenta a Norma Piña
y descartaran a Esquivel.

El asunto tuvo que ser investigado por la UNAM por lo que la FES Aragón designó a un comité para
que lo analizara y su dictamen fue que la tesis de la ministra si era un plagio a la presentada antes
por Báez.

El rector de la UNAM dio a conocer el fallo académico, pero a la vez declaró que la institución no
tenía la facultad legal para cancelar el título de Yasmín por lo que el abogado general turnó el caso
a la dirección general de profesiones de la SEP.

Tal y como lo expresó el presidente López Obrador el rector como Poncio Pilatos se lavó las manos
y mejor le dejó la responsabilidad a la SEP para decidir legalmente sobre algo que le atañe a la
UNAM pues es la que expidió el título profesional.

A pesar de la avalancha de críticas Yasmín Esquivel no ha renunciado a su cargo en la Corte, la cual
hasta el momento no se ha pronunciado al respecto a pesar de que un requisito fundamental para
ser ministro es tener acreditado el título de licenciado en derecho.

Por otra parte el plagio es un delito por lo que si ya fue dictaminado que sucedió es incongruente
que la ministra continúe en su cargo fallando casos sin contar con la autenticidad de su título, por
lo que no solo por ética sino también por dignidad debería haber renunciado.

Una buena cantidad de amparos se pueden presentar alegando que la ministra no cuenta con la
legitimidad necesaria para fallar en casos judiciales debido a que no es auténtico su título
profesional.

Además la reputación de la SCJN está en entredicho si aceptan el resto de sus integrantes
continuar sus labores como si nada hubiera sucedido, lo cual desde luego es inadmisible para el
poder judicial.

Hablando de plagios se recuerda cuando el expresidente Peña Nieto también fue acusado de
haber copiado párrafos enteros de otros autores en su tesis sin realizar las citas correspondientes,
esto es, se adjudicó su autoría.