27 octubre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Los “Voladores de Papantla” y la importancia de tener más interés por proteger y respetar el patrimonio

6 min read
Viviana Mendoza.

La ceremonia ritual de los voladores es una danza asociada a la fertilidad que ejecutan diversos grupos étnicos de México y Centroamérica, en particular los totonacos del Estado de Veracruz, situado al este de México. Fue inscrita en 2009 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO).

Su objeto es expresar el respeto profesado hacia la naturaleza y el universo espiritual, así como la armonía con ambos.

Se tiene evidencia de la existencia de este ritual desde el año 600 a.C. Son ceremonias que expresan principios y valores fundamentales de la cosmovisión indígena que, de acuerdo a la tradición totonaca, en épocas lejanas, durante un periodo de sequía y hambruna, los sabios ancianos enviaron a mensajeros-sacerdotes (los voladores) para brindar ofrendas a los dioses y pedirles la lluvia que fecundaría la tierra.

Esta es la leyenda de la región del Totonacapan, ubicada a lo largo de la costa veracruzana y la Sierra Norte de Puebla, donde se observa esta práctica con mayor arraigo, principalmente en el municipio de Papantla, Veracruz, que es reforzada por su cercanía con la Zona Arqueológica El Tajín, aunque diversos grupos étnicos, como los totonacas, nahuas, otomíes y mayas quichés, entre otros, realizan la danza del volador con variaciones.

El vuelo es la parte final de la ceremonia, que se inicia desde la vestimenta (muchas veces elaborada por los mismos voladores) y una preparación espiritual previa, que requiere de alguien que se juega la vida. El proceso incluye la búsqueda del palo sagrado, su corte, arrastre y levantamiento, la danza previa, la petición de perdón al bosque y el montaje de un altar.

En el transcurso de la ceremonia, cuatro jóvenes trepan por un mástil de 18 a 40 metros de alto fabricado con el tronco de un árbol recién cortado en el bosque tras haber implorado el perdón del dios de la montaña. Sentado en la plataforma que remata el mástil, un quinto hombre, el caporal, toca con una flauta y un tambor melodías en honor del sol, así como de los cuatro vientos y puntos cardinales. Después de este acto de invocación, los danzantes se lanzan al vacío desde la plataforma a la que están atados por largas cuerdas, giran imitando el vuelo de los pájaros mientras la cuerda se desenrolla, y van descendiendo paulatinamente hasta el suelo. Cada variante de la danza ritual de los voladores representa un medio de hacer revivir el mito del universo, de modo que esta ceremonia expresa la visión del mundo y los valores de la comunidad, propicia la comunicación con los dioses e impetra la prosperidad. Para los ejecutantes de esta danza y todas las personas que comulgan con la espiritualidad del rito en calidad de espectadores, la ceremonia de los voladores constituye un motivo para enorgullecerse de su patrimonio y de su identidad culturales, al mismo tiempo que suscita un sentimiento de respeto por ambos.

Para Rogaciano Ramos Jiménez, maestro abuelo totonaco, “Ser volador significa ser fuerte, claro, soñador, alguien que se sostiene por las cuerdas y por cuatro ejecutantes y su caporal, pero que en la vida cotidiana, es soportado por la fuerza de la familia y de nuestros pueblos; ser volador es un compromiso y un honor. Por eso, esta placa nos compromete a llevar en alto el honor de un volador”.

Lo anterior fue expresado por el venerable anciano durante la develación de una placa que refrenda la declaratoria de la UNESCO de la “Ceremonia ritual de los voladores” como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. El acto se efectuó este 21 de diciembre de 2018 en la Plaza Media Luna de la Zona Arqueológica de “El Tajín”, en Veracruz.

El experimentado volador manifestó que para él y sus compañeros voladores, el ritual para pedir la lluvia y agradecer la salud tiene un origen y principios, por lo que se debe promover, difundir y conservar esta tradición, ya que de ésta deriva el bienestar de sus familias, sus pueblos y su cultura.

 “El origen de lo que somos nos forja en la vida, nos posiciona, son aspectos que se deben entender para que tenga sentido el valor patrimonial de nuestra danza. Ser portador significa conocer el valor del patrimonio que le da sentido a nuestra danza, por eso, no sólo es saber hacer el ritual, sino incorporar los principios de vida y origen en nuestra vida cotidiana”, afirmó.

