viernes, mayo 17, 2024

Buzón, Eduardo Fernández

Las crisis mundiales y el espectro de una recesión económica global

Perfil humano.

En este 2022 parecería que la economía se recuperaría después de dos años de pandemia y aunque ésta ha disminuido sus secuelas continúan produciendo severas crisis mundiales.

En la reciente reunión anual en Davos el vicecanciller alemán afirmó que la economía mundial se enfrenta a cuatro crisis: alta inflación, crisis energética, pobreza alimentaria y crisis climática. Señaló que si no se superaban tales crisis se iba a entrar en una recesión mundial con efectos en la estabilidad global.

La inflación que golpea a las economías nacionales es la más alta que se haya dado en este siglo lo que ha provocado una carestía y aumento de los precios de los productos, sobre todo de los básicos.

La crisis energética causada en buena parte por la guerra en Ucrania ha elevado los precios del petróleo y el gas alimentando a la inflación. Aunque hasta el momento el gobierno mexicano ha podido evitar un “gasolinazo” no cobrando impuestos a las gasolinas y subsidiándolas, la medida no podrá ser mantenida por mucho tiempo y afectará a la economía de los ciudadanos.

En Europa la situación es más grave pues ante las sanciones aplicadas a Rusia algunos países podrían quedarse sin el gas que les surte este país con las repercusiones negativas para sus habitantes.

La inflación y la crisis energética más la disminución de la producción dan como resultado una pobreza alimentaria que afecta severamente sobre todo a los países con menor desarrollo. En México esto se refleja en que la canasta alimentaria cada vez sea más difícil de alcanzar por lo que están aumentando significativamente los hogares en pobreza alimentaria.

Estos problemas se agudizarán si continúa el déficit comercial de nuestro país con Estados Unidos pues importamos granos básicos como el maíz y el trigo.

Como si estos retos no fueran suficientes el mundo se enfrenta a una crisis climática debido al incremento del calentamiento global, como se está reflejando en las altas temperaturas, las sequías, inundaciones y con huracanes cada vez más potentes y destructivos.

El cambio climático está presente en las citadas crisis y es el mayor reto del siglo para la sobrevivencia humana y de las demás especies vivas.

Ahora bien, una recesión mundial causada por estas crisis como lo señalara el político germano sería sumamente desastrosa como ha sucedido en otros periodos históricos. Podría ser el detonante de guerras y revoluciones violentas, como sucedió con la segunda guerra mundial después de la recesión de 1929.

Hablando de guerras la de Ucrania continúa siendo un peligro latente para la paz y estabilidad mundial, ya no se diga para la economía.

La emigración de millones de ucranianos a otros países y la destrucción de este país está afectando a todo el orbe. Por ejemplo, se espera una gran hambruna en el norte de África ya que sus habitantes dependen de los granos de Ucrania, cuyo abastecimiento está en serio peligro debido al bloqueo ruso de los puertos ucranianos y a la destrucción sistemática de los graneros.

El horizonte este año se ha oscurecido para la economía, como lo afirmara la directora gerente del FMI, aunque también para las demás perspectivas humanas. Y un ambiente depresivo y crítico es un excelente caldo de cultivo para las tiranías por lo que los regímenes democráticos tradicionales están en riesgo de ser sustituidos por gobiernos autoritarios y populistas.

El futuro de la humanidad dependerá de cómo afrontemos estos retos y crisis. No es una tarea fácil e inmediata pues requerirá el esfuerzo consensado global, así como una visión distinta a la que ha prevalecido hasta ahora en las sociedades y culturas del mundo.