lunes, abril 22, 2024

Luis Javier Valero, Opinión

Maru ¿Candidata presidencial?

En lo que fue el inicio formal de sus actividades encaminadas a convertirse en la abanderada del blanquiazul, y eventualmente de la alianza opositora, la gobernadora de Chihuahua, Maru Campos Galván, mediante una entrevista, primero, (“Yo sí quiero, pero hoy soy gobernadora al 100%”. Nota de Enrique Gómez, El Universal, 2/10/22) y luego con su participación en el foro “Cambiemos México ¡Sí Hay de Otra!”, formalizó su deseo, frente al panismo y la sociedad mexicana, de ser la candidata del PAN.

El evento de arranque de las actividades del panismo en busca de la presidencia de la república contó con la participación de Santiago Creel (Ex Secretario de Gobernación del foxismo, candidato al gobierno de la Cd Mx, derrotado por AMLO), Mauricio Vila (Gobernador de Yucatán) y de  Juan Carlos Romero Hicks (Ex gobernador de Guanajuato y ex rector de  la Universidad de Guanajuato).

Sorpresivamente, el gobernador queretano, Mauricio Kuri, también fuerte aspirante presidencial y no militante panista, no acudió al cónclave blanquiazul.

No hay margen a la duda sobre las posturas de la mandataria chihuahuense. Sostiene “que el gobierno federal no ha generado políticas públicas que impacten de forma positiva a los ciudadanos, a mediano ni a largo plazo”. Afirma que “se ha concentrado el poder de la República y se ha dejado a un lado el trabajo de los estados y los municipios”. (Ibídem).

Además, punto clave en el momento político que vive el país, se pronunció por la desmilitarización del país y por no cambiar las tareas asignadas al Ejército en la Constitución.

Presume como el principal de sus logros como gobernadora haber alcanzado el “reordenamiento financiero del estado… esto quiere decir que todos los compromisos que van asumidos en el Presupuesto de Egresos del Estado realmente se cumplan”.

Y ha planteado como tema central de sus propuestas el de decirle a los mexicanos que “hay otra forma de gobernar, en la que generemos acceso y acciones que le den una mejor calidad de vida a la población”.

Crítica de las posturas asumidas por el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, se pronunció porque éste se defina en la conformación de la alianza.

En un tono que pretende se advierta como ambivalente repite, las veces que puede, que se convertiría en la candidata del PAN “si mi partido me necesita”, pero, enfatiza, desea ser muy clara con los chihuahuenses: “Quiero enviar un mensaje muy claro a los chihuahuenses, que mientras tanto soy gobernadora al 100%, y que esto no genere un mal mensaje”.

Al momento de definir al presidente López Obrador pisa con tiento y dice que el mandatario es “una buena persona, con una buena causa, realmente ama al país”, y no se puede separar de las concepciones de la clase política -por lo menos las expresadas públicamente- cuando se refieren al presidente (cualquiera que éste sea, independientemente del partido, que le achacan a los subordinados del mandatario todos los defectos y errores) “pero creo que todo el gobierno federal, en sí, no ha sabido generar políticas públicas que realmente impacten, en mediano y largo plazo, de forma positiva a los ciudadanos”.

Y deplora que se esté concentrando “todo el poder de la República, y estamos dejando a un lado el trabajo de los estados y los municipios”.

Aparentemente, a juzgar por las expresiones de Jesús Zambrano -dirigente del PRD- y de Enrique de la Madrid -el hijo del expresidente Miguel de la Madrid- aspirante a la candidatura del PRI, y por los continuos viajes a la Cd Mx y a otras entidades en las que los candidatos de Va por México han ganado las gubernaturas, Maru ha desarrollado una buena plataforma de lanzamiento en las élites partidistas.

“Ha levantado la mano. Ella misma nos lo ha comentado”, dijo Jesús Zambrano. (Nota de Yuliana Nieto, Entrelíneas, 30/09/22). Asimismo, De la Madrid dió la bienvenida al hecho de que se pronunciara por buscar la candidatura.

Pero no todo es miel sobre hojuelas para la gobernadora Maru Campos.

El primer año de su gestión atraviesa por varios temas, en los que no solo tiene bajas calificaciones, sino que son la base para que un buen número de chihuahuenses califiquen mal su desempeño en este período. (Según Mitofsky, en la última encuesta, luego de meses apenas por encima del 40%, en septiembre se ubicó en el 48% de aceptación).

Sin duda que a lo anterior se sumará el anuncio de su decisión, cuando apenas ha cumplido el primer año de su gestión gubernamental, la concebía como extremadamente compleja, por la desastrosa gestión de sus dos inmediatos antecesores.

Da la impresión de haberse convencido, por la indudable simpatía que su posible candidatura despertó en círculos nacionales del PAN, pero que, con dificultades, podría ubicarse como la de las favoritas en el electorado panista del ámbito nacional y menos si se sopesan varios acontecimientos que sí pesan en ese ámbito, como el de los asesinatos de los sacerdotes y el guía turístico en La Tarahumara, que ha quedado como una vívida imagen, además del número de homicidios acaecidos en su administración, que mantienen a Chihuahua, como en las últimas dos décadas, en el “top ten” de las entidades más violentas del país.

