5 diciembre, 2021

El Devenir

Periodismo con compromiso social

Magisterio de la Sección 42 exije real democracia sindical

6 min read
Opinión.

Fueron décadas las que la base magisterial, las maestras y los maestros, y demás trabajadores al servicio de la educación pública, agremiados en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), se vieron obligados a soportar:  trapacerías,  traiciones,  mal tratados, jineteo y robo descarado de sus cuotas,  persecuciones, golpizas y hasta  asesinatos –impunes hasta la fecha–, por parte de las mafias del “charrismo” sindical que desde los años setenta del siglo XX se apoderaron del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del sindicato más numeroso de América Latina.

Etapa de triste memoria para los auténticos docentes, verdaderos sindicalistas, y padres de familia preocupados y ocupados por la educación de sus vástagos, que coincidió con la llegada de Luis Echeverría Álvarez a la Presidencia de la República, paradójicamente: el presidente cuya política estatal fue la llamada “aperura democrática”.

Ciertamente, ni en los años cincuenta y los sesenta, del siglo inmediato anterior, fue tan cuestionada y difícil la realidad vivida al seno del SNTE, tanto en la sede nacional como en el resto de las más de cincuenta secciones que lo conforman, como la que se instrumentó e impuso  a partir de la década de los setenta, en que con amenazas de todo tipo y por la fuerza gansteril, tomaron el control del CEN del SNTE y del resto de la estructura sindical nacional, los dos  autollamados y servilmente proclamados “líderes morales y vitalicios” de los trabajadores de la educación pública: Carlos Jonguitud Barrios y Elba Esther Gordillo Morales.

En tal sentido, desde el 22 de septiembre de 1970 en que Carlos Jonguitud Barrios, al frente de porros armados tomó las oficinas del CEN y se hizo del férreo control del mismo (formalmente a partir de 1974), se inició la era del poderoso, temido y prepotente señor de “horca y cuchillo”, apuntalado por la bajeza de sus achichincles de una importante cantidad de comités seccionales del país, en detrimento de la preparación y actualización del magisterio y de sus prestaciones económico-laborales y escalafonarios.

Durante su cacicazgo más de 150 profesores democrático-disidentes fueron asesinados por los esbirros de Jonguitud y de su “vanguardia revolucionaria”; entre ellos, los respetados y muy reconocidos maestros-docentes: Misael Núñez Acosta y Pedro Palma.

¡Imperdonable! Los serviles y oportunistas a la sazón, utilizando metáforas marinas, lo describieron como “el faro luminoso que, en medio de las tormentas que se ciernen sobre el sindicato, señala el camino [¿?] que conduce a puerto seguro”.

Empero, el certero juicio de los entregados y verdaderos mentores, y de la ciudadanía en general, lo caracterizaron como “el enemigo público número uno de la educación”.

Así pues, tanto Carlos Jonguitud Barrios como Elba Esther Gordillo Morales, se distinguieron por sus retrógradas, autoritarias, prepotentes y vulgares prácticas gremiales, muy ad hoc con el partido en que militaban y tenían corporativizado al SNTE: el PRI.

Ahora bien, afortunadamente con la llegada de AMLO a la Presidencia y la construcción del régimen de la 4 T, el ambiente individual y colectivo del SNTE empieza a cambiar positivamente; nada más en materia político-sindical-electoral, el secretario general del CEN, Alfonso Cepeda Salas, el 21 de octubre de este año, se congratuló por el exitoso proceso electoral para renovar la directiva sindical de las secciones 2 y 37 de B. C., así como la 31 de Tlaxcala. Destacando que prevaleció la madurez democrática, se respetó el voto directo, secreto, nominal y universal. De acuerdo con la nueva legislación.

No obstante, aquí en Chihuahua, dadas las prácticas sindicaleras, viciadas y  acostumbradas en la sección 42 como en la 8, un grupo de maestros en activo,  jubilados y pensionados, unificados en la COMISIÓN SINDICAL GENUINA (COSIGEN), me hicieron llegar el PRONUNCIAMIENTO 23 DE OCTUBRE, el cual suscribo y trascribo, tal cual: A LOS TRABAJADORES DE LA EDUCACIÓN AGREMIADOS EN LA SECCIÓN 42 DEL SNTE ACTIVOS, JUBILADOS Y PENSIONADOS.

