18 mayo, 2022

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Los futuros de la educación

3 min read
Opinión.

Como parte de la recién creada iniciativa “Los futuros de la educación”, a mediados del 2019 la UNESCO inició un proceso de consulta para construir la base del debate global sobre dicha temática.

Desde entonces, aquel proyecto con Visión al 2050 se ha ido desarrollado exitosamente y, a la fecha, ya existe un informe global elaborado por la Comisión Internacional que guía los trabajos de la iniciativa.

En términos generales, el informe “Reimaginar juntos nuestros futuros: un nuevo contrato social para la educación” enfatiza que, de cara al 2050, son tres las preguntas esenciales que deben plantearse en materia de educación: ¿Qué deberíamos seguir haciendo?, ¿Qué deberíamos dejar de hacer? y ¿Qué debería reinventarse de forma creativa?

Son pues tres preguntas que parecieran sencillas y muy rápidas de contestar, pero la realidad es que se requirieron 2 años para elaborar un reporte que, en forma de principios, antecedentes y propuestas, diera respuesta clara y precisa a dichos cuestionamientos.

Con ese contexto, el título del ya mencionado informe toma sentido. Es decir, que el acto de “reimaginar” se conciba como el trabajo conjunto para crear futuros compartidos e interdependientes, y que la educación es un “contrato social” que se debe renovar y ampliar, garantizando que la educación sea de calidad y reciba la financiación pública suficiente, e incluya el necesario el compromiso y participación de la sociedad en general porque de ello depende reforzar -o no- la calidad de patrimonio común de la educación (como una forma de bienestar compartido que se elige y se logra).

Y es en torno a dicho informe que, este año, en el marco del Día Internacional de la Educación, el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres, precisa que ha llegado el momento de reactivar nuestro compromiso colectivo con la educación, en el entendido de que se trata de un bien público y una prioridad política de primer orden en el contexto de la recuperación y de cara al futuro.

Básicamente, sobre los futuros de la educación, la ONU y la UNESCO coinciden en la necesidad de reexaminar y replantear la manera en que la educación y el conocimiento pueden contribuir al bien común mundial, y que para transformar el futuro se requiere reequilibrar de manera urgente la forma en la que nos relacionamos entre nosotros, con la naturaleza y con la tecnología que impregna nuestras vidas.

Queda claro pues que la visión para el 2050 que, en materia de educación, tienen la ONU y la UNESCO es ambiciosa y requiere mucho esfuerzo; sin embargo, también claro que ya existen bases sólidas para repensar la educación y tratar de dar forma al futuro. Y por nuestra parte, como sociedad, lo que procede es atender el llamado a comprometernos y participar en lo que nos corresponde.

En esta ocasión, finalizo citando lo dicho alguna vez por el político y trigésimo quinto presidente de los Estados Unidos, John F. Kennedy: La educación es la clave del futuro. La clave del destino del hombre y de su posibilidad de actuar en un mundo mejor.

Aída María Holguín Baeza
laecita@gmail.com

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.