2 diciembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Le va a ir bien al estado de Chihuahua

4 min read
Opinión.

Hace unos días, expresé que después de las elecciones del domingo 6 de junio inmediato anterior, a reserva de comprobarlo, al PAN le quedaban Querétaro y Chihuahua como únicos bastiones en todo el territorio nacional.

            Ante tal afirmación, algunas personas con quienes tengo periódicas conversaciones –entre ellas  mi querido hijo Benito Abraham–, opinaron que en el caso del estado de Chihuahua, no era así, pues los votos emitidos por los chihuahuenses residentes aquí y en el extranjero (USA, sobresalientemente), indicaban que las preferencias hacia tal o cual partido político, estaban proporcionalmente bien distribuidas, sin que los dos partidos de mayor fuerza y presencia: MORENA y PAN, llegasen a obtener más de las tres cuartas partes de los sufragios computados, que los convertiría en el partido político  dominante.

            Y, efectivamente, consultando en Google los resultados preliminares (17 de junio) de los comicios en referencia, en los cuales se eligieron 882 cargos de elección popular, gobernador, 22 diputaciones de mayoría relativa, 11 de representación proporcional (¿pluris?), 67 alcaldías, 67 sindicaturas y 714 regidurías. Para lo cual se logró un total de 1,132, 612 VOTOS.

            Ahora bien. Considerando las candidaturas al gobierno del estado, tenemos los siguientes resultados: Maru Campos obtuvo 493, 235 votos (la mayoría en la ciudad-capital), Juan Carlos Loera recibió 357, 158 votos (principalmente en la fronteriza Cd. Juárez) y, Jorge Alfredo Lozoya logró 133, 159 votos (centralmente de Hidalgo del Parral). Sumados los votos de  Loera y de Lozoya, nos da un total de 490, 317 sufragios. Corroborándose que las cifras están casi al tú por tú. Por lo que nuestra entidad federativa de acuerdo con esos indicadores computarizados, ni es medianamente de derecha panista, ni medianamente de izquierda morenista o de la Cuarta Transformación.

            Lo que sí queda claro, es que AMLO-MORENA siguió bien posicionado en Ciudad Juárez (que cuenta con el mayor número de votantes en toda nuestra entidad federativa) y en general en la zona fronteriza, ya que se alzó con la presidencia municipal y con los distritos federales (diputados del Congreso de la Unión),  una decena de diputados locales, y algunos municipios.

            Lo mismo puede afirmarse del PAN, ya que repite en la gubernatura, sustituyendo a su correligionario Javier Corral Jurado, así como en la presidencia municipal de  Chihuahua, haciéndose además de un considerable número de diputados federales y una docena de diputados locales.

            Debe agregarse, que el PRI, aun cuando a nivel nacional ya huele a moribundo, tendrá bajo logotipo tricolor, 28 municipios enclavados en el medio rural, en la Sierra Tarahumara. Es decir, por angas o por mangas: sostuvo a su favor el “voto verde”.

            Esos resultados postelectorales, no deben considerarse negativos, ya que en el ejercicio de la democracia “representativa” o moderna, en buena lid, eso y más  sucede. Por lo que debe renovarse y reforzarse el optimismo en cada uno de los chihuahuenses, ya que si cada ciudadano, la población toda, estamos pendientes y exigimos  que quienes lograron el triunfo,  cumplan cabalmente con los compromisos que adquirieron cuando anduvieron pidiendo el voto, seguramente TRABAJARÁN, HARÁN OBRA PÚBLICA, que beneficie a todos los chihuahuenses, esencialmente a los más desprotegidos, a los más pobres, que son la mayoría.

            Como está geopolítica y proporcionalmente bien focalizado  el extenso territorio chihuahuense, a cual más  de las y los que a partir de septiembre se harán cargo de sus grandes responsabilidades como servidores públicos, darán lo mejor de sí, ya que, llegado el año 2024, se calificará plausiblemente o reprobadamente su desempeño en la cosa pública.

                        Benéfico será para los chihuahuenses, que los susodichos, en aras de demostrar un óptimo trabajo que beneficie a todos, procurarán compartir más que competir, emularán más que ufanarse de ser superiores y  desear el fracaso del adversario.

            En el caso de Maru Campos, una vez que sea declarada constitucionalmente gobernadora, si no  prospera la impugnación en su contra hecha por Juan Carlos Loera de la Rosa (Morena), el quinquenio de su correligionario Javier Corral Jurado, pesará sobre sus espaldas, mucho más que la cantera que cargó el histórico Pípila de la Alhóndiga de Granaditas.

            Claro que teniendo ética y moral,  habiendo voluntad política y de servicio de los “políticos y políticas” en comento, a Chihuahua, por fin, le va a ir muy bien. Ante todo y sobre todo, si consciente y convencidamente colocan a la entrada de sus oficina o lugar de “trabajo, un letrero a la vista de todos que postule: NO CORRUPCIÓN, NO ROBOS, NO DESVIACIÓN DE RECURSOS, NO PAGO DE FACTURAS ELECTORERAS, NO SUELDOS SUPERIORES AL QUE GANA EL PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA, NO IMPUNIDAD, NO ENFRENTAMIENTO ENTRE LOS TRES NIVELES DE GOBIERNO.

            En ese tenor, tirios y troyanos, administrarán y canalizarán con toda honradez los recursos financieros del Estado, de los municipios, de… para dar solución prioritaria a los graves problemas añejos que sufre el pueblo, sobre todo los habitantes de Cd. Juárez y Chihuahua.

            Alexis de Tocqueville, en un discurso en la Cámara de Diputados (el 27 de enero de 1848), en relación al voto, repudiando la moral baja y vulgar, afirmó: “quien goza de los derechos políticos considera que puede usarlos en beneficio personal siguiendo el interés propio”.    

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.