PRONUNCIAMIENTO: Compañeras y compañeros trabajadores de la educación activos, jubilados y pensionados agremiados a nuestra querida Sección 42 del SNTE, son tiempos de trabajar en conjunto, de ver y actuar por todas nuestras prestaciones perdidas, por recuperar NUESTRA JUBILACIÓN, SERVICIO MÉDICO, y por todas aquellas cuestiones que atañen a los derechos que como maestros y maestras, y que como trabajadores de la educación tenemos.

Es el momento de analizar, cuestionar, señalar, pero, sobre todo, agruparnos y decidir por nuestro bienestar y el de nuestras familias, ya que desafortunadamente la representación sindical que encabeza el profesor Ever  Enrique Avitia Estrada y un grupo de miembros del comité ejecutivo seccional han traicionado la confianza de todos y todas, las maestras, maestros y trabajadores de la educación activos, jubilados, y pensionados.

Por tal motivo hacemos pública nuestra inconformidad con respecto a las malas decisiones y que sin tomar en cuenta a la base trabajadora, afectan nuestra economía y la de nuestras familias. En ese marco, COSIGEN SOMOS TODOS, vicepresidencia de transparencia y rendición de resultados, secretaría de trabajos y conflictos de educación especial; y todos aquellos trabajadores de la educación activos, jubilados y pensionados que coinciden, nos PRONUNIAMOS respecto a lo siguiente:

1.- No al incremento económico de pólizas de seguro ya que es ilegal, porque la Ley de Seguros y Finanzas prohíbe las decisiones unilaterales, es un hecho ilícito plagado de vicios de consentimiento.

2.- Es responsabilidad de los seguros, el pagar un déficit financiero si es que lo hubiera por pago de prima de asegurados y no de los trabajadores. Por tal motivo no estamos de acuerdo y proponemos se realice un análisis minucioso, así como también propuestas de diferentes aseguradoras a bajos costos y mejores beneficios para los trabajadores de la educación.

3.- Desconocemos cualquier acuerdo y contrato realizado por la secretaría de promociones económicas que representa el profesor Ricardo Alonso García Chávez y el secretario general de la Sección 42 del SNTE, Ever Enrique Avitia Estrada, con alguna aseguradora que venga a desestabilizar la economía de los trabajadores de la educación agremiados en la Sección 42 del SNTE.

4.- No estamos, ni estaremos nunca de acuerdo con decisiones unilaterales, cupulares y con sesgo político, así como corrupción que afecte los derechos, el patrimonio; pero sobre todo la integridad física y moral de los trabajadores de la educación activos, jubilados y pensionados de la Sección 42 del SNTE.

ATTE. COSIGEN SOMOS TODOS. Vicepresidente de Transparencia y Rendición de Resultados, Secretaría de Trabajos y Conflictos  de Educación Especial, Trabajadores de la Educación Activos, Jubilados y Pensionados de la Sección 42 del SNTE.

Se desea y espera, que el maestro Alfonso Cepeda Salas, Secretario General del CEN, y el resto de sus miembros, interpongan sus buenos y necesarios oficios para que lo aquí planteado y demás añejas arbitrariedades no se sigan presentando, ni en la Sección 42 ni en la Sección 8.

Y que al término del próximo proceso electoral seccional, usted, maestro Alfonso Cepeda Salas,  vuelva a expresar que tal proceso fue “pulcro, impecable y democrático”. Y que en tales elecciones “no existieron dedazos, imposiciones, ni sesgos y así continuarán los cambios de dirigencias, incluido el relevo, en su momento, de los ÓRGANOS NACIONALES DE GOBIERNO SINDICAL”.  

El Devenir. Derechos reservados 2021 | Newsphere by AF themes.