¿Cómo presentarse como aspirante a la presidencia, se dirá más de un ciudadano en el resto del país, si no han sido capaces, los panistas, porque, válidamente, la ciudadanía fuera de Chihuahua, desconocedora de las diferencias entre Maru y Javier Corral, ubicará a los dos como gobernantes emergidos del mismo partido, el PAN, y podrá, no sin razón, decir que no portan las credenciales adecuadas para encabezar un gobierno que afronte al que es, seguramente ya, el principal problema en el país, la violencia.

Más aún, hay otro problema, igualmente difícil de resolver, el de la enorme deuda del gobierno estatal, que ubica a los chihuahuense en el primer lugar per cápita en el país.

¿Cómo puede la gobernante combinar su atención sobre tan agudos problemas locales y al mismo tiempo emplear sus mayores capacidades para acometer la mayor de las tareas que un mexicano puede desempeñar, la presidencia de la república?

Si algo ha aportado la época de la alternancia partidaria, es que las candidaturas presidenciales se construyen en el ámbito regional, que son el producto de los liderazgos, precisamente regionales.

Eso puede alcanzar la actual gobernadora chihuahuense -por supuesto entre los electores afines a su ideología y práctica política- pero para ello se necesita construir el liderazgo y, para su desventura, dependerá, de manera directa, de su desempeño al frente del gobierno de Chihuahua, lo que de ninguna manera podrá evaluarse adecuadamente si apenas ha llegado al primer año de su gestión.

Y resulta que el balance no es precisamente favorable para sus afanes presidenciales.

Bajo su administración, Chihuahua permanece como una de las lideresas en los índices homicidas, además de que ha sido sumamente criticada por “los viajes al extranjero, (y por los) descuentos extraordinarios a empresas para la compra de terrenos”, (Nota de Itzel Ramírez, La Verdad, 8/09/22); por el reemplacamiento de vehículos cuando apenas se superaba la fase crítica de la pandemia; luego, por la amenaza de detener vehículos que no portasen las nuevas placas; las varias veces en que se ha anunciado la elevación de las tarifas del transporte urbano; el elevado costo de los uniformes de los estudiantes del Colegio de Bachilleres.

A pesar de sus iniciales pronunciamientos sobre la violencia prevaleciente en la entidad, ésta no ha menguado (“Aunque las cifras del Sistema Nacional de Seguridad Pública muestran una disminución del homicidio doloso durante los meses de enero a julio de 2022, comparado con el mismo periodo de 2021, con 25 por ciento menos asesinatos”, Ibídem), dos hechos, uno derivado directamente del control que los grupos delincuenciales mantienen sobre algunas regiones del estado (el asesinato de los sacerdotes jesuitas y el guía de turistas) y otro, derivado de un accidente de tráfico, el acaecido en Villa Ahumada, en el que un grupo delincuencial advirtió a los choferes que los castigaría si excedían los límites de velocidad, con lo que demostró, en los hechos, el control de las bandas criminales sobre este importante centro de población y que lo ejerce no solamente en regiones de La Tarahumara.

Lo anterior contradice lo expresado por ella: “Quiero enviar un mensaje justamente muy claro a los generadores de violencia: a partir de hoy se encontrarán con un Estado fuerte, un Estado que siempre protegerá la vida y la paz de los chihuahuenses, vamos a recuperar la paz en el Estado…”, afirmó en su discurso en la Plaza de la Mexicanidad en Juárez. (Ibídem).

A lo anterior habríamos de sumarle la creación de la Plataforma Centinela, plan que incluye la instalación de cámaras y la construcción de un edificio que sería la sede de la Secretaría de Seguridad Pública y cuyos montos y procesos de adjudicación han desatado las críticas, por el hecho de que, por ser una construcción de seguridad pública, deberán mantenerse bajo reserva (confidencial) los detalles, tanto de la adjudicación de los contratos, así como de los detalles, hechos que no han podido comunicar adecuadamente quienes acompañan a Maru en el gobierno, y que, además, no se ha valorado suficientemente si son las herramientas adecuadas, necesarias para el momento delictivo por el que pasamos.

Inobjetablemente que el principal tema de críticas al gobierno encabezado por Maru Campos, es el del pago de solamente 3.4 millones de pesos que “hizo Parques American Industries por un terreno que vale 40 veces más (137.5 millones de pesos)… El descuento se le hizo a la empresa propiedad del empresario Luis Lara Armendáriz, quien apoyó a Campos en campaña e incluso le prestó un jet de la compañía”. (Ibídem).

Semanas después, las empresas Lear  y Perfiles del Real se sumaron a la lista de las empresas beneficiadas por esa política de subsidiar a los grandes consorcios empresariales asentados, o por asentarse, en la entidad.

Así, la conclusión parecería obvia. La gobernadora chihuahuense aún tiene pendiente una asignatura: Construir un liderazgo nacional a partir de un buen desempeño estatal.

Si lo hiciera, los chihuahuenses saldríamos ganando. Querría decir que hizo un buen gobierno.

*Columna de Plata-APCJ: 2008, 2015, 2017 y 2022

asertodechihuahua@yahoo.com.mx; Blog: luisjaviervalero.blogspot.com; Twitter: /LJValeroF Facebook: https://www.facebook.com/ljvalero

Fuente de citas hemerográficas: Información Procesada (INPRO)

https://www.inpro.com.mx