Para escuchar y ver un poco de este rito se puede ver la cápsula realzada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Derivado de la declaratoria hay un beneficio adicional relacionado con el medio ambiente, y es la obligación de preservar las especies del árbol utilizado en las ceremonias y que en algunas regiones empezaba a extinguirse.

Este patrimonio ha vuelto a ser tema de conversación al grado que este fin de semana La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, se pronunció en un comunicado en contra de la empresa Moneyman por hacer uso indebido de la imagen de la Ceremonia Ritual de Voladores en una publicidad donde se ofende, discrimina, devalúa y ridiculiza la ceremonia.

“La Secretaría de Cultura trabaja por política integral de conservación y protección del patrimonio cultural en todas sus expresiones, incluidas las danzas y rituales; nos sumamos enérgicamente a los pronunciamientos que se han hecho en contra de esta publicidad y ofrecemos todo nuestro respaldo al Consejo para la Protección y Preservación de la Ceremonia Ritual de los Voladores”.

Al respecto el artículo 31 de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, establece que es un derecho de las comunidades mantener, controlar, proteger y desarrollar su patrimonio cultural, sus conocimientos tradicionales y sus expresiones culturales, además de que tienen derecho a desarrollar la propiedad intelectual sobre los mismos.

Del mismo modo, la Ley de Salvaguarda de los Conocimientos, Cultura e Identidad de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanos, en diversos artículos del capítulo segundo de los Derechos Colectivos de Propiedad Intelectual, señala que sus conocimientos, cultura e identidad y las manifestaciones materiales e inmateriales que de estos deriven son inalienables, indivisibles e imprescriptibles.

Esta ley en el artículo 6 reconoce el derecho y la facultad de los pueblos y comunidades indígenas y afromexicanas a decidir sobre el uso de sus conocimientos, cultura e identidad y las expresiones materiales e inmateriales asociadas a este patrimonio cultural, sin que medie procedimiento administrativo previo para efectos constitutivos.

Es importante comentar que, en sesión semipresencial del 30 de abril, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó, por 436 votos a favor, uno en contra y cero abstenciones, expedir la Ley Federal de Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas.

El dictamen señala que la Ley tiene el fin de promover el respeto y desarrollo del patrimonio cultural, así como reconocer la diversidad de sus elementos.

El nuevo ordenamiento establece la construcción del Sistema de Protección del Patrimonio Cultural de los Pueblos y Comunidades Indígenas y Afromexicanas como mecanismo de coordinación interinstitucional del Gobierno federal, conjuntamente con los pueblos y comunidades.

El ordenamiento fija las sanciones por la apropiación indebida, uso, aprovechamiento, comercialización o reproducción del patrimonio cultural, conocimientos y expresiones culturales tradicionales, según corresponda, cuando no exista el consentimiento libre, previo e informado o se vulnere su patrimonio.

En los artículos transitorios cita que las erogaciones que se generen con motivo de la entrada en vigor del Decreto corresponderán a las dependencias y entidades competentes y se realizarán con cargo a su presupuesto aprobado para el ejercicio fiscal que corresponda.

El Reglamento de la Ley será publicado por la autoridad correspondiente en un lapso de 180 días naturales. Aunque en este momento parece que sigue en el Senado.

Fuentes principales:

https://ich.unesco.org/es/RL/la-ceremonia-ritual-de-los-voladores-00175
https://www.inah.gob.mx/boletines/7865-refrendan-declaratoria-de-la-ceremonia-ritual-de-los-voladores-como-patrimonio-inmaterial-de-la-humanidad
https://www.gob.mx/inpi/es/articulos/inpi-condena-el-plagio-de-disenos-artesanales-de-los-pueblos-indigenas?idiom=es

http://comunicacionnoticias.diputados.gob.mx/comunicacion/index.php/boletines/aprueba-camara-de-diputados-expedir-la-ley-federal-de-proteccion-del-patrimonio-cultural-de-los-pueblos-y-comunidades-indigenas-y-afromexicanas#gsc.tab=0

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.