domingo, mayo 26, 2024

Aída Holguín Baeza, Opinión

Libertad de prensa bajo presión

Estando todavía en el marco del Día Mundial de la Libertad de Prensa, y considerando que esa libertad debe ejercerse todos los días, procede reflexionar al respecto.

La libertad de prensa, tal como lo precisa la ONU, es fundamental para garantizar el pleno y efectivo derecho a la libertad de expresión. Entonces, teniendo en cuenta ese derecho, el Día Mundial de la Libertad de Prensa es una oportunidad para reflexionar en torno al problema de las amenazas que, día a día, agravan la situación de libertad de prensa.

Según el Índice Mundial de Libertad de Prensa (IMLP) 2024, informe elaborado por el reconocido organismo independiente Reporteros sin Fronteras (RSF), la libertad de prensa en todo el mundo está siendo amenazada por las mismas personas que deberían ser sus garantes: las autoridades políticas.

Con dicho informe, RSF advierte que un número creciente de gobiernos y autoridades políticas no están cumpliendo su papel como garantes del mejor entorno posible para el periodismo y para el derecho del público a noticias e información confiables, independientes y diversas, observando una preocupante disminución del apoyo y el respeto a la autonomía de los medios y un aumento de la presión por parte del Estado u otros actores políticos.

En el caso específico de México, el IMLP 2024 coloca a nuestro país en el puesto número 121 (de una lista de 180 países y territorios de todo el mundo), enfatizando que México sigue siendo el país más peligroso para los periodistas, con el mayor número de periodistas asesinados (72) en el mundo en los últimos 10 años, habiendo sido del 2019 a la fecha el periodo más crítico, con 37 periodistas asesinados.

Con esos datos, el informe de RSF evidencia que México no ha logrado avances en la protección de periodistas durante los seis años de AMLO como presidente, refiriendo que año tras año, México sigue siendo uno de los países más peligrosos y mortales del mundo para los periodistas.

Y sí, aunque desde hace tiempo México es peligroso y mortal para los periodistas, el informe de RSF precisa que el presidente López Obrador, en el poder desde 2018, aún no ha llevado a cabo las reformas y medidas necesarias para detener la espiral de violencia contra la prensa. Al contrario, el presidente López Obrador y otros funcionarios del gobierno han adoptado una retórica combativa y estigmatizante hacia la prensa. Y así, la libertad de prensa en México está siendo amenazada por las mismas personas que deberían ser sus garantes.

Por eso y muchas cosas más, queda claro por qué el Índice Mundial de Libertad de Prensa 2024 concluye que “el presidente Andrés Manuel López Obrador tiene poco que ofrecer en el último año de su mandato más allá de discursos que parecen más preocupados por confrontar a los periodistas que promover un entorno más seguro para los trabajadores de los medios”.

A modo de reflexión concientizadora, concluyo citando lo dicho por el filósofo, escritor y periodista francés, Albert Camus: Una prensa libre puede, por supuesto, ser buena o mala, pero, sin duda, sin libertad, la prensa nunca será más que mala.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *