domingo, julio 21, 2024

Luis Javier Valero, Opinión

Los ‘dueños’ de la capital y Guachochi

Luis Javier Valero Flores.- El baño de sangre presentado en el país durante el presente sexenio (191 mil 389 homicidios, hasta el 2 de julio, cifra a la que debe sumársele entre un 16 a 20% más en las cifras definitivas en el reporte del INEGI de mediados del año próximo) para los chihuahuenses no es una cosa ajena, más si se toma en cuenta que en las últimas semanas se ha convertido en una tragedia que cada día hace rememorar; con temor, con dolor, con espanto, la oleada de fines de la primera década, y la segunda del presente siglo en la entidad.

El crimen organizado ha ordenado el toque de queda en Guachochi.

El martes apareció una manta en la que, además de amenazar a «los marranos», la «Gente Nueva» los conminó a salir de la población o atenerse a las consecuencias; urgieron a los habitantes a no salir después de la 10 de la noche y, al igual que los instaladores de mantas en la capital de Chihuahua -el miércoles, ayer-, se erigieron en dueños, éstos, de la capital, y aquellos de Guachochi.

Como en aquella aciaga temporada (2008-2011), el grupo criminal de la Tarahumara se arroga la facultad de declarar un toque de queda que, por supuesto, fue acatado por la población, igual que los habitantes de Juárez, Chihuahua y muchas poblaciones de la entidad lo hicieron entonces.

Toque de queda que, como aquellos días, también fue acatado por las fuerzas policiacas.

La respuesta gubernamental fue de lujo: «Estudiaremos el contenido de las mantas».

Pero, de ninguna manera, ni las fuerzas estatales, ni las federales, hicieron por lo menos un pronunciamiento ni, menos, el anuncio de la movilización de fuertes y numerosos destacamentos a aquella población.

El colmo es que tales anuncios criminales los hicieron en plena capital chihuahuense y las declaraciones oficiales en extremo mesuradas fueron la tónica.

Bueno, del partido oficial federal, de sus representantes federales no ha habido pronunciamiento alguno, sólo el Dip. Oscar Castrejón exigió que «la gobernadora agarre su responsabilidad en el tema de seguridad y que no lo delegue a nadie, que todos los días debe estar en las Mesas de Paz y Seguridad”, reiteró el diputado».

Como si eso evitara el baño de sangre, extorsiones, secuestros y apoderamiento de vastas zonas del país por el crimen organizado, como ahora lo demuestran, no solo las mantas que difunden las bandas criminales en Chihuahua y en Chihuahua, en las que se ostentan como ‘dueños de la capital’.

El problema es que el presidente López Obrador sí va diariamente  a las reuniones de seguridad, celebradas casi en su totalidad en Palacio Nacional y ya tiene en sus alforjas-sexenio más homicidios que en toda la historia, a pesar de contar con una fuerza policíaca (la GN) tres veces superior a la que tuviera Peña Nieto.

«Se va a operar con más células BOI en la región para dar seguridad a los ciudadanos de la región y sobre todo a los turistas”, dijo a la prensa» el fiscal de la zona sur. (Nota de la redacción, El Diario, 3/7/24).

Como los de antes, como siempre, ante el anuncio del toque de queda ordenado por los delincuentes, acatado por pobladores y autoridades, declaró que el día  del «presunto toque de queda todo se desarrolló con relativa tranquilidad (sic)». (Ibídem).

Todavía más grave que lo anterior -si es que cabe en tema tan delicado- es que luego de haber causado casi 4 decenas de ejecuciones en la zona aledaña al poblado El Sauz, del municipio de Chihuahua, los criminales se dan el lujo de amenazar a sus rivales de no incursionar en la zona pues «la capital tiene dueño». (Nota de la redacción, El Diario de Chihuahua, 3/7/24).

«A todos los extorsionadores les va a pasar lo mismo que a los marranos de nuevo delicias mata inocentes, a robar a otro municipio la capital tiene dueño». (Ibídem).

Muchos meses atrás, a raíz de que el chofer de un trailer a exceso de velocidad atropellara y le causara la muerte a más de 10 personas en Villa Ahumada, un grupo criminal lanzó la advertencia de que cualquier trailero que se excediera en la velocidad al cruzar la población, de lo contrario serían «tableados».

Por supuesto que alguien no les creyó y en redes sociales se volvió ‘trend topic’ el video en el que el grupo criminal hacía justicia, «tableteando» al chofer que violó el ordenamiento y evitaba que circularan los traileros a exceso de velocidad.

Hasta la fecha todos los tripulantes de vehículos -sobre todo los pesados- han obedecido a pie juntillas la orden.

Ahora, la capital y la metrópoli de La Tarahumara están en las mismas condiciones que la población lideresa mundial en la venta de ‘burritos’, la autoridad que manda es el crimen organizado.

Columna de Plata-APCJ: 2008, 2015, 2017, 2022 y 2023asertodechihuahua@yahoo.com.mx