domingo, junio 23, 2024

Eduardo Fernández, Opinión

Los polémicos nuevos libros de texto gratuitos

Perfil humano.

Los nuevos libros de texto gratuitos para primaria han generado un fuerte rechazo de parte de padres de familia y maestros debido a sus controversiales contenidos. 

El proceso de su elaboración fue opaco y no se sujetó a las normas establecidas como realizar consultas antes de su edición en las que participaran especialistas en la materia. 

Tampoco se tuvo la participación de los maestros de primaria y de los padres de familia, lo cual ha generado inconformidad y recelo sobre la forma en que se modificaron. 

Además se les critica que están llenos de errores, sobre todo gramaticales como justificar el uso de pleonasmos como “salir para afuera”. 

También se les objeta la reducción de las matemáticas y un enfoque marcadamente ideológico acorde con la actual propuesta gubernamental de la “cuarta transformación”. 

La avalancha de críticas mediáticas no ha logrado que el gobierno federal cambie su postura y ya han sido distribuidos en todo el país. 

La unión nacional de padres de familia solicitó amparos para evitar el uso de estos nuevos libros de texto por lo que un juez federal ordenó que no se repartieran en los diversos estados de la república. 

En respuesta los gobiernos de Guanajuato, Chihuahua y Jalisco decidieron detenerlos y no distribuirlos en las escuelas primarias mientras que los gobernadores morenistas en un desplegado apoyaron al gobierno federal. 

El autor de estos polémicos materiales es un tal Marx Arriaga, el cual al parecer empleó a colaboradores extranjeros y declaró que defendería sus productos “hasta la muerte”. 

En cuanto a los sindicatos de maestros, el SNTE manifestó estar de acuerdo con los nuevos libros de texto mientras que la CNTE expresó su inconformidad. 

El presidente López Obrador dijo en una de sus tertulias mañaneras que estaban bien, que eran “bonitos” y afirmó que sus críticos ni los habían leído. 

Por sus ligeros comentarios parece más bien que es él quien no los ha leído y por cuestiones personales e ideológicas apoya lo hecho por el cuestionado Marx. 

La casi anónima titular de la SEP ha declarado que pese a las objeciones legales y oposición de organizaciones de padres de familia se utilizarán los nuevos textos en el siguiente año escolar. 

Con sus errores y enfoques cuestionables los libros ya han sido impresos y distribuidos por lo que es obvio que no serán corregidos antes de que los alumnos inicien sus clases. 

Los libros de texto gratuitos fueron implementados como instrumentos de enseñanza por el gobierno de Adolfo López Mateos. 

En ese tiempo fueron criticados por tener un enfoque ideológico del partido hegemónico en el poder. 

Sin embargo ahora la propuesta que se les hace a los niños de cómo pueden ser las familias y las relaciones sexuales ha ocasionado un fuerte rechazo por parte de los padres de familia. 

El problema es que no se toman en cuenta las tradicionales creencias y valores arraigados en los mexicanos, lo cual pretende ser innovador pero más bien fomenta la polarización ideológica. 

Los libros de texto son considerados como material propagandístico en lugar de ser un apoyo didáctico por lo que el debate generado aumentará sobre todo cuando sean utilizados en las aulas. 

En tiempos preelectorales la controversia sobre los libros de texto podría convertirse en una ola popular en contra de las pretensiones del actual inquilino de Palacio Nacional de perpetuar en el poder su movimiento y a la 4T.